PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

Se ha producido un error en este gadget.

PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

X FECHAS


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

x orden alfabetico

enlaces


*

PULSAR 1 de arriba para cerrar pestaña


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

+ vistas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

VARIOS


Contador Gratis
relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online
PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

20/2/11

Rudyard Kipling

(Bombay, 1865 - Londres, 1936) Narrador y poeta inglés, controvertido por sus ideas imperialistas y uno de los más grandes cuentistas de la lengua inglesa. Pertenecía a una familia de origen inglés (su padre, John Lockwood Kipling, era pintor y superintendente del Museo de Lahore), y pasó en la India los primeros tiempos de su infancia.

 A los seis años fue enviado a Inglaterra, donde estudió en el United Services College de Westward Ho, en Devonshire, ambiente que luego describió en la novela Stalky C.


Rudyard Kipling
Vuelto en 1882 a la India, se dedicó al periodismo en calidad de subdirector de The Lahore Civil and Military Gazette y, después, entre 1887 y 1889, de The Pioneer. A los veintiún años publicó su primer libro,Departmental Ditties (1866), colección de versos de circunstancias, y a los veintidós el primer volumen de narraciones, Cuentos simples de las colinas (1887), al que siguieron, en 1888-89, otros seis: Tres soldados,Bajo los cedros deodarasEl rickshaw fantasmaLa historia de los GadsbyEn blanco y negro y El pequeño Guillermo Winkie.

En tales relatos, situados en el ambiente de la vida india según podía entenderla un inglés y escritos en un lenguaje directo y vigoroso que recuerda la jerga militar, Kipling reveló un agudo espíritu de observación, capacidad inventiva y una habilidad especial en la descripción de tipos característicos de oficiales y muchachos inspirados en la realidad inmediata. 

El estilo rápido y escueto, el tono rudo y frecuentemente cínico, y el crudo realismo que pronuncia los de St. Crane y Hemingway ofrecen un sabor de experiencia vivida, con matices de anécdota narrada bajo las tiendas de un campamento de soldados en el curso de las prolongadas velas nocturnas.

Luego de un largo viaje por el Japón y los Estados Unidos, que relató en una serie de cartas (Letters of marque) publicadas en The Pioneer y más tarde en los dos volúmenes de De mar a mar (1889), escribió otra serie de narraciones indias para The Macmillan's Magazine, reunido luego en Peripecias de la vida(1891). 

En Inglaterra publicó también una colección de baladas, Canciones de cuartel (1892), que, junto con los versos siguientes de Siete mares (1896) y deLas cinco naciones (1903), inspirados en las épicas empresas de la estirpe anglosajona y en sus fieles centinelas esparcidos por todos los lugares de la Tierra, su poderío industrial y colonial y sus glorias marineras, hizo de Kipling el poeta del triunfante imperialismo británico de la época victoriana.

Luego de haber intentado sin demasiado éxito la novela en La luz que se apaga (1891), realizó otros largos viajes a Estados Unidos, Australia y Sudáfrica. En 1892 contrajo matrimonio con Caroline Starr Balestier, de Nueva York, y se estableció con ella en Battleboro, en Vermont, donde vivió cuatro años y compuso varias obras que revelan el influjo americano, singularmente el de J. London, en la exaltación de la vida primitiva y del retorno a la naturaleza: Invenciones varias (1893), El libro de la jungla (1894), El segundo libro de la jungla (1895) yCapitanes intrépidos (1897).

En El libro de la jungla y su continuación presenta un mítico mundo animal, regulado por las férreas leyes de la fuerza, donde Mowgli, el cachorro humano, es acogido fraternalmente y encuentra de nuevo las huellas de una afinidad y una simpatía atávicas; se trata de la primera obra maestra de cuantas escribiera Kipling para muchachos. A ella siguieron más tarde Precisamente así. Historias para niños(1902) y las delicadas leyendas, llenas de "humour" y lirismo sutil, reunidas en Puck (1906) y Recompensas y hadas (1910).

Vuelto a Inglaterra en 1896 tras una disputa con su cuñado, establecióse definitivamente en una localidad de Surrey, donde permaneció -excepto en el curso de un viaje a América y de otro realizado a Sudáfrica durante la guerra anglo-boer- hasta su muerte. En 1907 obtuvo el Premio Nobel y en 1926 la medalla de oro de la Royal Society of Literature.


Sus últimas obras son colecciones de relatos y de textos diversos escritos con ocasión de la primera Guerra Mundial. Las más importantes son Debits and Credit (1926) y Limite and Renewals (1932). La obra maestra de Kipling es Kim (1901), en la que a través del hilo conductor de las aventuras de un muchacho ofrece un cuadro clásico de los aspectos más pintorescos de la India. 

Así como la producción poética de nuestro autor ha perdido gran parte de su interés debido a su carácter excesivamente declamatorio y circunstancial, en sus textos narrativos, en cambio, se da todavía, como dice Henry James, "la magia irresistible de los soles tórridos, de los imperios sometidos, de las religiones salvajes y de las guarniciones inquietas".


