PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

150 ultimas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

X FECHAS


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

x orden alfabetico

enlaces


*

PULSAR 1 de arriba para cerrar pestaña


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

+ vistas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

VARIOS


Contador Gratis
relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online
PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

29/4/10

Historia de España 5: Expansión de Castilla y Aragón


http://www.artehistoria.jcyl.es/histesp/

A comienzos del siglo XV los reinos cristianos de la Península Ibérica han conseguido no sólo afianzarse, sino empujar a los musulmanes hacia un territorio cada vez más reducido. Con todo, son conscientes de que la etapa final de la Reconquista abre ante ellos un nuevo panorama, en el cual los musulmanes, ahora reducidos al reino nazarí de Granada, dejan de ser una competencia importante, al tiempo que el enemigo para su expansión serán a partir de este momento los demás reinos cristianos



y2a -
Leer más...

¿Por qué Sudamérica no es una potencia como EEUU?




Independientemente de la situación actual, nos fijaremos en el origen de EEUU y de la Gran Colombia (lo más parecido al intento de Simón Bolívar por construir un Imperio sudamericano).
Tras la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, el 4 de julio de 1776, las Trece Colonias británicas (Nueva Hampshire, Massachusetts,
Rhode Island, Connecticut, Nueva York, Nueva Jersey, Pensilvania, Delaware, Maryland, Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Georgia) se segregaban de la Corona británica. En 1789 se nombró presidente a George Washigton.
El 15 de febrero de 1819, en el Congreso de Angostura, se creaba la Gran Colombia (ocupaba las actuales Colombia, Venezuela, Ecuador y Panamá así como a pequeñas porciones de terreno que hoy pertenecen a Costa Rica, Perú, Brasil, Guyana y Nicaragua) independiente de la Corona española. En 1821 se nombró presidente a Simón Bolívar.
Se pueden establecer varias similitudes entres ambos sucesos: eran colonias de imperios europeos, formados por extensos y ricos territorios, los insurrectos contra la metrópoli eran colonos, los nativos apenas estaban involucrados y, además, el ideólogo de la independencia sudamericana  fue el caraqueño Francisco de Miranda (me permito recomendar la lectura del libro “Los sueños de un libertador” de Fermín Goñi para conocer la vida de este gran aventurero) que había mamado y vivido la independencia de EEUU.
Entonces, qué ocurrió:
  • Los EEUU se constituyeron como un territorio único con una política común y siguieron unidos. Se atribuyen a Benjamín Franklin estas palabras: «Sí, tenemos que, de hecho, permanecer todos juntos, o casi con total certeza, todos vamos a colgar por separado». La Gran Colombia sólo permaneció unida unos 10 años por disputas entre sus dirigentes y entre los propios territorios que la formaban.
  • La segregación racial de los colonos respecto de los nativos. En EEUU los nativos eran una minoría y no supusieron ningún problema, pero en Sudamérica su número eran mucho mayor y nunca fueron partícipes del gobierno resultante. Incluso hoy día es difícil verlos en los círculos de poder.
He puesto de ejemplo la Gran Colombia, pero la idea de Miranda y Bolívar era un Imperio que englobase a todas las colonias de la corona española.
s2t2 -¿Por qué Sudamérica no es una potencia como EEUU? escrito por Javier Sanz en: Historias de la Historia
Leer más...

27/4/10

La guerra relámpago - WW2 Blitzkrieg



Grandes Batallas de la Segunda Guerra Mundial
y2a -
El expansionismo alemán (1935-1939)
En los años previos a la guerra, Alemania inicia un proceso de expansión.

La expansión nazi1935-1939
La invasión de Poloniaseptiembre 1939
La guerra ruso-finlandesanoviembre 1939-marzo 1940
La campaña escandinavaabril junio 1940
La invasión de Holanda-Bélgicamayo 1940
Dunkerquemayo-junio 1940
La invasión de Franciajunio 1940
Caída de Paris 14 junio 1940
La Batalla de Inglaterrajulio 1940 mayo 1941
Europa en 1941mayo 1941
Leer más...

23/4/10

Tecnología de la prehistoria

Cuando el escribano griego Luciano (120-180) visitó en el siglo II la ciudad de Hierápolis en la actual Siria, se quedó boquiabierto en el templo de la diosa Hera. Una especie de 'joya brillante', alimentada desde una fuente de energía 'mágica', inundaba el espacio interior sagrado de una luz radiante. En los textos antiguos se habla repetidamente de esta clase de lámparas mágicas. ¿No eran más que el fruto de la fantasía de intrépidos visionarios? Es muy probable que los magos y científicos de antiguas civilizaciones dispusieran ya de conocimientos sorprendentes. Para sus contemporáneos, era magia pura.


ANTIGUOS CUERPOS LUMINOSOS
En los libros de historia leemos que Luigi Galvani (1737-1798) descubrió en 1791 la electricidad y que Thomas A. Edison (1847-1931) inventó en 1871 la lámpara eléctrica. Pero al parecer la electricidad ya era conocida desde hace por lo menos 3.000 años por algunos elegidos. Existe un escrito de la época del reinado del emperador romano oriental Justiniano I (527-565) en que se afirma que en Antioquía (Siria) había una lámpara que daba luz permanentemente.
Cuentan que ya en el siglo VII a. C. el rey Numa Pompilio hizo instalar en Roma una 'lámpara de luz perenne' en la cúpula de un templo. Una luz dorada artificial ardía también en el santuario de la diosa romana Minerva, según el historiador griego Pausanias (siglo II). El filósofo y príncipe eclesiástico Agustín (354-430), un hombre sumamente crítico, nos habla de una 'lámpara mágica' que, según él, alumbraba sin interrupción en un templo pagano consagrado a Isis. Ni el viento ni el temporal lograban apagarla. Además se decía del mago Virgilio que erigió en medio de Roma un poste del que colgó una 'gran lámpara de vidrio que ardía continuamente sin apagarse'. Es curioso que, al igual que hoy, se empleaba una envoltura de cristal para la bombilla.

LA LUZ DE LOS FARAONES
Cuando los turistas penetran en las profundas cámaras sepulcrales de los faraones egipcios en el Valle de los Reyes, cerca de Luxor, en Egipto, muchas veces se preguntan cómo es posible que decoraran las oscuras galerías con las artísticas pinturas a todo color. Los rayos del sol reflejados con ayuda de espejos se pierden en la oscuridad difusa. Dado que en los grandiosos sistemas de túneles tampoco hay huellas del hollín de posibles antorchas para alumbrar las paredes, los egiptólogos se preguntan cómo pudieron realizarse hace 3.500 años las fantásticas obras de arte en las paredes de las galerías. ¿Conocían los faraones la luz eléctrica? El naturalista Atanasius Kirchner (1601-1680) habló de una lámpara incandescente que se halló en su época en las bóvedas subterráneas de la antigua capital egipcia de Menfis. No obstante, debemos preguntarnos: ¿están documentadas de alguna manera estas historias?


ALTA TECNOLOGÍA DE HACE MILENIOS
Una prueba podría hallarse en un templo de la época egipcia tardía a 60 kilómetros de Luxor. En una serie de criptas subterráneas del templo de Hathor en Dendera, con una profundidad de tres plantas, se han descubierto singulares relieves: junto a unas figuras humanas, los sacerdotes de la diosa Hathor hicieron reproducir, alrededor del año 100 a. C., unos artilugios en forma de ampolla que se asemejan a bombillas gigantes, que descansan sobre unos soportes llamados djed, que es el jeroglífico que significa 'fuerza'. Dentro de estos objetos se ven serpientes onduladas que brotan de la punta de una flor de loto.

BOMBILLAS DIVINAS
El ingeniero eléctrico de origen vienés Walter Garn (n. 1940) demostró en 1980 que estas figuras eran reproducciones de bombillas realmente existentes. 'La forma de representarlas es pasmosa -dice Garn-. Los soportes djed parecen modernos aisladores de alta tensión. Las serpientes serían chispas eléctricas o descargas luminosas de un gas que por efecto de la tensión salen de la flor de loto. Este dibujo sería imposible sin un conocimiento elemental de la electrotecnia. Simplemente hay demasiadas coincidencias.'
Conforme al modelo egipcio, el ingeniero fabricó un cuerpo de vidrio de 40 cm de longitud cuyo extremo selló con resina, colocando un electrodo en forma de placa en un lado y una punta de hierro en otro. Entonces ocurrió algo que Garn describe con estas palabras: 'Si se vacía una bombilla en la que penetran dos piezas metálicas, con una tensión muy baja ya se producen descargas. A una presión de 40 Torr empieza a serpentear un hilo luminoso entre ambas piezas metálicas. Si se sigue extrayendo aire de la bombilla, el hilo se ensancha hasta que al final llena toda la bombilla. Esto coincide exactamente con las imágenes halladas en las galerías subterráneas pertenecientes al santuario del templo de Hathor'.

