PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

150 ultimas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

X FECHAS


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

x orden alfabetico

enlaces


*

PULSAR 1 de arriba para cerrar pestaña


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

+ vistas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

VARIOS


Contador Gratis
relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online
PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

30/1/11

La causa 182/36: Historia de un ‘paseo’

NOTA DE VREDONDOF : recojo esta noticia que publica hoy en  Cronica de Leon , por el interes personal que tiene.


Estos pueblos , Ponferrada ... Priaranza ... Camponaraya ... San Andres de Montejos .. son mi tierra y en ellos ha transcurrido mi vida.


Alguien dijo "quien olvide la historia , esta condenado a repetirla" , 


Dificil de entender desde la mentalidad de hoy , que esto pueda volver ha pasar hoy dia ...  que  en Africa ...o en asia .. o .. pero que aqui , en Europa y en el siglo XXI ... "NA DE NA " y es que nos olvidamos , (por ejemplo) de lo que paso hace cuatro dias en Bosnia y zona.


ESTREMECEDOR es el relato , a mi , aun me impacto cuando, al publicarlo, lo leí por segunda vez .


No se donde lei que un 20% de la poblacion estaba tocada de la azotea" , que de ese 20% los habia "ZUMBAOS" en mayor o menor medida.
Y yo me digo .... Hoy dia en una juerga X, una de esas "veladas regadas por el alcohol"( ya no digo drogas) quien quita de que entre los 30/40 no haya los 6/7 ZUMBAOS" .. en distintos grados ...


Pues ya tenemos al pedaneo , al aprieta gatillos , al falangista de turno ... y al resto mirando para otro lado ... y ale .... chaval tirado en una cuneta ...


*********************************************************


Un proceso judicial recuperado por la ARMH permite reconstruir un episodio dramático de la guerra

Todo parte de un gesto valiente y muy poco habitual. Un padre denuncia la muerte de su hijo en la vorágine infernal de los primeros meses de la guerra civil. Así arranca la causa 182/36, un turbador viaje a las entrañas de los funestos ‘paseos’, aquellas expediciones a la caza del enemigo que solían acabar con un cadáver (o varios) en una cuneta.


El documento, rescatado del Archivo Militar de Ferrol por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), tiene un valor testimonial impactante. Permite reconstruir paso a paso uno de aquellos ‘paseos’, desde que se fragua hasta el desenlace. También refleja el particular sentido de la justicia de aquellos tiempos trágicos. El relato tiene tintes surrealistas y kafkianos. Sería hasta tragicómico si no incluyera a un joven de 19 años con dos tiros en la cabeza.




Un padre valiente

El día 8 de noviembre de 1936 un hombre de 61 años se presenta ante la Guardia Civil de Ponferrada para denunciar “la desaparición y probable muerte violenta de su hijo”. 


Según su testimonio, recogido en un atestado que se incluye en la causa 182/36, tiene noticias de que el joven fue sacado esa noche de su casa en Camponaraya, donde vivía desde hace dos años con sus primos para aprender el oficio de herrero. 

La denuncia, muy poco habitual en una época en la que el terror era cotidiano y solía quedar impune, desató una investigación que reconstruye paso a paso lo que ocurrió aquella noche con los testimonios de muchos testigos.


Todo parte de un error

El desencadenante del drama fue un error.A lo largo del día 7 se extendió la noticia -falsa- de que las tropas nacionales habían tomado Madrid. Un grupo de vecinos del municipio de Priaranza decidió celebrarlo, primero en Ponferrada y después en Camponaraya.

En esta localidad entraron a un bar en busca de coñac para seguir la fiesta. Allí, “entre una gran concurrencia”, según recoge el informe del juez instructor de la causa, estaba el joven de 19 años que esa misma noche se convertiría en víctima.“En un ambiente de armonía y contento, se estuvo bebiendo y cantando en un principio”, prosigue el relato judicial de los hechos. Pero súbitamente se activó el mecanismo de la tragedia.