Rudyard Kipling - Wikipedia, la enciclopedia libre

 - 06:42
Joseph Rudyard Kipling (Bombay, 30 de diciembre de 1865 – Londres, 18 de enero de 1936) fue un escritor y poeta británico nacido en la India. ...
es.wikipedia.org/wiki/Rudyard_Kipling - En caché - Similares
Leer más...

11/2/11

LA COCINA DE LEONARDO










Leonardo Da Vinci (1452-1519), el gran genio artístico del Renacimiento, fracasó en lo que se cree que siempre fue una de sus grandes pasiones: la cocina.

Su afición por la cocina puede que le viniera de su padrastro Piero de Vaca que era repostero. Se adelantó a su tiempo creando nuevas recetas y proyectando diversos tipos de ingenios mecánicos. Desde muy joven para completar los pocos ingresos que le procuraban los encargos de Verrocchio trabajó sirviendo comidas en la taberna " Los tres caracoles" junto al Ponte Vecchio de Florencia, de la que dirigirá la cocina en 1473 tras la muerte por envenenamiento de todos sus cocineros. Las grandes innovaciones que introduce en la cocina no son comprendidas por sus clientes habituales lo que le obliga a dejar el cargo para salvar la vida.

Con su amigo el pintor Sandro Boticcelli,  inauguró más tarde, tras el incendio de los Tres Caracoles en 1478, en el mismo lugar y con el nombre de " La Enseña de las Tres Ranas de Sandro y Leonardo" otra taberna pero sin mayor éxito al negarse el mundo elegante de Florencia a las nuevas innovaciones culinarias. Deprimido por su fracaso abandona Florencia  y se dirige a  Milán donde es  nombrado  jefe de maestros de festejos y banquetes de Ludovico el Moro, señor todopoderoso de Milán. 

Allí, empezaron a hacerse famosas sus recetas e inventos para la cocina y empieza a escribir las anotaciones que forman el Codex Romanoff. Como gran observador de las  conductas indecorosas que un invitado  no debe cultivar en la mesa y basándose en sus observaciones de aquellos que frecuentaron la mesa de sus señores, fue el responsable de una exhaustiva y prohibitiva lista. Inventor de la servilleta, pocos conocen que fue un ferviente vegetariano.

  


La información que aparece en los diferentes textos de cocina contemporánea referida a la cocina de Leonardo da Vinci hay que tomarla con cierta reserva. No se tienen documentos del propio Leonardo que hagan referencia a ella. La fuente de información procede de el llamado Codex Romanoff
Leonardo Da Vinci   trabajaba por la noche sirviendo comidas en la famosa taberna de «Los Tres Caracoles», en Florencia. En la primavera de 1473, tras la misteriosa muerte por envenenamiento de todos los cocineros, Leonardo asumió la jefatura de la cocina.
 La genialidad de Leonardo la aplicó tambien a la cocina y le llevó a transformar el plato principal, elaborado a base de polenta y las fuentes de enormes trozos de carnes. Su propuesta consistió en diminutas porciones de manjares exquisitos. Su cocina no fue del gusto de la época.

Un tiempo después, en 1478, con su amigo Botticcelli abrió un establecimiento llamado «La Enseña de las Tres Ranas de Sandro y Leonardo» y resultó un nuevo fracaso

En 1482 trabajó como jefe de festejos y banquetes para Ludovico Sforza, «El Moro», gobernador de Milán. De nuevo fracasó en su hacer culinario, aunque hay que reconocerle el exito que tuvo cuando organizó la conmemoración de la boda del sobrino de Ludovico, el duque Gian Galeazzo, con Isabel de Aragón, nieta del rey de Nápoles. Para este acontecimiento, Leonardo transformó el enorme patio del palacio en una selva del país de las hadas, con servidores disfrazados de bestias salvajes.

Un fracaso rotundo fue la preparación de la boda de Ludovico con Beatrice D’Este. Proyectó celebrar toda la fiesta en el interior de una tarta gigante, construida en el patio del palacio con masa para pasteles. Todas las ratas y aves de la ciudad acudieron atraídas por el dulce manjar y el banquete de bodas tuvo que celebrarse en otro lugar. Ludovico descubrió la gran valía de Leonardo como artista y fue relevado de la cocina

La mansión en la que Leonardo pasó sus últimos días.

Leonardo nunca cejó en su empeño por la cocina, su gran pasión incomprendida. Prueba de ello es que los últimos tres años de su vida, hasta su muerte en 1519, los pasó entregado a este arte, en Clos-Luce, a orillas del Loira, protegido por Francisco I.





Entre sus recetas, la más increíble fue la que creó para luego pintar La última cena: criadillas de cordero a la crema, ancas de ranas a la verdura, puré de nabos con rodajas de anguila. Dicen los libros de la época que la cocina de Leonardo era suave, riquísima en sabor y extrañamente demasiado cruda: decía el genio que no había que cocinar en exceso las verduras para que no perdieran sus colores exultantes y naturales. Ni cocinando podía olvidar su espíritu de artista pintor.
Cuando murió en 1519 tenía 67 años. Fue entonces que se encontró en un baúl abandonado su cuaderno de recetas, un verdadero tratado de gastronomía. Como no podía ser de otra manera, sus consejos sobre cómo cocinar carnes y vegetales están saturados de comentarios. “Me siento triste -escribió en una oportunidad- porque durante todo el día he estado examinando los platos de polenta... ¡y qué aburrida resulta la pobre en su apariencia!”
Con polentaRisotto con le quaglieRecetas sencillas

Chirivías
En otras ocasiones se divertía con advertencias como ésta: “Si hay un asesinato planeado para la comida..., entonces es mejor que el asesino se siente a la derecha de aquel al que piensa matar, no vaya a ser que altere la conversación del resto de los comensales...”.