ENIGMAS VÍTREOS
Muchas naciones de la Antigüedad conocían ya el método para fabricar vidrio. Hace varios milenios, los indios, chinos y asirios producían toda clase de objetos de vidrio. Cuando el emperador romano Augusto (63 a. C.-27 d. C.) conquistó Egipto en el año 31 a. C., exigió que una parte de su tributo se le entregara en forma de vidrio.
Pero ¿cómo lograrían los sacerdotes del templo de Hathor extraer el aire del recipiente de vidrio para reducir la presión al mínimo? La respuesta se halla en el propio templo: justo al lado de uno de los objetos en forma de bombilla aparecen representados cuatro hombres que vierten agua a través de un tubo o una manguera. Sorprendentemente, esto podría ser un eyector, una bomba de chorro, capaz de generar vacíos relativamente altos.

LA MAGIA DE LA LUZ
Podemos imaginar qué demostración de poder supondría semejante aparato ante los creyentes de hace más de 2.000 años, cuando el rayo de luz iridiscente se movía como una serpiente silbante en la oscuridad de la cripta, emitiendo luz azulada y alumbrando las paredes. En estas había, entre otras, una efigie de Thot, el dios de la Luna, que también era el dios de los científicos.
Según uno de sus numerosos mitos, el dios Thot llegó a la Tierra procedente del cielo en una flor de loto con la misión de traer la 'luz' a la humanidad.

DETECTIVES DE LA CIENCIA
En el Museo de Bagdad (Irak) hay una batería eléctrica. Ya el hombre que descubrió este objeto, de más de 2.000 años de antigüedad, el arqueólogo alemán Wilhelm König, anotó en su informe sobre la excavación de un poblado parto, en 1938, que un recipiente de arcilla en forma de vasija, de 14 cm de altura, que contiene un cilindro de cobre y una varilla de hierro, hacía pensar en un elemento galvánico, es decir, una célula eléctrica con un cátodo (cobre) y un ánodo (hierro). En 1978, el restaurador Rolf Schulte construyó, junto con el egiptólogo Arne Eggebrecht, un dispositivo de ensayo copiado exactamente de aquel hallazgo. Lo llenaron de vinagre de vino (que hace las veces de ácido) y el aparato generaba una corriente eléctrica de medio voltio.
"
y2a -
Leer más...

El primer tratado de paz internacional



Desde que el hombre aprendió a cultivar el suelo y se hizo sedentario, tuvo que convivir en un mismo territorio con sus semejantes. En los primeros tiempos la convivencia no fue fácil y frecuentemente se desataban cruentas luchas. Pero la fuerza que al principio se imponía fue reemplazada por el derecho y la mutua colaboración. Entonces surgieron los tratados entre los pueblos, base del entendimiento y de la paz.


¿QUIÉNES FIRMARON EL PRIMER TRATADO INTERNACIONAL?
Las luchas entre los imperios egipcio e hitita se revelaron al fin como un conflicto inútil y perjudicial para los intereses de ambos. Corría el año 1269 a. de C. y en Egipto reinaba el faraón Ramsés II, en tanto que el monarca hitita era Hattusilis III. Este último era hombre de paz, y Ramsés, cansado de guerrear, anhelaba permanecer en su tierra a fin de poder realizar sus ambiciosos proyectos de construcciones. De manera que al fin llegó el momento, tras la batalla de Qadesh, en que ambas naciones decidieron terminar con su enemistad, firmando un tratado de paz perpetua entre sus pueblos: el conocido como Tratado de Qadesh.
La propuesta partió de Hattusilis III, y el astuto Ramsés comprendió que una alianza egipcio-hitita conduciría a una sólida hegemonía en toda Asia Menor.
Las cláusulas del tratado, que constituyó el primer acuerdo internacional que registra la historia, fueron escritas sobre dos tablillas de plata en lengua acádica, el idioma diplomático de aquel entonces. Luego fueron leídas solemnemente en presencia de ambos monarcas.


¿QUÉ DECÍA EL PRIMER TRATADO INTERNACIONAL?
Gracias al tesón de los arqueólogos modernos, poseemos actualmente dos copias del tratado, puesto que las tablillas originales se han perdido. Las copias se refieren a las dos versiones del acuerdo, la egipcia y la hitita, que coinciden en sus puntos básicos.
El tratado comenzaba así: "Yo, gran jefe de Hatti, estoy en buena paz y fraternidad con Ramsés, amado de Amón, el gran soberano de Egipto. Y los hijos de los hijos del gran jefe de Hatti vivirán en paz y fraternidad con los hijos de los hijos de Ramsés, amado de Amón, el gran soberano de Egipto, permaneciendo en nuestra situación de paz, y manteniéndonos en nuestra situación de fraternidad. El país de Egipto y el país de Hatti vivirán en paz y fraternidad como nosotros para siempre y jamás volverá a haber hostilidad entre ellos".
Después de esta introducción, donde se observa la constante repetición de las palabras "paz" y "fraternidad", que demuestran la buena voluntad de Hattusilis III, el tratado prosigue con los términos en que los dos países se comprometían a su mutua defensa en caso de ataque por parte de otra nación.


LOS REFUGIADOS POLÍTICOS
Pero posiblemente el detalle más interesante de este acuerdo internacional se encuentre en el párrafo referente a la situación de los refugiados políticos, ya que aquí nos encontraremos, también por primera vez en la historia, con una ley de extradición: "Si algún grande huye del país de Egipto y llega al país del gran jefe de Hatti, y si alguna ciudad o un distrito pertenecientes a los territorios de Usimara Setepenra (Ramsés II), el gran soberano de Egipto, llegan al país del gran jefe de Hatti, éste no les recibirá. Por el contrario, les hará deportar a Usimara Setepenra, el gran soberano de Egipto, su señor".


FINAL FELIZ
El tratado concluye con una maldición para aquella parte que violara el acuerdo, donde se invocan a los mil dioses del país hitita y a los mil dioses de Egipto, a fin de que destruyan su casa, su tierra y su servidumbre. Al pie del tratado, Ramsés y Hattusilis estamparon sus sellos reales, con lo cual ratificaron su conformidad total con los términos del pacto.
Este primer tratado internacional no fue un acuerdo amistoso entre dos reyes, como podría parecer, sino que se trató de un compromiso de plena cooperación entre dos naciones e incluía, como se ha visto, a las generaciones futuras. Además, poner por testigos a sus respectivos dioses indicaba que la violación del tratado implicaría una ofensa religiosa gravísima.
El último punto del pacto, de gran importancia política, lo constituyó la boda real de Ramsés II con una de las hijas de Hattusilis, que se convirtió en Gran Esposa Real con el nombre de Maathorneferure. Los Anales de Egipto describen el impacto que la bella princesa hitita produjo en Ramsés: "Entonces su majestad vio que ella era bella de rostro como una diosa, y la amó más que a ninguna otra cosa".
s2t2 -
Leer más...

