PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

Se ha producido un error en este gadget.

PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

X FECHAS


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

x orden alfabetico

enlaces


*

PULSAR 1 de arriba para cerrar pestaña


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

+ vistas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

VARIOS


Contador Gratis
relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online
PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

20/9/11

Diofante de Alejandría





Diofante de Alejandría fue un matemático griego nacido en torno al año 200. Y ahora les tocará a ustedes adivinar la fecha en que murió. En realidad, los años que vivió. Enseguida llegamos a eso, un momento.

Este hombre está considerado como el padre del álgebra y parece que su pasión por las matemáticas siguió más allá de su último suspiro. En realidad no se sabe mucho de su vida y parte de su obra se ha perdido. Ni siquiera la fecha de nacimiento está clara. Hay discrepancias de siglos en ese dato, así que no harían bien en no tomarse la fehca que les he dado como buena. De todos modos, lo que nos interesa es saber cuánto vivió. Lo pueden saber a partir del texto de su tumba:

"Transeúnte, ésta es la tumba de Diofanto: es él quien con esta sorprendente distribución te dice el número de años que vivió. Su niñez ocupó la sexta parte de su vida; después, durante la doceava parte su mejilla se cubrió con el primer bozo. Pasó aún una séptima parte de su vida antes de tomar esposa y, cinco años después, tuvo un precioso niño que, una vez alcanzada la mitad de la edad de su padre, pereció de una muerte desgraciada. Su padre tuvo que sobrevivirle, llorándole, durante cuatro años. De todo esto se deduce su edad."
Se puede resolver con una sencilla ecuación de una incógnita, la edad. Ahí les dejo el texto para que calculen ustedes cuántos años vivió.

Por cierto, una duda que tengo es si fue él mismo el creador del texto al ver a la dama de la guadaña viniendo hacia él o si fue otro el que escribió el enigma matemático. Bueno, cojan lápiz y papel y... ¿cuánto vivió Diofante?



El autor de esta entrada / articulo es:- -

Diofante de Alejandría

-
Si te ha gustado lo mejor que debes hacer es ir a su blog/pagina.
En mi blog no puedes dejar comentarios , pero si en el del autor.
-
 HA ENTRADO EN el BLOG/ARCHIVO de VRedondoF. Soy un EMPRESARIO JUBILADO que me limito al ARCHIVO de lo que me voy encontrando "EN LA NUBE" y me parece interesante. Lo intento hacer de una forma ordenada/organizada mediante los blogs gratuitos de Blogger. Utilizo el sistema COPIAR/PEGAR, luego lo archivo. (Solo lo  INTERESANTE según mi criterio). Tengo una serie de familiares/ amigos/ conocidos (yo le llamo "LA PEÑA") que me animan a que se los archive para leerlo ellos después. Los artículos que COPIO Y PEGO EN MI ARCHIVO o RECOPILACIÓN (cada uno que le llame como quiera) , contienen opiniones con las que yo puedo o no, estar de acuerdo. Mi opinión es ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE la DERIVADA de las notas que pongo , encabezadas por 
-
En los primeros tiempos ponía esta nota : "ARCHIVO publicaciones para PERSONAS CON EL PERFIL (+ DE 50 TACOS ) (NIVEL ECONÓMICO MEDIO) (ALTO NIVEL CULTURAL)." Puede parecer pretensioso , pero es así como me veo a mi y a mi "PEÑA".
-
Mi correo electronico es vredondof(arroba)gmail.com por si quieres que publique algo o hacer algun comentario.
Leer más...

19/9/11

Un Goya, el regalo de Franco a Hitler






La curistoria de hoy nace de un documental sobre arte que emitió anoche La 2, en canal de RTVE, y que pude ver durante un ratito. En él se contaba la relación de Goya, Franco y Hitler a través del cuadro que ilustra la entrada: El retrato de la Marquesa de Santa Cruz.