Volver a principal
SUS PLATOS FAVORITOS DE POLENTA
Polenta: Producto que se hacia con trigo molido secado al sol y mezclado con agua al que se le podía añadir todo tipo de condimetos
Polenta fría con huevos duros y sardinas (debe calentarse la polenta momentos antes de servirla, derramando un poco de aceite sobre su superficie antes de disponer los huevos y sardinas)Polenta con ciruelas pasas (en ocasiones se puede añadir un poco de canela)Polenta con arenques y anillos de cebolla cruda (los arenques descabezados y hervidos previamente en una cacerola)
Polenta negra con mantequilla de anchoas (utilizar partes iguales de vino tinto y agua al mezclar la polenta y repartir la mantequilla en ella con mucha libertad)Polenta fría con huevos duros y sardinas (debe calentarse la polenta momentos antes de servirla, derramando un poco de aceite sobre su superficie antes de disponer los huevos y sardinas)





Estas son, en realidad, zanahorias blancas y dulces que pueden hervirse (junto a la lechuga u otras verduras) y luego aderezarse con sal, vinagre y cilantro (y de esta forma se cree que poseen grandes virtudes afrodisiacas); o, si no, pueden freírse en aceite una vez que hayáis raspado su piel (después de haberlas hervido) y después de rociarlas con harina fina (y de esta forma se consideran eficaces contra la pleuresía y la hidropesía; mas debéis cuidaros de no usar nunca chirivías viejas, pues sus raíces tienen la propiedad de provocar vértigo y caídas).
En Puglia, el zumo de chirivías mezclado con un poco de lúpulo machacado se toma como un vino, pero se dice que provoca delirios con frecuencia.También acostumbran a cocinar las chirivías, de manera que las hierven antes de tirarlas y luego añaden la segunda tanda de chirivías peladas en el mismo agua y las hierven en ella. 
 
Del libro:
Notas de cocina de Leonardo da Vinci
Compilación y edición de Shelag y Jonathan Routh
Madrid,Ediciones Temas de Hoy,1993.
Coleccion Bolsitemas

Risotto con le quaglie
Occorrono:
400 gr. di riso da risotto,
2 quaglie a testa,
1 cipolla e 100 gr. di pancetta,
1 bicchiere di vino bianco,
1/2 di olio,
qualche foglia di salvia,
brodo (per "tirare" a cottura il risotto),
sale e pepe.








Preparate un battuto fine con cipolla e pancetta; passatelo in tegame con olio, arrosolateci le quaglie già pronte per la cottura (spennate, sventrate, fiammeggiate e ben lavate). Lasciate ben dorare da ogni lato tirando a cottura con il vino e insaporendo. A cottura ultimata toglietele dal tegame e tenetele da parte. Nel medesimo tegame iniziate a tirare a cottura il risotto aiutate dal brodo, che aggiungerete man mano che il riso si prosciuga; insaporite e a cottura ultimata versate sul piatto di portata e guarnite con le quagliette.


Sencillas recetas de Leonardo da Vinci
Las sencillas recetSseeas de Leonardo
Leonardo, como el resto de los autores de gastronomía de su tiempo, rara vez definía las cantidades. Siempre se trataba de «algunos», de «un poco» o de «medio puñado». Quizá era porque los pesos y medidas variaban de forma drástica de una ciudad italiana a otra. Estas son algunas de sus recetas:
Seis brotes de col hervidos y, en medio de ellos, un montón de huevas de esturión con nata.Una cebolla hervida de tamaño mediano sobre una rodaja de buen queso de búfala y coronada por una aceituna negra dividida en cuartos.
Una ciruela, machacada y dividida en cuartos, y dispuesta sobre una fina loncha de carne de vaca cruda y secada al sol durante tres meses. Junto a ella, una ramita de manzano en flor.Un huevo de gallina, cocido, despojado de su cáscara y con la yema sacada con una cuchara y mezclada con piñones sazonados con pimienta antes de tornar a ponerla en su lugar.
El hígado de una ternera, finamente machado y con una ligera sazón de salvia y mostaza. Esto debe acompañarse con pan o polenta de corteza crujiente.Pequeños camarones y caballitos de mar ligeramente hervidos y luego pelados y servidos cubiertos de nata.
Un plato de espinacas hervidas solamente, luego troceadas, y sobre ellas poner un huevo ligeramente escalfado fuera de su cáscara, y alrededor de todo ello más huevos rotos con queso de búfala.Tres rodajas de zanahoria cruda talladas en forma de caballitos de mar y una pizca de salsa de anchoas junto a ellas.
Un plato de huesos de la costilla de un cordero, cada uno con un poco de carne en el extremo, ligeramente asados y con una caperuza de papel que se pondrá en el otro extremo, una vez enfriados. Sobre ellos, unas cuantas hojas de menta.Una gallina hervida rellena de uvas, con zanahorias, y una cebolla hirviendo junto a ella; y cuando esté hervida, cogeréis sólo la pechuga y la serviréis con gran cuidado acompañada de trozos de nabo fritos y guisantes.
as sencillas recetas de