22/4/10

Archienemigos de Roma. Yugurta, el corrupto





Cuarta entrega de “Archienemigos de Roma“. Colaboración de Gabriel Castelló.
Numidia era un reino satélite de la República romana a finales del siglo II a.C. Le debía a Roma su existencia después de que el príncipe de las tribus masilias y masesilias, el arrogante capitán de caballería Masinissa, se decantase por el bando romano durante la Segunda Guerra Púnica. Masinissa murió de extrema ancianidad en el 148 a.C. y le sucedió su hijo Micipsa. Éste continuó con la política de apoyo incondicional a la República romana, ayudando a Escipión Emiliano en la Tercera Guerra Púnica, la cual concluyó después de tres años de hostilidades con el asalto y la total destrucción de Cartago en el 146 a.C. Fue en este conflicto cuando su sobrino Yugurta, un joven muy popular y atrevido e hijo ilegítimo de su hermano Mastanabal - por entonces responsable de la justicia dentro del reino – entró al servicio de Escipión Emiliano y conoció desde dentro las glorias y miserias de la nación más poderosa de su tiempo.
Una vez resuelta la guerra en África, Yugurta acompañó a Escipión Emiliano a Hispania cuando el Senado le concedió el consulado, encomendándole terminar con la rebelión lusitana y el problema numantino. Sirviendo bajo las Águilas descubrió el punto débil de aquella imponente fuerza militar: la codicia. Yugurta aprendió mucho en Hispania, y no sólo el arte de la guerra; Pero no fue el único que lo hizo; junto a él sirvió un joven tribuno que prometía grandes hazañas, un tal Cayo Mario.
A la muerte de Micipsa (acaecida en el 118 a.C.), cumpliendo la voluntad del rey, el reino de Numidia quedó dividido entre los hijos del rey, Hiempsal y Aderbal, y su sobrino e hijo adoptivo. Yugurta, desaprensivo, taimado y cruel, no desperdició la oportunidad de eliminar a sus competidores. Se enfrentó rápidamente a Hiempsal, que fue asesinado, y después hizo lo mismo con Aderbal, el cual tuvo más suerte y pudo escapar a Roma, solicitando ayuda a la República para recuperar su trono.
El 116 a.C. una comisión del Senado viajó hasta Numidia para buscar una solución pactada al conflicto entre ambos herederos. Aquel pacto fue extremadamente ventajoso para Yugurta, quizá porque él, conocedor de la llave que abría las voluntades de los tribunos de la República, sobornó generosamente a los legados para que la Urbe le concediese las mejores tierras en el reparto. Aderbal no tuvo más que aceptar el arbitraje romano y conformarse con el desigual reparto del reino.
Pero la inmensa ambición de Yugurta no estaba aún satisfecha. En el 113 a.C. atacó las tierras de Aderbal, cercándole en su capital, Cirta (hoy Qustantïna, Argelia) Esta acción deliberada provocó que una nueva comisión del Senado navegase hasta las costas númidas y acudiese a Cirta para mediar en el conflicto. Yugurta también sobornó a los recién llegados, los cuales permitieron que entrase en la ciudad y ejecutase a Aderbal y a muchos de sus seguidores. Durante las represalias fueron asesinados numerosos ciudadanos romanos e itálicos afines al vencido, hecho que junto a las tremendas irregularidades en los tratados y las fundadas sospechas de soborno decantaron la declaración de guerra del Senado en el 111 a.C.
Roma envió a Numidia al cónsul Lucio Calpurnio Bestia. Después de algunos enfrentamientos irrelevantes, Yugurta se rindió ante las legiones romanas, pero de nuevo con unas condiciones extremadamente favorables para él. Bestia, sospechoso de haber aceptado otro suculento soborno, fue conminado a volver a Roma y dar explicaciones en el Senado. Allí reconoció que había aceptado un soborno del númida a favor de una paz deshonrosa. El Senado exigió la concurrencia de Yugurta en Roma para aclarar la situación. El rey númida viajó hasta la Urbe, sobornó de nuevo a dos de los tribunos que le custodiaban para que evitaran que testificase y por muy poco no consiguió articular el asesinato de su sobrino Massiva, residente en Roma, leal al Senado y su posible sustituto como rey satélite. El Senado optó por expulsarlo de la República.
En el año 110 a.C. Roma envió a luchar contra Yugurta a Espurio Postumio Albino. Cuando éste tuvo que volver a Italia para poder presentarse a las elecciones consulares, Yugurta atacó a su hermano y legado, Aulo Postumio Albino, que fue fácilmente derrotado en la batalla de Suthul. Parece ser que el númida, de nuevo gracias a sus espléndidos sobornos, conocía de propios romanos el momento ideal para golpear a sus adversarios. Tras la derrota de Albino, Yugurta reclamó de nuevo que el Senado le concediese el título de regente plenipotenciario del reino de Numidia. Obviamente, el Senado lo desestimó.
Tras este descalabro bélico, en el 109 a.C. la República optó por enviar a Quinto Cecilio Metelo. Le acompañaban sus legados Publio Rutilio Rufo y Cayo Mario. Metelo, hombre serio e íntegro, acabó con la corrupción que se había adueñado de las tropas africanas, imponiendo una férrea disciplina entre las legiones. Derrotó a Yugurta en varios combates intranscendentes y obtuvo algunos éxitos como la toma de la ciudad de Vacca. Así transcurrió el año consular y los ánimos en el bando romano comenzaron de nuevo a crisparse. Mario se destacó como lo que fue, un militar ávido de acción y poder que no compartía la estrategia pasiva del aristócrata Metelo y que no escatimó en informar detalladamente al Senado de ello. Ambos se descalificaban públicamente en campaña, creando una situación muy complicada entre hombres y mandos. La tensión entre ambos hombres se hizo tan insostenible que Mario fue llamado a Roma. El Senado estaba cansado de Yugurta y de la guerra en Numidia y confió en la vehemencia de Mario para resolver el eterno conflicto africano. Fue nombrado cónsul en el 108 a.C. y enviado a África. Para no soliviantar a su antecesor Metelo, y a su poderosa clientela, el Senado le concedió el título honorífico de Numídico.
Mientras tanto, Yugurta se alió con su suegro, el rey Boco I de Mauretania (hoy Marruecos) El tal Boco, tan dado a la traición y el soborno como su yerno, negoció en secreto con Mario su entrega a cambio de concesiones territoriales. Mario siguió apretando a los númidas durante más de un año, pero sin vises de conseguir victorias claras y contundentes. Yugurta había aprendido en Hispania la técnica de guerra de guerrillas que había utilizado Viriato contra las legiones consulares – y que, poco tiempo después, rescataría Sertorio -, evitando a toda costa una batalla campal para la que no estaba preparado.
Pero su acertada táctica no le libró de una traición inesperada. Boco y Mario cerraron su pacto y Yugurta fue apresado en el 106 a.C. y conducido cargado de cadenas a Roma. Tras una ignominiosa exhibición pública fue ajusticiado en el Tullianum, (la prisión mamertita) en los oscuros calabozos del Foro.

Este conflicto destapó las miserias de la República romana. La corrupción, la poca ética y el arribismo de algunos de sus hombres más relevantes se mostraron ante el brillo del oro de Yugurta y la posibilidad de obtener gloria rápida en tierras extrañas. Además de estas generalidades – según Plutarco y Salustio – el fin de Yugurta supuso el inicio de las desavenencias entre dos hombres, un conflicto personal e irreconciliable que arrastraría a la República a una sangrienta guerra civil pocos años después. Parece ser que el cuestor de Cayo Mario, un joven llamado Lucio Cornelio Sila – testigo de excepción de las intrigas y tejemanejes de presunta ilegalidad de su superior para desplazar a Metelo – jugó un papel fundamental en la captura de Yugurta; Por ello desfiló mostrando el anillo del númida en el Triunfo a pesar de que los galardones oficiales del Senado fuesen para Mario.
Para conocer las tretas entre Mario, Sila y Yugurta os recomiendo “El Primer Hombre de Roma” de la australiana Colleen McCollough
y2a -Archienemigos de Roma. Yugurta, el corrupto escrito por Javier Sanz en: Historias de la Historia
Leer más...

21/4/10

El asombroso rescate del USS Squalus (1939)



Después de este pequeño descanso de blog que, tanto Guillermo como yo, nos hemos tomado en los últimos días, volvemos al ataque con un artículo de historia que he ido esbozando durante estas vacaciones y que descubrí mediante uno de los magníficos documentales del Canal Odisea. Un video de media hora que relata el asombroso rescate del USS Squalus, el primer rescate de un submarino de la Historia.


Desde que en mayo de 1915 un submarino alemán torpedeara y hundiera al titánico RMS Lusitania, la gran importancia de los submarinos en la tarea de control del mar se hizo aún más patente. Con el tiempo, el papel que desarrollarían estas naves iría en aumento y su evolución tecnológica sería cada vez más rápida.


Sin embargo, la peligrosidad de los submarinos era un dato muy a tener en cuenta... tanto, que incluso existía un plus económico por enrolarse en ellos y el apodo por el que todo el mundo conocía a estas embarcaciones era bastante esclarecedor y siniestro: La marina ataud.


Si un submarino tenía problemas, vías de agua, descomprensión o simplemente se hundía, su destino era bien simple: Todos la tripulación terminaría sus días allí, en el fondo del mar... Así había sido hasta ahora.


USS Squalus | Fuente | Dominio Público


Este es el USS Squalus, uno de los submarinos más modernos de la Armada Estadounidense que el 23 de mayo de 1939, partió del puerto de Porthmouth en Inglaterra para realizar unas prácticas rutinarias.


El Squalus apenas se había distanciado unas millas del puerto cuando el capitán, a las 8:00 a.m., ordenó la inmersión. Toda la tripulación se dispuso a sumergirse cuando ocurrió algo imprevisto.


A pesar de que en el cuadro de mandos todas las luces estaban en verde, lo que significaba que el submarino estaba cerrado herméticamente, por la megafonía se informa al capitán de que una gran vía de agua está inundando varios compartimentos.


Desde ese momento, la suerte del USS Squalus estaba echada: O cerraban y contenían esa vía de agua o terminarían ahogados dentro de aquellas paredes de hierro.


Ante el riesgo inminente de que todo el submarino terminase inundado, el capitán afronta una de las decisiones más difíciles de toda su carrera: Debe cerrar inmediatamente los compartimentos inundados y así contener el agua... Esta decisión conlleva dejar tras las compuertas a gran parte de la tripulación.


Todos los que estaban en los compartimentos traseros del submarino comienzan una desesperada carrera por llegar a las estancias que aún quedan sin agua... Tan sólo lo consiguen 5 marineros. La orden llega y las escotillas dejan a 26 marineros al otro lado... 26 hombres murieron en tan sólo unos minutos mientras se anegaban los compartimentos anexos a la sala de máquinas.


Aún así, el submarino no puede salir a la superficie y comienza a hundirse lentamente, hasta llegar al fondo del mar. El USS Squalus está atrapado en el lecho marino a 72 metros de la superficie.


A todos estos problemas se une el peligro que supone la sobrecarga excesiva de las baterías eléctricas del submarino... Un peligro que se soluciona por los pelos, cuando el jefe de electricistas corta la corriente, tan sólo unos momentos antes de lo inevitable...