Alguien lanzó un ‘viva España’. Según los testimonios recogidos en la causa, el joven aprendiz de herrero habría respondido algo así como “viva y viva Rusia también”. El grupo se lo tomó como la peor afrenta. El dueño del bar, para evitar problemas, pidió a dos clientes que se llevaran al chico a su casa.


Los falangistas y sus acompañantes no lo olvidaron. Según relata el informe del instructor, uno de los integrantes del grupo, pedáneo de su pueblo, “propuso entonces ir por él para matarlo”. Otros, liderados por un jefe de Falange, defendían “que se le diera una paliza simplemente”.


En principio, pareció imponerse esta segunda opción. Fueron a su casa, le golpearon y le dejaron tendido en la cama. Pero el pedáneo no se quedó conforme. Insistió en que “aquel castigo no era suficiente”, recoge el documento judicial. El falangista siguió rechazándolo y propuso que lo llevaran al cuartel de Ponferrada. Su compañero “pareció aceptar”. Subieron a buscarlo, lo metieron en una camioneta y el grupo tomó rumbo a Ponferrada.


Al llegar a la plaza de Lazúrtegui, el conductor, que iba acompañado por el pedáneo en la cabina, tomó rumbo a Toreno en lugar de dirigirse al cuartel. El falangista trató de disuadirlo a través de otro de sus compañeros, pero el pedáneo insistió en que seguían adelante bajo su responsabilidad.


La camioneta se detuvo apenas rebasado el kilómetro cinco de la carretera, en San Andrés de Montejos. Allí bajaron al joven y el pedáneo ordenó a uno de sus acompañantes, un chaval también de 19 años, “que lo matase con su revólver”, según relata el informe del instructor. El chico se resistió en un principio, pero acabó accediendo.

 
Tal y como da por probado el juez, el pedáneo sujetó al aprendiz de herrero y su joven acompañante, que admitió los hechos en su declaración, “le hizo tres disparos en la cabeza”. Según la autopsia, cuyo informe se incluye en la causa 182/36, acertó con dos. Uno era mortal de necesidad. Después, la camioneta arrancó y regresaron a sus casas.
Con el alba apareció el cuerpo. 



Vecinos de San Andrés lo enterraron en el mismo lugar en el que cayó muerto. En el transcurso de la investigación, el juez decretó que fuera desenterrado y posteriormente sepultado en el cementerio del pueblo, un antecedente ‘sui generis’ de las exhumaciones que ahora se están realizando.

El consejo de guerra

El último acto redondea el drama. Después de las investigaciones, el 18 de diciembre se celebra en Ponferrada un consejo de guerra para juzgar al pedáneo y al joven que, según su propio testimonio, disparó. Se les acusa de un delito de rebelión militar. La sentencia da por probados los hechos, pero su interpretación refleja los códigos que regían aquel momento terrible.

El tribunal, constituido por militares, califica a los acusados como “personas de un gran sentimiento patriótico y acendrado amor a España”. En cambio, de la víctima dice que “a más de sus malísimos antecedentes, era un destacado marxista, opuesto al glorioso movimiento Nacional español”.


La sentencia considera probado que el pedáneo “ propuso la necesidad de eliminar a este sujeto, por su antiespañolismo”. Tras ir a buscarlo, prosigue el particular relato del tribunal, “le invitaron a salir de su casa a lo que accedió”.


En el kilómetro cinco de la carretera a Toreno, siempre según la sentencia, el joven acusado le dio “tres disparos”, mientras el otro “le sujetaba”. Algo que, añade el tribunal, “verificaron en atención a las actuales circunstancias por las que atraviesa España y por la provocación evidentemente patentizada en autos de que fueron objeto los procesados y principalmente por la ofensa a la Patria verificada por el interfecto”. 



La víctima, continúa el relato judicial, “además, de sus malos antecedentes era persona de sentimientos antipatrióticos y de gran peligrosidad social”.