Esta obra, pintada por Goya en 1805, se encuentra hoy en el Museo del Prado, pero su vida ha sido azarosa, al menos durante el siglo pasado. Todo comenzó cuando fue llevado a Hendaya por Franco para entregárselo a Hitler como obsequio, en la entrevista que mantuvieron. Como sabrán, esto ocurrió en 1940, pero sin saber muy bien por qué, Franco cambió de opinión en el último momento y no le regaló el cuadro a Hitler. A partir de ese momento el cuadro estuvo “perdido” durante un tiempo hasta que fue recuperado antes de ponerse a subasta.


Pero, ¿por qué eligió Franco este cuadro concretamente para regalárselo al líder nazi? Que fuera de Goya ya podría ser razón suficiente, pero el cuadro tiene un detalle que, según parece, era lo que inclinó la balanza. Si se fijan, en el instrumento musical Goya colocó una esvástica, que aunque todos la asociamos con la Alemania nazi tiene un origen mucho anterior. Hubiera sido un buen regalo, sin duda, que Hitler o la jerarquía nazi en general habrían añadido a la enorme cantidad de obras de arte que expoliaron en su paso por Europa.-
-
El autor de esta entrada / articulo es :
-

Un Goya, el regalo de Franco a Hitler

de Curistoria  -
-
Si te ha gustado lo mejor que debes hacer es ir a su blog/pagina.
En mi blog no puedes dejar comentarios , pero si en el del autor.
-
 HA ENTRADO EN el BLOG/ARCHIVO de VRedondoF. Soy un EMPRESARIO JUBILADO que me limito al ARCHIVO de lo que me voy encontrando "EN LA NUBE" y me parece interesante. Lo intento hacer de una forma ordenada/organizada mediante los blogs gratuitos de Blogger. Utilizo el sistema COPIAR/PEGAR, luego lo archivo. ( Solo lo  INTERESANTE según mi criterio). Tengo una serie de familiares/ amigos/ conocidos (yo le llamo "LA PEÑA") que me animan a que se los archive para leerlo ellos después. Los artículos que COPIO Y PEGO EN MI ARCHIVO o RECOPILACIÓN (cada uno que le llame como quiera) , contienen opiniones con las que yo puedo o no, estar de acuerdo. Cuando incorporo MI OPINION, la identifico CLARAMENTE, con la unica pretension de DIFERENCIARLA del articulo original. 
-
Mi correo electronico es vredondof(arroba)gmail.com por si quieres que publique algo o hacer algun comentario.
Leer más...

17/9/11

Ordalía, justicia divina




Repasando hoy algunas cosas que escribí hace un tiempo para la web www.vivirenlahistoria.com, he visto esta entrada que explica lo que es la ordalía, que me parece interesante para traerla a Curistoria.

La ordalía era una prueba judicial que podríamos considerar entre supersticiosa, religiosa e inaudita. Estaba destinada a demostrar la culpabilidad o la inocencia de un acusado de un modo determinante. También se le conocía como “el juicio de Dios”, porque se atribuía a este la resolución final de la prueba.

Este tipo de pruebas son muy anteriores a la Edad Media, pero se perpetuaron hasta estas fechas. Consistía en tomar un elemento, habitualmente agua o fuego, y utilizarlo para que el mismo Dios tomara una decisión sobre la vida y la inocencia del juzgado. Por ejemplo, este debía meter la cabeza bajo el agua, las manos en agua hirviendo, una mano sobre el fuego o caminar sobre brasas descalzo. Si sobrevivía a la prueba o las lesiones eran leves, Dios estaba del lado del juzgado. En cambio, si Dios sabía que era culpable, se encargaría de que muriera.

Por supuesto, si el acusado se negaba a realizar lo que dictaba la ordalía era considerado culpable, como es lógico.



Ordalía, justicia divina

Leer más...

¿Por qué colapsan las civilizaciones?