DE LAS CONDUCTAS INDECOROSAS 
EN LA MESA DE MI SEÑOR
Leonardo da Vinci, al observar las conductas de los asistentes a los festejos y banquetes de sus señores creó una lista de prohibiciones para mejorar las formas en la mesa.
· Ningún invitado ha de sentarse sobre la mesa, ni de espaldas a la mesa, ni sobre el regazo de cualquier otro invitado.
· Tampoco ha de poner la pierna sobre la mesa.
· Tampoco ha de sentarse bajo la mesa en ningún momento.
· No debe poner la cabeza sobre el plato para comer.
· No ha de tomar comida del plato de su vecino de mesa a menos que antes haya pedido su consentimiento.
· No ha de poner trozos de su propia comida de aspecto desagradable o a medio masticar sobre el plato de sus vecinos sin antes preguntárselo.
· No ha de enjugar su cuchillo en las vestiduras de su vecino de mesa.
· Ni utilizar su cuchillo para hacer dibujos sobre la mesa.
· No ha de limpiar su armadura en la mesa.
· No ha de tomar la comida de la mesa y ponerlo en su bolso o faltriquera para comerla más tarde.
· No ha de morder la fruta de la fuente de frutas y después retornar la fruta mordida a esa mismo fuente.
· No ha de escupir frente a él.
· Ni tampoco de lado.
· No ha de pellizcar ni golpear a su vecino de mesa.
· No ha de hacer ruidos de bufidos ni se permitirá dar codazos.
· No ha de poner los ojos en blanco ni poner caras horribles.
· No ha de poner el dedo en la nariz o en la oreja mientras está conversando.
· No ha de hacer figuras modeladas, ni prender fuegos, ni adiestrarse en hacer nudos en la mesa (a menos que mi señor así se lo pida).
· No ha de dejar sueltas sus aves en la mesa.
· Ni tampoco serpientes ni escarabajos.
· No ha de tocar el laúd o cualquier otro instrumento que pueda ir en perjuicio de su vecino de mesa (a menos que mi señor así se lo requiera).
· No ha de cantar, ni hacer discursos, ni vociferar improperios ni tampoco proponer acertijos obscenos si está sentado junto a una dama.
· No ha de conspirar en la mesa (a menos que lo haga con mi señor).
· No ha de hacer insinuaciones impúdicas a los pajes de mi señor ni juguetear con sus cuerpos.
· Tampoco ha de prender fuego a su compañero mientras permanezca en la mesa.
· No ha de golpear a los sirvientes (a menos que sea en defensa propia).
· Y si ha de vomitar, entonces debe abandonar la mesa.



 
Parece ser que Leonardo proyectó diversos ingenios mecánicos para agilizar el trabajo en la cocina y mejorar la limpieza. Entre ellos estaría: asador automáticos, cortadora de berros, extractor de humos, picadora de carne, extintores de incendios, olla exprés.. Aunque la pasta, uno de los platos típicos de la cocina italiana, la inventaran los chinos, a Leonardo puede atribuìrsele el invento de una máquina que hacia la pasta en forma de cuerda. Para poder comerlos ideó el tenedor de tres pinchos.

Sacacorchos
Molinillo
Asador




Especial mención se merece el invento de la servilleta que, según unos autores, la creó para evitar que los comensales no se limpiaran en las pieles de los conejos vivos que permanecían  atados a las patas de sus sillas, y según otros, para que no se limpiaran en el mantel. 

De una alternativa a los manteles sucios

Extraído del libro "Notas de cocina de Leonardo Da Vinci", compilación hecha por Shelagh y Jonathan Routh
Al inspeccionar los manteles de mi señor Ludovico, luego que los comensales han abandonado la sala de banquetes, hállome contemplando una escena de tan completo desorden y depravación, más parecida a los despojos de un campo de batalla que a ninguna otra cosa, que ahora considero prioritario, antes de pintar cualquier caballo o retablo, la de dar con una alternativa.
Ya he dado con una. He ideado que a cada comensal se le dé su propio paño que, después de ensuciado por sus manos y su cuchillo, podrá plegar para de esta manera no profanar la apariencia de la mesa con su suciedad. ¿Pero cómo habré de llamar a estos paños? ¿Y cómo habré de presentarlos?


Leonardo no vuelve a mencionar expresamente su propuesta de una servilleta, pero Pietro Alemanni, el embajador florentino en Milán, se refiere a ella en uno de sus informes, con fecha de julio de 1491, a la Signoria de Florencia: "Como Sus Señorías me han solicitado que les ofrezca más detalles de la carrera del maestro Leonardo en la corte del señor Ludovico, así lo hago. 