La sentencia asume que “los hechos relatados son constitutivos en cuanto a la material ejecución de los mismos, de un delito de rebelión militar”. Pero asegura que a los acusados les exime que “esta situación de necesidad fue provocada intencionadamente” por el joven, “que no solamente injurió a España, sino que por su deseo y manifestación hecha hubiera querido someterla a las hordas marxistas”. 



Con este argumento, el tribunal concluye que “es de estimar que el mal causado es menor que el que se proponía el agredido”.
 
En definitiva, “debemos absolver y absolvemos a los procesados”. 



Así acabó el intento de un padre de buscar justicia en un momento en el que esta perdía también su propia guerra. Al menos, su gesto valiente ha permitido rescatar el testimonio de un drama que se repitió con terrible frecuencia en aquellos tiempos crueles. 




Imagen de la primera exhumación de la ARMH, en Priaranza. El joven asesinado en San Andrés también fue desenterrado dentro del proceso judicial. GAZTELU




Javier Santiago / Ponferrada
LA CRONICA DE LEON 



MEMORIA HISTÓRICA / Investigación

La causa 182/36: Historia de un ‘paseo’

Un proceso judicial recuperado por la ARMH permite reconstruir un episodio dramático de la guerra
Leer más...

Gonzalo Jiménez de Quesada


Gonzalo Jiménez de Quesada
Gonzalo Jimenez de Quesada.jpg
Gonzalo Jiménez de Quesada, autor desconocido,Museo Nacional de Colombia.
Nacimiento1509
Bandera de España España
Fallecimiento16 de febrero de 1579
Mariquita (Tolima),Bandera de Colombia Colombia
NacionalidadBandera de España España
OcupaciónAbogadoexplorador yconquistador
ObrasConquista de Nueva Granada, actual Bandera de Colombia Colombia

Gonzalo Jiménez de Quesada y Rivera (España 1509– Colombia, 16 de febrero de 1579) fue un explorador y conquistador españoldel territorio colombiano entre 1536 y 1572. Comandó la expedición de la conquista de la Nueva Granada (actual Colombia) y fundó entre otras la ciudad de Santafé de Bogotá, la actual capital de Colombia, en 1539. La última expedición la realizo entre 1569 y 1572 en busca de El Dorado, la cual culminó en forma desastrosa.

Contenido

 [ocultar]

[editar]Años en España

No existe consenso sobre el sitio y año exacto de su nacimiento, si bien alguno de los cronistas lo sitúa en Córdoba o Granada en 1539, sitio al cual había llegado su padre para ejercer la abogacía.1
Fue el mayor de seis hermanos, y, pasada la adolescencia estudia en la Universidad de Salamanca la licenciatura de derecho, y regresa a Granada, ya abogado, alrededor de 1533, según algunos documentos que lo acreditan como Gonzalo Jiménez «el mozo» para diferenciarlo de su padre. Se sabe también que ejerció como abogado en la Real Audiencia de Granada hasta el momento de enrolarse y viajar a América, en 1535.

[editar]Expedición en Colombia

A mediados de 1535, Gonzalo Jimenéz de Quesada se embarco hacia Colombia con la expedición de Pedro Fernández de Lugo y su hijo Alonso Luis de Lugo, quienes habían contratado con la Corona española la gobernación de Santa Marta. Viajó con el cargo de teniente de gobernador para administrar justicia, nombrado en noviembre 10 de 1535. Tres meses después de su llegada al puerto en 1536, organizó una excursión hacia el interior del territorio siguiendo el curso del río Magdalena, con la intención de alcanzar el Perú. En las instrucciones de la expedición que debía emprender Jiménez de Quesada quedó estipulado que el contingente, en su ruta hacia el Perú, debía procurar la paz con los indígenas que hallase en el transcurso y la obligación de pedirles oro para financiar la conquista. Si los aborígenes se negaban a pactar la paz y a colaborar con los españoles, el capitán general podría emprender contra ellos una guerra a sangre y fuego, que permitía apropiarse de los bienes de los enemigos y subyugarlos.Esta expedición estaba comandada por Quesada, junto con Hernán Pérez de Quesada (su hermano) Juan de San MartínJuan del Junco (como segundo al mando), Martín Galeano (Capitán de infantería) y Lázaro Fonte.