Ahora, todo parece estar perdido... Sin electricidad, la tripulación permanece a oscuras en el fondo del mar, soportando temperaturas cercanas a cero grados y con la certeza de que jamás, nadie ha salido vivo de una situación así.


New York Times del 24 de mayo de 1939 Edición nocturna | Fuente


Con el paso del tiempo y después de revisar bastantes fuentes sobre lo ocurrido, creo que los hombres que sobrevivieron al hundimiento del Squalus tienen que dar gracias por dos cosas: En primer lugar que su rescate se convirtiera en una noticia mediática en todo el mundo. Los periódicos, las radios y todos los medios de comunicación de la época se hicieron eco de la desafortunada situación del submarino y de sus hombres atrapados por el mar. Todos estaban atentos a lo que ocurría, todo el mundo pendiente de las noticias sobre el Squalus.


La misión de búsqueda y rescate del Squalus se convirtió en una cuestión internacional y se pusieron todos los medios humanos, económicos y tecnológicos disponibles de aquel tiempo.


La segunda razón por la que se salvaron tiene nombre... el nombre de un ingeniero e inventor que será crucial en el destino de los 33 hombres que aún quedaban vivos en el interior del Squalus: Karl "el sueco" Momsen.


Si miráis la foto del New York Times que os dejo arriba, podéis imaginar la razón... En el margen de esa hoja de periódico del 23 de mayo de 1939 hace referencia a una pequeña brizna de esperanza: "Escape chamber rescue, 8 men at a try, will be tried today"


Rescate del USS Squalus | Fuente | Dominio Público


Docenas de barcos y submarinos rodeaban la zona en la que el Squalus se había hundido. Gracias a una baliza flotante lanzada desde el siniestrado Squalus, la misión de rescate había podido localizarlo y saber que al menos una parte de la tripulación había sobrevivido al hundimiento.


Ahora quedaba lo más difícil... Sacarlos del fondo del mar.


Y es aquí donde aparece nuestro inventor... un ingeniero newyorkino al que sin embargo, todo el mundo conocía con el apodo de "El sueco Momsen" y que traía una posible solución para realizar el primer rescate de un submarino.


El plan era el siguiente: Un submarinista tendría que descender hasta el submarino siniestrado y amarrar un cable desde su escotilla superior hasta la superficie. Mediante ese cable se descendería la campana invención del sueco, conocida como "el pulmón Momsen".


La campana debía quedar justo encima de la escotilla y, ajustada herméticamente, permitiría el acceso desde el submarino a 8 marineros (8 men at time) que serían subidos a la superficie.


Campana de rescate Momsen | Fuente | Dominio Público


Desde el buque de salvamento USS Falcon comenzaron los preparativos para descender la campana de rescate.


Nos encontramos ya en el 24 de mayo de 1939 y los marineros del Squalus llevan más de 36 horas atrapados en el fondo del mar. La falta de oxígeno, las bajas temperaturas y peligroso escape de gas hacían que las posibilidades de sacarlos con vida, cada vez fueran menores.


Aún así, la campana comienza su descenso y por fortuna, se acopla perfectamente a la escotilla del submarino... Al abrirla, la alegría entre los 33 supervivientes atrapados se desborda... Era la primera vez que alguien saldría con vida de las profundidades del mar.


New York Times del 25 de Mayo de 1939 | Fuente


Tras 4 viajes subiendo y bajando (recordemos que tan sólo cabían 8 hombres dentro de la campana) el invento del sueco Momsen había cumplido su cometido y había rescatado con vida a los 33 hombres que aún vivían atrapados en el Squalus.


La historia me recuerda a la "aventura" del Apollo XIII... Medio mundo pendiente de sus transistores y de las últimas noticias, todos pegados a la radio y esperando las noticias del rescate... Un rescate que, gracias a la rápida intervención de todos y al ingenio del "sueco Momsen" pudo llevarse a cabo y convertirse en historia... en este caso, una historia con final feliz.





Fuentes y más información:
Os recomiendo que le echéis un vistazo al
documental del rescate del Squalus en canal Odisea, apenas media hora, pero lleno de momentos interesantes y emocionantes. Si queréis más información sobre el Squalus en internet, la búsqueda es bastante fácil pero os aconsejo aquí algunos artículos en estas webs: Uboat de Daniel Prieto, Foro Segunda Guerra Mundial, mundosgm. y2a -
Leer más...

20/4/10

La Batalla de El Alamein

Egypt Karnak test.png
Cercle rouge 50%.svg




Mapa de Egipto: El Alamein.
El Alamein (o Al Alamayn) (en árabe: العلمين) es una ciudad al norte de Egipto en la costa del Mar Mediterráneo, situada a 106 km al oeste deAlejandría y 240 km al noroeste de El Cairo. La población es de 7.397 en 2007.

Primera Batalla de El Alamein

Primera Batalla de El Alamein
Frente del Mediterráneo - Segunda Guerra Mundial
1stAlameinBritDefense.jpg
Infantería de las fuerzas aliadas en posición defensiva cerca del El Alamein, el 17 de julio de1942.
Fecha: 1 al 27 de julio de 1942
Lugar: El Alamein, Egipto
Resultado: Estancamiento táctico; victoria estratégica aliada
Beligerantes
Bandera de AustraliaAustralia
British Raj Red Ensign.svg India colonial
Bandera de Nueva Zelanda Nueva Zelanda
Bandera del Reino Unido Reino Unido
Bandera de Sudáfrica Unión Sudafricana
Bandera de Alemania Alemania Nazi
Bandera de Italia Italia
Comandantes
Bandera del Reino UnidoClaude Auchinleck
Bandera del Reino UnidoDorman Smith
Bandera de Alemania Erwin Rommel
Soldados
150.000 soldados en 3 cuerpos de ejército,
7 divisiones de infantería y
3 acorazadas.
1.114 tanques,
más de 1.000 piezas de artillería y más de 1.500 aviones
96.000 soldados (incluyendo 56.000 italianos) 8 divisiones de infantería y 4 divisiones acorazadas (2 Panzer, 2 italianas) 585 tanques (menos de la mitad de ellos eran Panzers), menos de 500 aviones.
Bajas
13.250 muertos, heridos o capturados110.000 muertos o heridos2
7,000 capturados
Campañas del Frente del Mediterráneo
Libia y Egipto - Túnez - Balcanes - Mediterráneo -Italia - Sur de Francia
La Primera Batalla de El Alamein (del 1 al 27 de julio de 1942) fue una batalla de la Campaña del Desierto Occidental de la Segunda Guerra Mundial, donde combatieron las fuerzas del Eje comandadas por Erwin Rommel, y las fuerzas aliadas al mando de Claude Auchinleck. La batalla detuvo el segundo (y último) avance hecho por las fuerzas del Eje en El Alamein, Egipto que se encontraba a unos 106 kilómetros (65,87 mi) de Alejandría.

Contenido

[ocultar]

[editar]Antecedentes

[editar]Retirada desde Gazala

Tras la derrota en la Batalla de Gazala en junio de 1942, el Octavo Ejército había retrocedido desde la línea de Gazala a Marsá Matrú, aproximadamente 160 kilómetros (99,42 mi) dentro de la frontera egipcia. El 25 de junio el General Claude Auchinleck, Comandante en Jefeen el Oriente Medio relevó a Neil Ritchie del mando del Octavo Ejército que él mismo asumió directamente. Decidió no buscar una confrontación en la posición de Marsá Matrú: tenía un flanco izquierdo abierto hacia el sur como el que había sido explotado por Erwin Rommel en Gazala. Decidió que era mejor retirarse 161 kilómetros o más hacia el este para acercarse a El Alamein en la costamediterránea. Solamente a 60 kilómetros al sur de esta zona, las escarpadas laderas de la depresión de Qattara eliminaban la posibilidad del enemigo de rodear el flanco meridional de sus defensas y limitaban la anchura del frente que tenía que defender.