Últimamente ha descuidado sus esculturas y geometría y se ha dedicado a los problemas del mantel del señor Ludovico, cuya suciedad -según me ha confiado- le aflige grandemente. Y en la víspera de hoy presentó en la mesa su solución a ello, que consistía en un paño individual dispuesto sobre la mesa frente a cada invitado destinado a ser manchado, en sustitución del mantel. Pero con gran inquietud del maestro Leonardo, nadie sabía cómo utilizarlo o qué hacer con él. Algunos se dispusieron a sentarse sobre él. Otros se sirvieron de él para sonarse las narices. Otros se lo arrojaban como por juego. Otros, aún envolvían en él las viandas que ocultaban en sus bolsillos y faltriqueras. Y cuando hubo acabado la comida, y el mantel principal quedó ensuciado como en ocasiones anteriores, el maestro Leonardo me confió su desesperanza de que su invención lograra establecerse.


Y además, en esta misma semana, el maestro Leonardo ha sufrido otro contratiempo en la mesa. Había ideado para un banquete un plato de ensalada, con la intención de que el gran cuenco fuera pasado de una persona a otra, y que cada uno tomara una pequeña cantidad de éste. En el centro había huevos de codorniz con huevas de esturión y cebolletas de Mantua, cuyo conjunto estaba dispuesto sobre hojas de lechuga de aspecto suculento provenientes de Bolonia y también rodeado por ellas. 


Pero cuando el sirviente lo presentó ante el invitado de honor del señor Ludovico, el cardenal Albufiero de Ferrara, éste agarró todo el centro con los dedos de ambas manos y con la mayor diligencia se comió todos los huevos, todas las huevas, todas las cebolletas; luego tomó las hojas de lechuga para enjugar su cara de salpicadura, y volviólas a colocar, así deslustradas, en el cuenco; el cual, al no ocurrírsele otra cosa al sirviente, se ofreció luego a mi señora d’Este. El maestro Leonardo permanecía junto a él grandemente agitado por lo ocurrido y se me ocurre que su cuenco de ensalada no se presentará en la mesa en muchas más ocasiones".

Plegado de las servilletas

LEONARDO VEGETARIANO

Podemos decir que Leonardo era vegetariano basándonos en las citas de los siguientes textos:
....la poca o ninguna importancia que los biógrafos otorgan a los hábitos alimenticios de las personas sobre quienes escriben. Así por ejemplo Colin Spencer protesta en su libro La Fiesta de los Herejes de que entre las 60 biografías sobre Leonardo Da Vinci sólo dos de sus biógrafos mencionan que era vegetariano. - Profesor Luis Vallejo Rodríguez, España
Leonardo Da Vinci, el gran artista, ingeniero y creador de la Mona Lisa, era un vegetariano tan ferviente que compraba aves enjauladas a los vendedores de aves y las liberaba. - de una reseña del Profesor Rynn Berry, 'Vegetarianos famosos'

He, desde una edad temprana, rechazado el uso de la carne, y llegará el día en que hombres como yo, verán el asesinato de animales como ahora ven el asesinato de hombres.- de las Notas de Da Vinci.

Verdaderamente el hombre es el rey de las bestias, pues su brutalidad sobrepasa la de aquellos. Vivimos por la muerte de otros: ¡Todos somos cementerios!- Merijkowsky, Romance de Leonardo Da Vinci.
Nada quedará,
Nada en el aire, nada bajo la tierra, nada en las aguas.
Todo será exterminado.
- De las Notas de Da Vinci.

Leer más...

6/2/11

Archienemigos de Roma. Zenobia de Palmira





Nuestra archienemiga de hoy es una mujer poco conocida, pero una auténtica heroína de la Antigüedad, la legendaria reina Zenobia de Palmira, mujer culta de fuerte temperamento y visión de estado que fue capaz de cubrir el vacío de poder en Oriente Medio durante la convulsa segunda mitad del siglo III. No es posible hablar de Zenobia sin hablar de su amada patria, Palmira (hoy cerca de Tadmor, Siria), por aquellos tiempos una de las ciudades más ricas y esplendorosas del Oriente romano.

 “La ciudad de los árboles de dátil”, traducido del arameo, estaba situada en el Oasis de Afqa y era paso obligado para las rutas de caravanas que unían Persia con las ciudades del oriente helenístico. Esa posición privilegiada hizo que las tribus nabateas que la habitaban prosperasen con el comercio, sirviendo de bisagra entre las dos grandes potencias de la época. Llegó a contar con 200.000 habitantes, una cifra espectacular para aquellos tiempos (en el 260 Emérita Augusta no contaba con más de 20.000 almas y Valentia o Saguntum no superaban las 8.000)
Septimia Bathzabbai Zainib, conocida hoy como Zenobia por la latinización de su nombre, nació en Palmira en el 23 de Diciembre del 245.

 Hija de un influyente ciudadano, Zabaii Ben Selim (Julio Aurelio Zenobio en las crónicas romanas), fue desposada con un príncipe local vasallo del Imperio y ciudadano romano desde tiempos de los Severos, Odainath, hijo de Hairán de Tadmor (más conocido comoSeptimio Odenato) No sabemos con certeza en qué fecha Odenato ascendió a la regencia de Palmira, pero se sabe por una inscripción que en el 258 ya ejercía el control de la ciudad.