[editar]Travesía hasta el Magdalena medio

La expedición salió el 5 de abril de 1536. Con un grupo de 670 hombres por tierra y otro grupo, por agua remontando el Magdalena; Jiménez de Quesada se encargó del que iba por tierra, rodeó entonces la Sierra Nevada de Santa Marta y llegó a Valledupar, pasó luego a ChiriguanáTamalameque y Sompallón. Después de un período de no percibir mayores recolecciones de oro, el ejército, ya bastante mermado, continuó su ruta por el Magdalena a San Pablo, Barranca y Cuatro Brazos o La Tora (actual Barrancabermeja). De la flota de soporte compuesta por 6 naves que salió de Santa Marta con 800 hombres, solo dos de ellas llegaron a Tamalameque, motivo por el cual regresaron a Santa Marta con muchos de los hombres de Quesada.

[editar]Conquista del altiplano Cundiboyacence

Reconstrucción del Templo del Sol en el Museo Arqueológico.
A medida que se adentraba en el nuevo territorio, Quesada se enteró que existía un activo comercio de sal entre los indígenas habitantes de las inhóspitas sabanas y los habitantes de la cordillera, donde, según los aborígenes, existía una «laguna de sal», lo cual llamó la atención de los expedicionarios, que decidieron desviarse de la ruta al Perú para buscarla. Desde el Tora Quesada y sus hombres ascendieron por elrío Opón hasta la cordillera Oriental colombiana, a donde arribaron por Chipatá a la actual provincia de Vélez, en Santander. Pasaron luego por las Lagunas de Fúquene y Suesca, hallaron las poblaciones muiscas de Nemocón y Zipaquirá. En este momento sólo 166 personas habían sobrevivido al viaje. Desde allí entraron a la tierras del Zipa uno de los reyes muiscas, en la actual Sabana de Bogotá, fundando la ciudad de Santa Fe de Bogotá, el 6 de agosto de 1538. También atacaron al Zaque, rey muisca de Hunza, hoy Tunja, e incendiaron el templo del Sol, el más grande de la religión chibcha en el poblado de Suamox o Sugamuxi, al que llamaron Sogamoso.

[editar]Fundación de Bogotá

Quesada fundó Bogotá con 12 casas hechas en paja y con una iglesia, en donde Fray Domingo de las Casas el día 6 de agosto de 1538 celebró la primera misa de Santa Fe de Bogotá, fecha tomada como la de la fundación. Quesada y sus hombres permanecieron en la región hasta la llegada en 1539 de las expediciones de Sebastián de Belalcázar que venía desde Ecuador y de Nicolás de Federmán que venía desde Venezuela. Los tres jefes expedicionarios acordaron enviar sus pretensiones territoriales al arbitraje de la corona. Jiménez de Quesada llamó a las tierras conquistadas Nuevo Reino de Granada, en honor a la ciudad de Granada, en España. Desde Cartagena ellos navegaron hasta España, donde Quesada presentó su requerimiento de ser gobernador, sin obtener éxito mientras la gobernación de Popayán fue otorgada a Belalcázar. Quesada regresaría en 1549 con el título honorífico de Gobernador de El Dorado.