[editar]Batalla de Marsá Matrúh

Mientras preparaba las posiciones de El Alamein, Auchinleck libraba intensos combates dilatorios, primero en Marsá Matrú el 26 de junio y después en Fuka el 28 de junio. El último cambio de órdenes dio lugar a una cierta confusión en las formaciones delanteras (cuerpos X y XIII) entre el deseo de infligir daño en el enemigo y la intención de no quedar atrapados en la posición de Matrú sino retirarse en orden. El resultado fue una pobre coordinación entre los dos cuerpos delanteros y entre las unidades dentro de ellos.
En el interior, la 2ª División de Nueva Zelanda quedó rodeada por la 21ª División de Panzer en Minqar Qaim. Tuvo éxito en la rotura del cerco durante la noche del 27 de junio y se unió al resto del Cuerpo XIII en la posición de Alamein sin graves pérdidas.3 Sin embargo, el repliegue del Cuerpo XIII había dejado el flanco meridional del Cuerpo X expuesto en la costa en Matrúh y su línea de retirada comprometida. También habían tenido que romper el cerco y en el proceso sufrieron muchas bajas, incluyendo la destrucción de la 29ª Brigada India de Infantería en Fuka. Las fuerzas del Eje, la 90ª División de Infantería Ligera alemana reforzada con elementos de los Regimientos 7 y 9 italianos, capturaron la ciudad antigua de Marsá Matrúh junto con más de 6.000 prisioneros, además de 40 tanques y de una cantidad enorme de suministros.4

[editar]Defensa en El Alamein

El Alamein era una insignificante estación de tren en la costa. Unas 20 millas al sur se encontraba la cresta Ruweisat, una cresta baja y pedregosa que sin embargo proporcionaba excelentes puestos de observación del desierto de los alrededores. Otras 20 millas al sur se asentaba la depresión de Qattara. La línea que los británicos optaron por defender se extendía entre el mar y la depresión de Qattara, lo que significa que Rommel no podía flanquearles, como había hecho antes con éxito, sin realizar un enorme desvío y cruzar las inestables arenas del desierto del Sahara. Antes de la guerra el Ejército Británico en Egipto había reconocido El Alamein,5 y el Octavo Ejército había comenzado la construcción de varias "cajas" (áreas excavadas y rodeadas de campos minados y alambre de espino), las más desarrolladas estaban alrededor de la estación de tren de El Alamein. Sin embargo, en realidad la mayoría de la "línea" era simplemente, desierto vacío.6
La posición británica en Egipto estaba en un estado crítico. La derrota de Marsá Matrúh había provocado el pánico en el cuartel general británico de El Cairo. En lo que se conoce como "el Miércoles de Ceniza", en el cuartel general británico, en las unidades de retaguardia y en la Embajada Británica, los británicos quemaron frenéticamente documentos confidenciales en previsión de la entrada de las tropas del Eje en la ciudad. El Eje también estimaba que la captura de Egipto era inminente - Mussolini, percibiendo un momento histórico, voló a Libia para preparar su entrada triunfal en El Cairo.7
El 30 de junio, el Afrika Korps de Rommel se acercó a la posición de El Alamein. Las fuerzas del Eje estaban agotadas e incompletas, pero Rommel confiaba en que podrían avanzar hasta el Nilo. El plan de Rommel era que la 90ª División Ligera 'Afrika', bloqueara la 1ª División Sudafricana (que ocupaba la posición más al norte de El Alamein), mientras que 15ª División Panzer y 21ª División Panzer atacarían pasada la cresta Ruweisat. Sin embargo, la inteligencia del Eje habían fallado al no descubir la presencia de 18ª Brigada India, que había ocupado una posición expuesta en el oeste de la cresta Ruweisat en Deir el Shein la tarde del 28 de junio, después de un apresurado viaje desde Irak.8

[editar]La batalla

[editar]La División 'Afrika' ataca

El 1 de julio la 90ª División Ligera 'Afrika' atacó a lo largo de la costa, pero la 1ª División Sudafricana en la "caja" de El Alamein, apoyada por el fuego de artillería pesada, los repelió.9 Aproximadamente a las 10 de la mañana del 1 de julio la 21ª División Panzer atacó Deir el Shein. La 18ª Brigada India llevó a cabo una lucha desesperada durante el resto de la jornada, pero al anochecer los alemanes consiguieron sobrepasarles. No obstante, el tiempo que ganaron permitió a Auchinleck organizar la defensa del borde occidental de la cresta Ruweisat.10
El 2 de julio Rommel ordenó la reanudación de la ofensiva, intentando que el Afrika Korps se dirigiese sobre la cresta Ruweisat para desbordar las posiciones surafricanas en El Alamein. Por entonces las fuerzas del Afrika Korps se reducían a 37 tanques de los 55 con los que había comenzado el ataque,11 mientras que la defensa británica de la cresta se apoyó en una formación improvisada llamada Robcol, que consistía en un regimiento de artillería de campo, otro de artillería antiaérea ligera y una compañía de infantería. Robcol, conforme a una práctica común en el ejército británico para las formaciones ad hoc, tomo el nombre de su comandante, el general de brigada Roberto Waller, comandante de artillería de la 10ª División de Infantería India.12 Robcol fue capaz de ganar tiempo, y a última hora de la tarde dos brigadas acorazadas británicas se unieron a la batalla.[cita requerida] Rechazaron los repetidos ataques del Eje, que tuvieron que retirarse antes del anochecer. Los Británicos reforzaron Ruweisat durante la noche del 2 de julio. Robcol ampliado se convirtió en Walgroup.12 Durante todo este tiempo, la Royal Air Force sometió a las unidades del Eje a intensos ataques aéreos.13
El día siguiente, 3 de julio, Rommel continuó el ataque contra la cresta Ruweisat. Esta vez con el XX Cuerpo Italiano Motorizado, un indicio del agotamiento y de la poca fuerza del Afrika Korps. Durante la mañana, la combinación del fuego de artillería británico y los constantes ataques aéreos detuvieron el avance del Afrika Korps - el 3 de julio la Royal Air Force realizó un total de 780 salidas. Aunque los Británicos hubieran tenido éxito en parar al Afrika Korps, la División Acorazada Italiana Ariete hizo progresos a lo largo de la cresta Ruweisat hasta que se encontraron con los más numerosos y mejor armados tanques británicos de la 4ª Brigada Acorazada.[cita requerida]
Para aliviar la presión sobre la derecha y el centro de la línea del Octavo Ejército, el Cuerpo XIII situado a la izquierda avanzó desde la "caja" de Qattara (conocida por los neozelandeses como la "caja" Kaponga). El plan era que la 2ª División de Nueva Zelanda, con los restos de la 5ª División India y de la 7ª Brigada Motorizada bajo su mando, girase hacia el norte para amenazar al flanco y a la retaguardia del Eje.12 Esta fuerza se encontró con la artillería de la División Acorazada Ariete, que se dirigía al flanco meridional de la división como parte de su ataque a Ruweisat. El comandante italiano ordenó a sus batallones luchar por separado pero el Ariete perdió a 531 hombres (cerca de 350 fueron hechos prisioneros), 36 piezas de artillería, seis u ocho tanques y 55 camiones.14 Al final del día la División Ariete tenía solamente cinco tanques.15 Una feroz batalla de tanques entre el Afrika Korps y las 22ª y 4ª Brigadas Acorazadas frustraron los intentos de Rommel de reanudar el ataque.16
Al sur, el 5 de julio el Grupo de Nueva Zelanda continuó su avance. Sin embargo, el fuego de artillería pesada de la División “Brescia” en El Mreir llevó al XIII Cuerpo a cancelar su ataque.14

[editar]Rommel se atrinchera

En ese momento Rommel decide que sus agotadas fuerzas no podrían hacer ningún progreso sin descansar y reagruparse. El Afrika Korps disponía sólo de 36 Panzers, sus tres divisiones alemanas tenían sólo 1200-1500 hombres cada una, y sus hombres estaban agotados y operando al límite de sus líneas de suministro. El 4 de julio Rommel ordena a las fuerzas del Eje pasar a la defensiva.[cita requerida]
Para entonces Rommel padecía la gran extensión de sus líneas de suministro. La fuerza aérea aliada del desierto se concentraba ferozmente en sus frágiles y alargadas rutas de abastecimiento mientras que las columnas móviles británicas que se movían al oeste y que golpeban desde el sur causaban estragos en la retaguardia del Eje.17 Rommel podría permitirse estas pérdidas incluso aunque los envíos desde Italia habían sido reducidos substancialmente (durante junio recibió 5.000 toneladas de suministros, comparadas con las 34.000 de mayo, y 400 vehículos, comparados con los 2.000 de mayo)18 Mientras tanto, el Octavo Ejército se reorganizaba y reconstruía, beneficiándose de sus cortas líneas de comunicación. El 4 de julio, la 9ª División Australiana se había incorporado a la línea en el norte, y el 9 de julio la 5ª Brigada de Infantería India volvió a asumir el control de la posición de Ruweisat. Al mismo tiempo la fresca 161ª Brigada de Infantería India reforzó a la agotada 5ª División de Infantería India.19