Disfrutaron de una regencia tranquila hasta la gran crisis que estalló en el 260. El emperador Valeriano fue capturado por el rey persa Sapor I en Edesa (Siria) y conducido después como reo a Persépolis. Cuentan algunas fuentes que allí le hicieron beber oro fundido, le desollaron y con su piel hicieron un trofeo. Al margen una muerte tan ignominiosa, lo verdaderamente importante fue el vacío político y militar en que se sumió todo el Oriente romano tras la tragedia de Edesa. La sombra de una posible traición por parte de Macrino, el prefecto del pretorio, sumada a la falta de una clara dirección en las operaciones propició que los persas sasánidas saquearan buena parte de Siria, Cilicia y Capadocia.

Odenato, nada contento con el auge de su vecino Sapor y la nueva hegemonía persa en su área de influencia, intentó sobornarlo, pero el rey persa le devolvió sus regalos. Aquel desprecio provocó la ira de Odenato, obligándole a tomar parte en un conflicto del que ya no podía escabullirse. Desde tiempos de Adriano, Palmira era una ciudad libre, pero una guerra abierta entre persas y romanos era lo peor para el comercio, única fuente de ingresos de su ciudad-estado.

 Por sorpresa, decidió atacar a las tropas persas que volvían del saqueo de Antioquia en la ribera del Éufrates, abriendo las hostilidades con Persia.

No sólo tuvo Odenato que decantarse por un bando, sino también por un pretendiente al trono imperial. El elegido fue Galieno, hijo del difunto emperador. En una acción táctica de suma precisión, atacó y mató al otro aspirante a la púrpura, consiguiendo con ello una posición muy ventajosa y obteniendo el título honorífico de Totius Orientis Imperator. Desde el 262 hasta el 266 se dedicó a recuperar los territorios perdidos ante la ofensiva persa, incluso alguno más allá como Edesa, Carras y Nínive. 

Sus exitosas campañas reestablecieron el dominio romano en Oriente, aunque resultaba obvio que Odenato estaba supliendo la autoridad romana por su propio proyecto personal. Quizá por ello, o por simple envidia, cuando estaba a punto de lanzar una ofensiva contra los godos fue asesinado junto a su hijo mayor, Hairán (Herodes) por su sobrino Maconio. No se ha podido probar que la oscura mano de Roma estuviese tras aquel magnicidio, aunque fuese del todo apropiado para la débil administración imperial.


La muerte de su esposo y su hijo mayor dejó desconsolada y furiosa a la reina Zenobia. Su hijo Vabalato era aún menor de edad, por lo que el consejo de la ciudad le concedió la regencia de Palmira hasta que pudiese tomar el cargo de su difunto padre. Quizá por la sospecha de que Roma había orquestado aquel asesinato, o por ver realizado el gran sueño de su marido, Zenobia se declaró en rebeldía. 

La reina vio la oportunidad de ocupar el vacío de poder sasánida aprovechándose de la inestabilidad romana y formar un nuevo estado que mediase entre ambas potencias. Durante un tiempo lo consiguió. Llegó a ocupar grandes territorios en Asia Menor y deponer a un nuevo pretendiente romano en Egipto, incorporándolo a sus nuevos territorios. 

Zenobia era una mujer políglota, culta y refinada, formada en retórica, en cuya corte residían hombres de ciencias y probada sabiduría, como Pablo de Samosata, un teólogo cuya doctrina sería aplicada por su discípulo Arrio, el creador del arrianismo, una corriente cristiana que provocó multitud de problemas. No podemos afirmar si llegó a ser cristiana, es más probable que se acercase más al zoroastrismo.

Aquella sedición política y religiosa se tornó molesta y peligrosa para Roma. Una sucesión de emperadores endebles permitió que Zenobia expandiese y consolidase su poder, un sueño de independencia que se truncó cuando el Lucio Domicio Aureliano, nuevo emperador desde el 270, hombre fiero y curtido procedente de las legiones, entró en escena. En el 272, después de haber conjurado exitosamente una invasión de tribus alamanes en Italia y derrotado a los godos en Dacia, puso su vista sobre el problema oriental. 

El “Imperio de Palmira” reconocía a Aureliano como emperador, aunque reservaba el título de rex para Vabalato. Aquel formalismo que era del todo irrelevante en la práctica no era convincente para el emperador, así que cuando Aureliano se sintió fuerte lanzó una ofensiva contra los territorios controlados por Zenobia.

Fue una campaña rápida. Tras varios asaltos y destrucciones por parte de las legiones, el resto de ciudades de Asia Menor depusieron su sedición, así como Egipto y Siria. Tres batallas tuvieron lugar, Inmae y Emesa, en Siria, y la última que concluyó con el asedio de Palmira. Zenobia intentó huir con sus hijos de la ciudad y refugiarse en Persia, pero las tropas romanas la apresaron y la entregaron al emperador. Al conocerse su captura, la ciudad depuso su beligerancia y se firmó la paz.