Moái de la isla de Pascua y pirámide mayaEl colapso Maya: Como resultado de un desequilibrio entre la productividad agrícola y la construcción de monumentos. Se produjo un notable incremento de la construcción en los centros mayas a finales del siglo VII y en el VIII, este fenómeno junto con el crecimiento poblacional, habría ejercido una presión sobre los suministros de alimentos. Sin embargo la causa del colapso fue un círculo cerrado de retroalimentación: la disminución de alimentos por persona fue contrarrestada por una mayor actividad constructiva para “aplacar” a los dioses; pero el trasvase de la mayor fuerza de trabajo agrícola hacia la erección de monumentos condujo a un descenso todavía mayor de la productividad agrícola, provocando así un rápido declive.

Algunos investigadores han considerado difícil creer que los mayas, frente a una escasez de alimentos cada vez más grave, hubieran continuado el trasvase de trabajo de la agricultura a los monumentos. Sin embargo, la sugerencia de que la sobreinversión en éstos constituyera el colapso maya es persuasiva y consta en otros modelos del mismo. [Este parece ser un patrón que parece darse en otros modelos de colapso como el de la isla de Pascua como luego veremos].

Una de las simulaciones más recientes del colapso Maya clásico es la de John Lowe. Su trabajo se basa en el patrón cronológico del colapso, según se determina a partir de las fechas de la construcción de monumentos en los distintos centros mayas. Según esto, Lowe reconstruye un colapso que comenzó en las áreas periféricas y avanzó hacia el interior, siendo los yacimientos del noreste los últimos en sentir los efectos. Correlacionando este patrón con la densidad y jerarquía de yacimientos, Lowe llegó a la conclusión de que lo que precipitó el colapso fue la presión poblacional junto con un excesivo funcionariado de élite.

Modelo colapso Maya de John Lowe
El mecanismo básico fue la presión sobre el territorio que creó la necesidad de una agricultura más intensiva, lo que, a su vez, planteó mayores exigencias a las élites dirigentes respecto a la distribución de alimentos y al reparto de los recursos humanos. La rivalidad entre y dentro de las propias élites creó nuevas tensiones en el sistema, requiriendo crecientes inversiones de trabajo para la construcción de monumentos ceremoniales.

Tal vez, como sucedió en la Isla de Pascua, los que talaran los últimos árboles consideraban valores de otra índole para hacer lo que hacían y, al igual que los mayas, la falta de consciencia de su fragilidad en la relación con su medio ambiente u otras prioridades más apremiantes para la élite, confluyeron en un conflicto de intereses entre el corto plazo (dar satisfacción a los dioses) y el largo plazo (cultivar tierras para alimentar a una población creciente) que causaron un fatal desenlace. [El modelo de Lowe debe mucho a trabajos anteriores, tal vez el más conocido el de Hostler, Sablof y Runge que usaron la Dinámica de Sistemas para modelizar el colapso maya clásico y que en nuestro país ha sido estudiado por los profesores J. Aracil y M. Toro desde el punto de vista de su estabilidad estructural y particularmente interesante su propuesta de futuros alternativos al colapso].

Diagrama causal colapso Maya de Hostler, Sablof y Runge
Tomado de “Arqueología” de Colin Renfrew y Paul Bahn (en cursiva y corchetes aportaciones propias).

El colapso de la isla de Pascua: El mejor relato de esta tragedia cultural se contiene en un libro de obligada lectura, Colapso (2005), del geógrafo evolucionista Jared Diamond, que la utiliza de pedagógica ilustración (entre otras extinciones análogas, como la de los mayas del Yucatán o los vikingos de Groenlandia) para explicar cómo la intensificación de la competencia por los recursos puede acabar con el suicidio colectivo de los competidores. Para ello Diamond recurre a la llamada “tragedia de los bienes públicos”, propuesta por el biólogo Russell Hardin en 1968 [que tratamos con anterioridad en Nobel para el Tribunal de las Aguas de Valencia], que predice el agotamiento de los ecosistemas a partir de un cierto umbral de explotación.