[editar]Tel el Eisa

Antes del amanecer del 10 de julio la 26ª Brigada Australiana puso en marcha un ataque contra la cresta norte de la estación de Tel el Eisa a lo largo de la costa (Vértice 33). El ataque fue precedido por el bombardeo más intenso experimentado en África del Norte, que provocó el pánico de los inexpertos soldados de la División Italiana “Sabratha” que acababa de ocupar las incompletas defensas del sector.20 21 22 23 El ataque australiano capturó más de 1.500 prisioneros, destruyó una división italiana y apresó a la Compañía 621 de Intercepción de Señales alemana.24 25 Pero elementos de la 164ª División Ligera Alemana y de la División Italiana “Trieste” llegaron para tapar la brecha en las defensas del Eje.26 24 27 Durante la tarde y el anochecer, los tanques de la 15ª División Panzer y de la División Italiana “Trieste” lanzaron contraataques contra las posiciones australianas, pero los contraataques fracasaron ante la aplastante artillería aliada y las armas antitanque australianas.28 29
Al amanecer del 11 de julio la 26ª Brigada Australiana atacó el extremo occidental de la colina de Tel el Eisa (Punto 24).30 24 Ganaron terreno y contuvieron una serie de contraataques del Eje a lo largo del día, capturando más de 1.000 prisioneros italianos.31 32 33 El 12 de julio la 21ª División Panzer lanzó un contraataque contra el Vértice 33 y el Punto 24, que fue rechazado después de que dos horas y media de combarte, con más de 600 alemanes muertos y heridos esparcidos delante de las posiciones australianas.34 33 Al día siguiente la 21ª División Panzer lanzó un ataque contra el Vértice 33 y las posiciones surafricanas en la caja de El Alamein.35 El ataque fue detenido por el intenso fuego de artillería de los defensores. Rommel todavía estaba decidido a expulsar a las fuerzas británicas del saliente norteño. Aunque los defensores australianos fueron forzados a retroceder en el Punto 24, infligieron muchas bajas a la 21ª División Panzer.36 37 38 Otro ataque fue realizado el 15 de julio, pero no consiguió ganar terreno ante una resistencia tenaz. El 16 de julio los australianos, apoyados por los tanques británicos, lanzaron un ataque para intentar tomar el Punto 24, pero fueron forzados a retroceder frente a los contraataques alemanes39 sufriendo bajas de casi el cincuenta por ciento.40
Después de siete días de lucha feroz la batalla en el norte por el saliente del Tel el Eisa terminó. La 9ª División Australiana estimó que al menos 2.000 soldados del Eje había resultado muertos y que se habían capturado más de 3.700 prisioneros de guerra en la batalla por Tel el Eisa.41 Posiblemente el aspecto más importante de la batalla, sin embargo, fue que los australianos habían capturado la Compañía 621 de Intercepción de Señales. Esta unidad había provisto a Rommel de incalculable información sobre el adversario, recabada interceptando las comunicaciones de radio británicas. Ahora Rommel había perdido esa fuente de información.42 43

[editar]La cresta Ruweisat

Mientras que las fuerzas del eje se atrincheraban, Auchinleck desarrolló un plan para atacar la cresta Ruweisat, cuyo nombre en clave era Operación Bacon. El objetivo era que la 4ª Brigada de Nueva Zelanda y la 5ª Brigada de Nueva Zelanda se apoderaran de la cresta en un ataque nocturno, después la 2ª Brigada Acorazada y la 22ª Brigada Acorazada avanzarían para proteger a la infantería mientras se consolidaban en la cresta. El ataque comenzó a las 23:00 del 14 de julio. Las dos brigadas de Nueva Zelanda tomaron con éxito la cresta en el ataque nocturno, pero los campos de minas y los nidos de resistencia crearon desorden entre los atacantes. Consecuentemente, las brigadas de Nueva Zelanda ocuparon posiciones expuestas en la cresta sin armamento de apoyo. Más importante aún, las comunicaciones con las dos brigadas acorazadas británicas fallaron, y los blindados británicos no avanzaron para proteger a la infantería. La 15ª División Panzer lanzó un contraataque inmediato, que expulsó a los neozelandeses de la cresta con grandes pérdidas. Los aliados capturaron más de 2.000 prisioneros de guerra del Eje, sobre todo de las divisiones “Brescia” y “Pavía”; la División de Nueva Zelanda sufrió 1.405 bajas.44 45
Mientras que la 2ª División de Nueva Zelanda atacó la vertiente occidental de la cresta Ruweisat, la 5ª Brigada India hizo pequeños avances en el este de la cresta. El desbordamiento de los neozelandeses dejó a la 5ª Brigada India en una posición más expuesta. Sin embargo, al contrario que los neozelandeses, la 5ª Brigada India había tenido tiempo para enterrar sus armas antitanques y prepararse para el asalto alemán. La 15ª División Panzer y la 21ª División Panzer atacaron a la 5ª Brigada India a las 16:05 del 16 de julio; los indios, con la ayuda de la 2ª Brigada Acorazada, rechazaron el ataque alemán. Después de la batalla los indios contaron 24 tanques destruidos, así como vehículos blindados y numerosas armas antitanques dejadas en el campo de batalla.46 47

[editar]La ‘cresta desolación’

Para aliviar la presión sobre la cresta Ruweisat, Auchinleck ordenó a la 9ª División Australiana lanzar otro ataque desde el norte. A primer hora del 17 de julio la 24ª Brigada Australiana asaltó la cresta Miteriya (conocida por los australianos como la ‘cresta desolación’). El ataque nocturno inicial fue bien, con 736 prisioneros capturados, sobre todo de las divisiones “Trento” y “Trieste”. Sin embargo, de nuevo una situación crítica para las fuerzas del Eje fue salvada con contraataques vigorosos de las fuerzas alemanas e italianas agrupadas precipitadamente, que forzaron a los australianos a retirarse de nuevo a su línea de comienzo con una pérdida de 300 bajas.48 49 50 51 Aunque la crónica oficial australiana del batallón 2/32 de la 24ª Brigada describe la fuerza de contraataque como "alemana",52 el historiador australiano Mark Johnston informa que los archivos alemanes indican que fue la División Trento la que desbordó al batallón australiano.53 Barton Maughan, historiador oficial de Australia ha escrito que "dos pelotones avanzados de la compañía izquierda de la 2/32 fueron cercados, 22 hombres fueron hechos prisioneros"54 pero no arroja más luz sobre este ataque.

[editar]El Mreir

El Octavo Ejército disfrutaba ahora de una masiva superioridad en material sobre las fuerzas del Eje - el Octavo Ejército tenía más de 300 tanques, mientras que Rommel tenía solamente 38 tanques alemanes y 51 tanques italianos.55 56 El plan de Auchinleck consistía en que la 161ª Brigada India atacara a lo largo de la cresta Ruweisat, mientras que la 6ª Brigada de Nueva Zelanda atacaba al sur de la cresta hacia la depresión de El Mreir. A la luz del día, dos brigadas acorazadas británicas - la 2ª Brigada Acorazada y la fresca 23ª Brigada Acorazada - cruzarían por el boquete creado por la infantería. El plan era complicado y ambicioso.57 El ataque nocturno de la infantería comenzó en 16:30 del 21 de julio. El ataque de la 161ª Brigada India se topó con intenso fuego defensivo y fracasó.58 El ataque neozelandés alcanzó sus objetivos en la depresión de El Mreir.59 Pero al amanecer del 22 de julio las brigadas acorazadas británicas, de nuevo, no pudieron avanzar. En lugar de eso, las divisiones panzer alemanas respondieron con un rápido contraataque que dejó a la infantería neozelandesa al descubierto, infligiendoles más de 900 bajas.60 Agravando el desastre, a las 8:00 el comandante de la 23ª Brigada Acorazada ordenó a su brigada avanzar, ésta obedeció sus órdenes al pie de la letra. La brigada cargó contra los cañones antitanque de la 21ª División Panzer, y después sufrió un contraataque alemán. La 23ª Brigada Acorazada fue destruida, con una pérdida de 80 tanques.61
Al norte, la 9ª División Australiana continuó sus ataques. En el amanecer del 22 de julio la 26ª Brigada Australiana atacó Tel el Eisa. La lucha por Tel el Eisa fue costosa, pero por la tarde los australianos controlaban la posición.62 63 64 Al atardecer la 24ª Brigada Australiana atacó la ‘cresta desolación’, precedido por un ataque de tanques, que no pudo coordinarse con la infantería australiana. El resultado fue que las fuerzas del Eje destruyeron 23 tanques británicos porque su ataque careció del apoyo de la infantería.65 63 66
Una vez más, el Octavo Ejército no había podido destruir las fuerzas de Rommel, a pesar de su aplastante superioridad en hombres y en equipo. Por otro lado, para Rommel la situación continuaba siendo grave porque, a pesar de las acertadas operaciones defensivas, su infantería había sufrido graves pérdidas e informó que “la situación es extremadamente crítica”.67