La reina fue llevada a Roma y exhibida con cadenas de oro en el triunfo que el emperador celebró a su llegada. Cuenta la leyenda que Aureliano quedó tan prendado del porte y la belleza de la reina depuesta que le concedió un exilio digno, liberándola y asignándole una lujosa villa en Tibur (Tívoli, Italia) Es posible que acabara sus días allí, como esposa de algún senador.

Su retiro forzoso le salvó de ver como Palmira fue saqueada y destruida por las tropas romanas sólo un año después de su rendición. Desde la captura de la reina se habían producido varios enfrentamientos menores en la zona que Aureliano atajó con contundencia. El triste final de Palmira lo provocó una cadena de combates contra los persas en Egipto y Siria que desembocaron en su asalto y destrucción.
Palmira es a día de hoy un centro turístico de primer nivel en Siria, la Pompeya del desierto. Para leer una buena novela ambientada en esta época tan turbulenta, os recomiendo la magnífica “Puertas de Seda”, de Olalla García.


Entradas relacionadas


Archienemigos de Roma. Zenobia de Palmira

Decimosegunda entrega de “Archienemigos de Roma“. Colaboración de Gabriel Castelló.

Leer más...

5/2/11

El Gabinete Relámpago del conde de Clonard



conde de ClonardDon Serafín María de Sutton (a veces españolizado como de Sotto) y Abbach Langton Casaviella, tercer conde de Clonard y quinto marqués de la Granada es nuestro protagonista de hoy. Nombre largo, muy largo. Quédense con este dato porque esto va de "largo y corto", como diría Coco, el monstruo.


Nacido en 1793 en Barcelona, fue un destacado político y militar español que además de los títulos nobiliarios que he mencionado, logró durante su vida un buen número de distinciones y medallas. Un tipo interesante y que bien merece ser conocido en profundidad ya que a todo esto hay que añadir que fue Director de Contraespionaje e Inteligencia de España. Ahí es nada, preparado y muy bien relacionado. Y a pesar de todo, en la cumbre política no duró nada.


Y no lo digo por decir, lo digo literalmente. Siendo miembro del Partido Moderado, sustituyó a Narváez en octubre de 1849 como Presidente del Consejo de Ministros. Otro día les contaré alguna cosilla sobre la salida de Narváez, en la que hubo una monja y mártir de lo más curioso. Volviendo al de Clonard, su gobierno es conocido como el Gabinete Relámpago ya que no fue capaz de seleccionar a sus nuevos ministros y la situación se tornó caótica. No hubo mucho margen de maniobra y dos días después se había puesto fin a su mandato. Volvió Narváez a estar al mando, de la mano de la Reina, que era la misma mano que lo había echado.


Dos días como presidente, y que luego digan algunos que en política cuatro años son poco, son una eternidad si los comparamos con este mandato.

Leer más...

3/2/11

¿Quién era el padre Ubach?


NOTA DE VREDONDOF :

Personas como el padre Ubach tenian que haberse dado en gran cantidad , ya que EL PERFIL tenia condiciones para repetirse en grandes cantidades:
Personas CULTIVADAS y SIN ATADURAS ( Familiares) , solo tenian que tener LA ACTITUD de ser "culos" y mentes inquietas , y evidentemente esa es la que les faltaba , LA ACTITUD.
En cualquier caso siempre habia UNA EXCEPCION que confirmaba la regla , como el padre Ubach , tambien yo me uno a su homenage.
El problema de la Iglesia hoy en día es que ha devenido parte instrumental de los debates ideológicos: Anatema de la izquierda, activo de la derecha. La chapucera mala gestión de importantes incidentes puntuales no la han ayudado a mejorar su imagen pública. La realidad es que la iglesia es muchas cosas: Es una comunidad de creyentes; es una organización global; es un patrimonio ideológico, cultural y artístico; es también una larga colección de personas brillantes, de individuos únicos con biografías admirables y admiradas... uno de estos personajes fue el padre Ubach, de la Abadía de Montserrat, viajero, egiptólogo y hombre de mundo, y como comprobareis en el artículo que os copio de La Vanguardia, tuvo la inteligencia de ver las cosas de una forma diferente a la habitual...


Bonaventura Ubach (1879-1960) es una de aquellas figuras que por sorpresa emergen a la palestra pública años después de sus logros personales o profesionales. Como si los astros se hubiesen puesto de acuerdo, se han alineado ahora para difundir la vida y obra de uno de los monjes de Montserrat más inquieto y activo de principios del siglo XX. No en vano hay voces que lo han bautizado como el Indiana Jones de Montserrat. Pero el benedictino fue mucho más que esto. 
El padre Ubach viajando en camello por la península del Sinaí
El padre Ubach, un experto orientalista, inició la Biblia de Montserrat, creó el Museo del Oriente Bíblico de la abadía y plantó la semilla de la primera escuela sólida del orientalismo antiguo en Catalunya. “Fue una persona emprendedora, innovadora, curiosa, aventurera, apasionada por el oriente bíblico”, lo define el padre Pius-Ramon Tragan, director del Scriptorium Orientale de Montserrat, discípulo y principal sucesor de su obra.