[editar]Resultado económico de la expedición

Los resultados de la expedición en términos económicos fueron exitosos, contrastando con las pérdidas humanas, pues sólo contaba con 178 hombres al final de la expedición; en sólo la provincia de Tunja se recogieron 182,536 pesos de oro puro, 29,806 pesos de oro de menor calidad y 836 esmeraldas. Se procedió entonces a repartir el tesoro obtenido, el 6 de junio de 1538, entre los 178 sobrevivientes que formaban el ejército comandado por Jiménez de Quesada. Luego de hacer los pagos de deudas: salario al cirujano, costo de medicinas, plomo, hilo para ballestas, arcabuces, hachas, azadones, clavos, etc., las donaciones a las iglesias de Santa Marta, el pago de misas por los difuntos y la obligatoria erogación del quinto real, se dividió un total de 148,000 pesos de oro puro, 16,964 pesos de oro de menor calidad y 1455 esmeraldas.

[editar]En busca de ""El Dorado""

Balsa Muisca evidencia de las ceremonias sagradas que dieron origen a la leyenda de El Dorado.
Con la idea de llegar a las legendarias y míticas tierras de El Dorado, en 1568, a la edad de 60 años, Jiménez de Quesada recibió una comisión para conquistar Los Llanos al oriente de los Andes Colombianos. Partió de Santa Fe de Bogotá en abril de 1569 con 400 españoles, 1500 nativos, 1100 caballos y 8 sacerdotes. Primero descendió a Mesetas en el alto río Guejar. Allí la mayor parte del ganado fue destruido por la quema de la pradera. La expedición se movilizó a San Juan de los Llanos, donde el guía Pedro Soleto definió que el curso a seguir sería el suroriente y dicha dirección se mantuvo durante dos años. Aproximadamente después de un año algunos hombres regresaron con Juan Maldonado, y finalmente la expedición volvió a San Juan después de seis meses con pocos sobrevivientes. Eventualmente llegaría a (San Fernando de) Atabapo en la confluencia entre el Guaviare y el Orinoco (en diciembre de 1571), pero no pudo avanzar ya que para esto se requería la construcción de barcos. Por lo tanto debió regresar derrotado a Santa Fe en diciembre de 1572con tan sólo 64 españoles, 4 nativos, 18 caballos y dos sacerdotes. La expedición fue uno de los más caros desastres registrados y luego de un breve período de servicio en el comando de la frontera Quesada se retiró a Huesca con lo que pudo salvar de su fortuna.

[editar]Muerte

Murió de lepra en Mariquita el 16 de febrero de 1579, y sus restos se encuentran en la Catedral Primada de Bogotá.

[editar]Obras

  • Apuntamientos y anotaciones sobre la historia de Paulo Jovio (Antijovio), 1567.
  • Memoria de los descubridores, que entraron conmigo a descubrir y conquistar este Nuevo Reino de Granada1576.

[editar]Obras sobre Gonzalo Jiménez de Quesada

  • Campeonísimo (literatura infantil)2

[editar]Véase también

[editar]Bibliografía

  • Friede, Juan. Gonzalo Jiménez de Quesada a través de documentos históricos. Bogotá, Academia Colombiana de Historia, 1960.
  • Friede, Juan. El adelantado don Gonzalo Jiménez de Quesada, 2 Vols. Bogotá, Carlos Valencia editores, 1979.
  • JIMÉNEZ DE QUESADA, GONZALO. El Antijovio. Estudio preliminar, Manuel Ballesteros Gaibrois. Bogotá, Instituto Caro y Cuervo, 1952.

[editar]Referencias

  1.  Biblioteca Luis Ángel Arango- Bogotá Colombia. «Biografía de Gonzalo Jiménez de Quesada». Consultado el 22 de junio de 2010.
  2.  Carmen Ortega Campeonísimo Editorial Panamericana ISBN: 9583009784
********************************

Enlace en wikipedia de donde copie el articulo

Gonzalo Jiménez de Quesada - Wikipedia, la enciclopedia libre

Gonzalo Jiménez de Quesada y Rivera (España 1509– Colombia, 16 de febrero de 1579) fue un explorador y conquistador español del territorio colombiano entre ...
es.wikipedia.org/.../Gonzalo_Jiménez_de_Quesada - En caché - Similares

Leer más...