[editar]El ataque final del Octavo Ejército fracasa

Los días 26/27 de julio, Auchinleck puso en marcha la Operación Manhood en el sector norte en un intento final de quebrar las fuerzas del Eje. Éste era el tercer intento en la ‘cresta desolación’, y los defensores del Eje esperaban el ataque.68 Como los anteriores ataques de Auchinlek, fue mal planeado.69 La 24ª Brigada Australiana logró alcanzar sus objetivos en la ‘cresta desolación’ alrededor de las 2:00 del 27 de julio.70 Al sur de la ‘cresta desolación’, la 69ª Brigada Británica seguía y alcanzaba sus objetivos sobre las 8:00. Sin embargo, las unidades de apoyo se perdieron en la oscuridad o se retrasaron por los campos de minas, dejando a los atacantes aislados y expuestos. Las brigadas acorazadas británicas no avanzaron tal y como estaba previsto.71 Rommel lanzó un contraataque inmediato y los grupos de combate acorazados alemanes desbordaron a los atacantes antes del mediodía.72 Los británicos y los australianos sufrieron más de 1.000 bajas sin obtener ninguna ganancia.73
El Octavo Ejército estaba agotado, y el 31 de julio Auchinleck ordenó el final de las operaciones ofensivas y la consolidación de las defensas para organizar una contraofensiva importante.
Archivo:Italian high-water mark on road to Alex edited.JPG
Monumento en la carretera de Alejandría a El Alamein en el punto máximo del avance italiano
Rommel más adelante culpó del fracaso del avance hacia el Nilo a que las fuentes de suministros de su ejército se habían secado y a que :
entonces la fuerza de resistencia de muchas formaciones italianas se derrumbó. Los deberes de camaradería, para mí particularmente como su comandante en jefe, me obligan a indicar inequívocamente que las derrotas que las formaciones italianas sufrieron en El Alamein a principios de julio no fueron por culpa de los soldados italianos. El italiano estaba dispuesto, desinteresado y bueno, y, considerando las condiciones bajo las que sirvió, siempre dio más que la media. No hay duda de que el logro de cada unidad italiana, especialmente de las fuerzas motorizadas, sobrepasó de lejos cualquier cosa que el ejército italiano había hecho durante cientos de años. Muchos generales y oficiales italianos se ganaron nuestra admiración como hombres y como soldados. La causa de la derrota italiana tenía sus raíces en el conjunto del sistema y del estado militar italiano, en su armamento pobre y en la carencia general del interés en la guerra de muchos italianos, los oficiales y los estadistas. Este fracaso italiano impidió con frecuencia la realización de mis planes.74
Rommel se quejó amargamente de la falta de importantes convoyes italianos que le abastecieran de los desesperadamente necesitados tanques y siempre echó la culpa al Mando Supremo Italiano, sin sospechar de la rotura de su código secreto por parte de los británicos.75

[editar]Resultados

La batalla llevó a un punto muerto, pero se había detenido el avance del Eje hacia Alejandría (y hacia El Cairo y, en última instancia, el canal de Suez). El Octavo Ejército había sufrido 13.000 bajas en julio (incluyendo 4.000 en la División de Nueva Zelanda, 3.000 en la 5ª División de Infantería India y 2.552 en la 9ª División Australiana40 ) pero había capturado 7.000 prisioneros y había infligido severos daños a las fuerzas del Eje en términos de hombres y blindados.1
A pricipios de agosto Winston Churchill y el general Alan Brooke, jefe británico del estado mayor general imperial, visitaron El Cairo de camino a Moscú para encontrarse con Joseph Stalin. Decidieron reemplazar a Auchinleck, designando al teniente general William Gott (hasta entonces comandante del Cuerpo XIII) como comandante del Octavo Ejército y al general Sir Harold Alexander como Comandante en Jefe en el Oriente Medio. Persia e Iraq debían separarse del mando de Oriente Medio y constituirse en un mando separado y se ofreció a Auchinleck el puesto de Comandante en Jefe (que rechazó).76 Sin embargo, Gott murió de camino a asumir su mando cuando un Messerschmitt interceptó su transporte aéreo y sus disparos alcanzaron a Gott en el corazón.77 El teniente general Bernard Montgomery fue designado en su lugar.1
Un segundo intento de Rommel de bordear o romper la posición de la Commonwealth fue rechazado en la batalla de Alam Halfa en agosto, y en octubre el Octavo Ejército derrotó decisivamente a las fuerzas del Eje en la Segunda Batalla de El Alamein.


Segunda Batalla de El Alamein

Segunda Batalla de El Alamein
Frente del Mediterráneo - Segunda Guerra Mundial
El Alamein 1942 - British infantry.jpg
Tropas británicas avanzan por el campo de El Alamein
Fecha: 23 de octubre al 3 de noviembre de 1942
Lugar: Al sur de El Alamein, Egipto Egypt 1922
Resultado: Victoria Aliada
Beligerantes
Bandera de Alemania Alemania
Italy_%281861-1946%29 Italia
Bandera del Reino Unido Reino Unido
Bandera de Polonia Polonia
Bandera de Australia Australia
British Raj Red Ensign.svg India colonial
Bandera de Nueva Zelanda Nueva Zelanda
Canadian Red Ensign.svg Canadá
Bandera de Sudáfrica Sudáfrica
Flag of Southern Rhodesia.svg Rodesia
Free France 1940-1944 Francia libre
Comandantes
Erwin RommelBernard Montgomery
Soldados
Afrika Korps:
90 mil hombres
500 tanques
500 cañones
350 aviones
Octavo Ejército Británico:
250.000 hombres
1.030 tanques
900 cañones
530 aviones
Bajas
13.000 muertos
46.000 heridos o capturados
23.500 muertos y heridos
Campañas del Frente del Mediterráneo
Libia y Egipto - Túnez - Balcanes - Mediterráneo - Italia - Sur de Francia
Operaciones en Libia y Egipto
Compass - Sonnenblume - Tobruk - Brevity - Battleaxe -Crusader - Gazala - Bir Hakeim - Halam Halfa - 1ª El Alamein -2ª El Alamein
La Segunda Batalla de El Alamein fue el punto de inflexión de la guerra en el norte de África, durante la Segunda Guerra Mundial. La batalla fue la continuación de la Primera Batalla de El Alamein, que había detenido el avance de las fuerzas del Afrika Korps. El General Bernard Montgomery había tomado el mando del VIII Ejército Británico, desplazando a Claude Auchinleck en agosto de 1942.
La victoria aliada acabó con los deseos alemanes de apoderarse de Egipto, en aquel entonces colonia británica, y de adquirir el control del Canal de Suez, así como de los pozos petroleros del Medio Oriente. Después de esta batalla, las fuerzas alemanas tuvieron que retirarse a través de toda la costa norte de África, sufriendo en todo momento la persecución británica, hasta que finalmente un gran número de soldados alemanes fueron atrapados en Túnez, si bien muchos escaparon a Sicilia.

Contenido

[ocultar]

[editar]Antecedentes

Para julio de 1942, el Afrika Korps y su soporte italiano al mando del General Erwin Rommel habían infligido serias derrotas a las fuerzas británicas en Gazala, avanzando cada vez más hasta Egipto. En aquel momento, solamente el VIII Ejército Británico se interponía entre el Canal de Suez y las fuerzas alemanas. Sin embargo, a pesar de llevar varias victorias encima, la situación para el Afrika Korps era crítica, ya que sus líneas de suministros eran muy largas y carecía de refuerzos, mientras que los aliados recibían cada día tropas frescas de Nueva Zelanda y Australia, que relevaban a las cansadas tropas de la India. Con el tiempo en su contra, Rommel decidió utilizar el impulso victorioso y continuar su ataque contra los británicos, a pesar de que sus fuerzas no estaban recuperadas de la última ofensiva. Mientras tanto, los británicos se habían retirado hasta el pueblo de El Alamein, ya que debido a que a 60 km al sur se encuentra la depresión de Quattara, se formaba un cuello de botella útil a la hora de detener a los alemanes. En el mes de julio, los británicos lograron detener a los alemanes, que tuvieron que pararse y reorganizarse.
El 30 de agosto de 1942, Rommel atacó de nuevo a los aliados en la llamada Batalla de Alam Halfa, pero obtuvo los mismos resultados negativos. En este momento Montgomery había recibido el mando, y Rommel se preparó para el contraataque. Después de seis semanas de preparativos, Montgomery decidió atacar. Si bien los números beneficiaban a Montgomery, en proporción de 2 a 1, Erwin Rommel había demostrado que tenía el ingenio para amortiguar este factor.

[editar]Planes aliados

La Operación Lightfoot de Montgomery pretendía el cruce por dos corredores a través de los campos minados en el norte. Los blindados británicos pasarían a través de estos corredores, una vez que estuviesen limpios, y se enfrentarían a los blindados alemanes. Al mismo tiempo se lanzarían ataques de distracción en el sur, que evitarían la llegada de refuerzos. Montgomery esperaba que la batalla durara doce días, dividida en tres etapas: la ruptura, la batalla y la ruptura final.
La fuerzas de la Mancomunidad de Naciones llevaron a cabo una serie de escaramuzas en los meses anteriores en la batalla, para engañar a los alemanes, haciéndoles creer que las fuerzas aliadas estaban distribuidas en el frente de una manera distinta a la realidad. Esta operación fue llamada Operación Bertram. De hecho, se construyó una tubería falsa, con el objetivo de hacer creer a los alemanes que el ataque se haría más tarde y más al sur. Además, carrocerías de tanques hechas de madera fueron colocadas sobre jeeps que se desplazaron por el sur. Al mismo tiempo, los tanques en el norte fueron camuflados para que parecieran camiones de suministro.
Los alemanes por su parte se atrincheraron en dos líneas defensivas, bautizadas por los aliados como la Línea Oxalic y la Línea Pierson. En y entre ellas las fuerzas del Eje enterraron medio millón de minas, la mayoría antitanque. Estos campos minados, en forma de herradura, fueron apodados por Rommel los Jardines del Diablo.