A la búsqueda del paisaje bíblico
El padre Ubach emprendió una serie de viajes para conocer de cerca el mundo del Oriente Antiguo. “Creía que la Biblia se podía entender teniendo en cuenta sus raíces”, explica el padre Pius. Con esta idea, recorrió el éxodo bíblico de Egipto hasta el Sinaí y de ahí hacia la tierra prometida. También siguió los pasos de sant Pablo por Turquía, Siria, Grecia, Creta…, descritos en el Nuevo Testamento.
El padre Ubach (delante a la izquierda) con el padre grau. Detrás: G. Eugeni Erausquin, el padre Antoni Ramon y el padre Emilià Riu, en el año 1926

La novela 'L'arqueòleg' de Martí Gironell, dispuesta a convertirse en uno de los best sellers de estas Navidades, retrata este carácter aventurero del padre Ubach, a la vez que ha impulsado la incipiente popularidad del benedictino. Pero no es la única obra que en los últimos tiempos ha recuperado su figura.

La Societat Catalana d’Egiptologia promovió hace dos años 'La colección egipcia del Museo de Montserrat', “la más numerosa e importante de antigüedades egipcias de Catalunya”, según afirma el egiptólogo Josep Padró. El libro contiene la primera biografía reciente del padre Ubach. La única hasta entonces era la del también monje de Montserrat Romuald Díaz i Carbonell, editada en 1962, 'Dom Bonaventura Ubach: l'home, el monjo i el biblista', agotada y fuera de la circulación literaria desde hace muchos años.

Coleccionista pionero
Así emergía del olvido el padre Ubach, a través de la egiptología, una de sus pasiones. “Era un orientalista conocido sólo en el pequeño círculo de Montserrat y por los amantes de la egiptología”, comenta Jaume Vivó, uno de los coordinadores de 'La colección egipcia del Museo de Montserrat'. “Ya es hora de que su figura salga a la luz”, añade.

El año pasado, Publicaciones de l'Abadia de Montserrat se sumaba al homenaje con la publicación del 'Dietari d’un viatge per les regions de l’Iraq', ya en su segunda edición. Esta obra, de su puño y letra y ampliamente ilustrada con fotografías propias, pone de manifiesto el interés del padre Ubach por la adquisición de piezas arqueológicas, destinadas al museo, con el objetivo de que sirvieran para ilustrar la Biblia. “Estaba convencido de que los textos bíblicos no se podían comprender sin relacionarlos con la tierra donde nacieron”, explica el padre Pius. Bajo esta premisa ideó tanto la Biblia de Montserrat como el museo.

Además de la colección egipcia, también son importantes la mesopotámica (actualmente se está realizando un exhaustivo libro dedicado a esta sección), la chipriota (también hay prevista una obra) y la de la Tierra Santa. “Gracias al padre Ubach podemos gozar de unas grandes colecciones”, afirma Vivó. “Él fue el primero que trajo a Catalunya piezas egiptológicas compradas legalmente al Museo Egipcio de El Cairo”, añade.

Y así queda reflejado en el 'Dietari d'un viatge per les regions de l’Iraq'. El 30 de septiembre de 1923, el padre Ubach escribe: “Mi primera y casi única visita (en El Cairo) ha sido al Museo Egipcio. El director me ha recibido amablemente y después de una larga conversación, me ha introducido en los subterráneos del susodicho Museo, donde me ha dejado total libertad para escoger los siguientes objetos: dos sarcófagos, una momia de la época ptolomaica (10 esterlinas). Otra momia de cocodrilo, muchos otros objetos de la antigua civilización egipcia. En conjunto: 27 esterlinas”.

Esta no es la única anécdota divertida que le propinó su afición por el coleccionismo. El 24 de febrero de 1923 cuenta que paseando por Bagdad se encontró con una piedra curiosa debajo de la puerta de una vivienda, lo que resultó ser un talento babilónico. “Era un objeto arqueológico de un valor considerable”, cuenta. “Intenté disimular mi pregona satisfacción por este inesperado hallazgo, y, librándole a la mujer 30 rupias (2 esterlinas), le dije que se procurara otra piedra ordinaria para sustituir la que acababa de ser extraída”. Concluye afirmando que hoy “constituye el objeto más precioso del Museo Bíblico”.

Pero no es el único. De la colección egipcia destacan “el sarcófago de Nebet-itfet del Imperio Medio, las máscaras funerarias y los vasos canopes”, lista Vivó. También es relevante la colección mesopotámica de tablas de escritura cuneiforme.

Exposiciones para el 2011
Pero no sólo la reciente bibliografía, novela incluida, ayudará a divulgar la obra de Ubach. En 2011 se celebra el centenario del Museo de Montserrat. Ya están previstas dos exposiciones que tendrán como gran protagonista al monje benedictino. Una, organizada por el Instituto Europeo de la Mediterránea en la capilla de Santa Ágata de Barcelona, comisionada por Miquel Molist. Otra, en Terrassa, bajo la iniciativa de la Societat de Concursos Bíblics.

“Los años son necesarios para tomar distancia y redescubrir los valores de una persona”, afirma el padre Pius. Y parece que ahora sea el momento. “Allah karim!”, como decía el padre Ubach.

Artículos relacionados: La Abadía de Montserrat


Leer más...