[editar]Planes alemanes

Después de la derrota en Alam Halfa, las fuerzas del Eje estaban seriamente disminuidas. El Afrika Korps estaba exhausto y escaso de suministros, esperando que la captura de recursos aliados los ayudaría a resistir. En agosto, Rommel tenía la ventaja en hombres y tanques, pero esto cambió rápidamente cuando Gran Bretaña empezó a enviar tropas de la India y Australia, así como 300 M4 Sherman cortesía de Roosevelt. Rommel continuó solicitando suministros y hombres a Alemania, pero la mirada del Alto Mando Alemán se hallaba fija en el Frente Oriental.
Rommel sabía que el tiempo estaba en su contra, y que la ofensiva aliada se hacía más fuerte cada día, por lo que enfocó su mirada en las tropas que participaban en la Batalla de Stalingrado, con la esperanza de que una rápida victoria allí les permitiera cruzar el Cáucaso hasta llegar a Persia, actual Irán, obligando a los británicos a luchar en dos frentes, uno en la frontera de Egipto con Libia y el otro en Persia.
Sin embargo, la batalla en Stalingrado no sólo no acabó rápidamente, sino que las fuerzas alemanas fueron cercadas y destruidas completamente, siendo ésta la peor derrota alemana hasta la Operación Bagration.

[editar]La batalla


Tanques británicos avanzan después de que los ingenieros abrieran un camino en el campo minado

[editar]Operación Lightfoot

En una noche de luna llena y con cielo despejado, los británicos empezaron su ofensiva, llamada Operación Lightfoot, disparando su artillería durante cinco horas y media, utilizando 882 cañones con un promedio de 600 disparos cada uno. Se rumorea que el ruido causado fue tan grande, que los oídos de algunos artilleros sangraron.
En la Operación Lightfoot la infantería debía avanzar primero, ya que el peso liviano de los soldados no debería hacer detonar a las minas antitanques (Lightfoot significa "pies ligeros"). Una vez que la infantería hubiera atacado, deberían abrir un sendero libre de minas de unos 7 metros de ancho, por el cual se esperaba que pasaran los tanques formados en una fila. De esta manera, los ingenieros tuvieron que atravesar el Jardín del Diablo en una sección de 8 km de largo. Esta operación no arrojó los resultados deseados, en parte porque la extensión de los campos minados resultaron ser más extensos de lo esperado. Otra circunstancia que retrasaría la limpieza de minas fueron los equipos de detección de minas suministrados a los ingenieros del ejército británico, ya que en muchos casos fueron defectuosos y otros se averiaron, por lo cual finalmente la limpieza de los campos minados debieron realizarlas los mismos ingenieros, pero tanteando el terreno con bayonetas.
Mientras tanto, en el sur de El Alamein, el XIII Cuerpo británico ejecutaba un ataque de diversión que atrajo a la 21ª División Panzer alemana y la División Acorazada Ariete italiana.
Al mismo tiempo, el XXX Cuerpo británico intentaba atravesar el campo minado para formar un segundo sendero para las divisiones acorazadas del X Cuerpo. A las 22:00 del 23 de octubre, la vanguardia del XXX Cuerpo llegó al campo minado alemán, e inmediatamente los zapadores empezaron a trabajar. A las 2:00 del día siguiente, el camino estaba casi listo, y a las 4:00 los primeros tanques empezaron a cruzar el sendero despejado de minas. Estos senderos estaban señalados mediante cintas y los límites laterales del avance los marcaban los proyectiles trazadores de los cañones Bofors, disparando a ras de suelo. Sin embargo, debido a las tormentas de arena, la visibilidad era cero, por lo que pronto se empezaron a formar largas filas de tanques avanzando lentamente.
En la mañana del 24 de octubre, el cuartel general alemán fue bombardeado. Para el inicio de la batalla Rommel se encontraba en Alemania. El Comandante alemán al cargo, el generalGeorg Stumme, sufrió un ataque cardíaco y murió. El general Wilhelm Ritter von Thoma tomó el mando temporalmente.
Mientras tanto, los tanques del X Cuerpo solamente habían cruzado una sección de los campos minados, por lo que durante todo el día dependió de la fuerza aérea británica el mantener a los alemanes a raya.
Esa tarde se realizó el primer enfrentamiento de tanques. Si bien la lucha fue pareja, al final del día los británicos habían logrado conservar su posición.
Para el final del 25 de octubre, los británicos habían abierto una brecha de 10 km de ancho y 8 de profundidad. Sin embargo, a todo lo largo del frente la mayoría de las fuerzas alemanas se mantenían en sus posiciones defensivas originales. En este punto, el general Bernard Montgomery ordenó que las tropas que se encontraban al sur se retiraran al norte, a pesar de haber estado dominando la batalla, ya que en el norte, donde se debía dar el ataque principal, la ofensiva se había estancado.
En la madrugada del día siguiente, los tanques alemanes e italianos lanzaron una serie de escaramuzas por el frente, con el objetivo de detectar un punto débil en el frente aliado. Sin embargo, no obtuvieron resultados positivos. En la medianoche, los aliados lanzaron tres ataques en distintos puntos. La confusión reinaba en el campo de batalla, y los británicos perdieron 500 hombres, llegando a sobrevivir un sólo oficial británico.
Mientras este ataque de infantería era llevado a cabo, tropas australianas atacaban a un puesto de artillería alemán más al norte, obteniendo resultados favorables, que condujeron a Montgomery a mover el punto central de la ofensiva a esa nueva posición. La colina donde estaba el puesto fue tomada y fueron capturados 240 soldados alemanes. Las fuerzas del Eje intentaron recuperar sin éxito esa colina por una semana.
En este momento Rommel regresó a Egipto y encontró a sus tropas en una situación deplorable: la División italiana Trento había perdido la mitad de su infantería, la CLXIV División Ligera había perdido dos batallones enteros, la mayoría de los hombres estaban enfermos, la comida racionada y la moral estaba en el suelo. Lo peor de todo es que el Afrika Korps sólo tenía combustible para tres días. Sin embargo, a pesar de su debilidad, el ejército alemán logró detener la nueva ofensiva británica. En este punto, el premier inglés sir Winston Churchillexclamó: "¿Es tan difícil encontrar a un general que pueda ganar una batalla?".
Decidido a recuperar el puesto de artillería perdido el día anterior, Rommel movilizó a la División italiana Ariete y a la 21 División Panzer al norte. No obstante, no pudieron tomar la colina. Peor aún, la falta de combustible inmovilizó a los tanques, que desde entonces fueron blanco fácil de la superior fuerza aérea aliada. Pero, en el sur, a pesar de que la fuerza acorazada alemana se había retirado, los aliados no pudieron cruzar, ya que la infantería resistió haciendo buen uso de las armas antitanque.
En este momento, un bombardero Bristol Beaufort de la RAF hundió al cisterna Proserpina en Tobruk, acabando con los suministros que tan urgentemente necesitaba Rommel.
Entre el 27 y el 29 de octubre se llevaron a cabo fuertes choques entre los blindados ingleses y alemanes, y aunque ambos sufrieron bajas, la falta de combustible y la inferioridad numérica del Afrika Korps puso a Rommel en una situación difícil, que comunicó a sus oficiales: "Será imposible para nosotros zafarnos del enemigo. No hay gasolina para tal maniobra. Nuestra única opción es luchar hasta el final en El Alamein."
En la noche del 30, la 9ª División australiana alcanzó el camino pavimentado, ubicado detrás de las colinas que comprendían el sistema defensivo del Afrika Korps. Rommel contraatacó, pero sus fuerzas fueron repelidas por los australianos. El 1 de noviembre, Rommel empezó a planear la retirada a Puka, unos kilómetros al oeste. Ese día le llegaron 1.200 toneladas de combustible, pero eran muy pocos los tanques que le quedaban a Rommel, por lo que el combustible debió ser volado.

[editar]Resultados

El Panzerarmee Afrika perdió 12.000 hombres y 350 tanques, contando con 36 tanques para su retirada. Los aliados perdieron 23.500 hombres entre muertos y heridos.
A pesar de sufrir fuertes bajas, la victoria fue explotada en Gran Bretaña y a Montgomery se le otorgó el título de Vizconde de El Alamein.
Rommel y su ejército escaparon a toda prisa rumbo a Túnez, sufriendo el riesgo de ser cercados durante todo el viaje por la costa africana. Una vez allí recibió refuerzos y recursos, ya que los iba a necesitar porque en la costa noroeste de África habían desembarcado tropas estadounidenses, en lo que se conoce como la Operación Torch. Las fuerzas de la Francia de Vichy se volvieron entonces contra Alemania, obligando a Rommel a luchar una guerra en dos frentes en un territorio hostil. Sin embargo, lo que debería ser una victoria rápida sobre Alemania, fue convertida en una campaña relativamente larga, ya que las inexpertas fuerzas de los Estados Unidos cometieron muchos errores, especialmente en la batalla de Kasserine. De esta manera no fue sino hasta mayo de 1943 que los aliados expulsaron a las últimas fuerzas del Eje de África.  y2a
Leer más...