Pero la originalidad de Diamond reside en que, pese a ser un ecologista reconocido, deduce que la causa última del colapso no es biológica sino social. Lo que hace al sistema inviable y le fuerza a colapsarse no es la escasez de los recursos (según el argumento maltusiano) sino el exceso de su explotación, como un efecto sólo derivado de la escalada social de la competición.

Los diversos clanes de Pascua se embarcaron en un juego colectivo de prestigio ostentoso donde todos pugnaban por superar a los demás en la erección de moaís, para lo que no dudaron en agotar el bosque del que extraían la madera para transportar las piedras a edificar. Y al escasear la madera dejaron de producir canoas con las que pescaban su principal fuente de proteínas. Pese a lo cual siguieron erigiendo moaís cada vez mayores hasta que ya no pudieron hacerlo más. Entonces los golpistas tomaron el poder, estalló la guerra civil y la isla de Pascua se desangró hasta extinguirse.

Tomado del artículo “La isla de Pascua y el colapso global” del profesor Enrique Gil Calvo (en cursiva y corchetes aportaciones propias).

La opinión de Jared Diamond: Ahora imparto un curso de grado en UCLA, sobre estos colapsos sociales. Lo que más incomoda a mis estudiantes de grado en UCLA es: ¿Cómo es posible que estas sociedades no se dieran cuenta de lo que estaban haciendo?, ¿Cómo pudieron los habitantes de la Isla de Pascua deforestar su entorno?, ¿Qué dijeron mientras cortaban la última palmera?, ¿No vieron lo que hacían?, ¿Cómo es posible que las sociedades no percibieran sus impactos en el medio y se detuvieran a tiempo?. Y yo esperaría que si nuestra civilización humana continúa, entonces quizá en el siglo que viene la gente se preguntará: ¿Por qué demonios estas gentes del 2003 no vieron las cosas tan evidentes que estaban haciendo y las corrigieron?. Parece increíble en el pasado. Y en el futuro parecerá increíble lo que estamos haciendo hoy. Por eso he estado tratando de desarrollar un conjunto jerárquico de consideraciones que explique por qué las sociedades fracasan en resolver sus problemas. ¿Por qué fallan al percibirlos o, si los perciben, por qué no los enfrentan?. O, si los enfrentan, ¿por qué no lograron solucionarlos?.

Sólo mencionaré dos generalizaciones en esta área. Un esquema que hace el colapso probable, es la existencia de un conflicto entre el interés a corto plazo de las élites gobernantes y el interés a largo plazo de la sociedad en su conjunto, especialmente si las élites logran aislarse de las consecuencias de sus acciones. Donde lo que es bueno a corto plazo para la élite es malo para la sociedad en su conjunto, hay un riesgo real de que la élite haga cosas que puedan derrumbar a la sociedad en el largo plazo. Por ejemplo, entre los escandinavos de Groenlandia, una sociedad de estamentos competitivos, lo que los jefes realmente querían era más seguidores y más ovejas y más recursos con los que superar a los jefes vecinos. Y eso empujaba a los jefes a lo que se llama fustigamiento de la tierra: la sobreexplotación de la tierra, condenando a los agricultores arrendatarios a la dependencia. Y eso hizo a los jefes más poderosos a corto plazo, pero encaminó a la sociedad hacia su colapso a largo plazo.

Esos mismos problemas de conflictos de intereses son agudos en los Estados Unidos de hoy. Especialmente porque los gobernantes de los Estados Unidos pueden aislarse a menudo de las consecuencias viviendo en complejos amurallados, bebiendo agua embotellada y demás. Y durante el último par de años ha resultado evidente que la élite del mundo empresarial percibe con acierto que puede satisfacer sus intereses a corto plazo haciendo cosas que son buenas para ellos pero malas para la sociedad en su conjunto como extraer unos pocos miles de millones de dólares de Enron y otras compañías. Aciertan al pensar que esas cosas son buenas para ellos a corto plazo, a pesar de ser malas para la sociedad a largo plazo. Así que esa es una conclusión general sobre por qué las sociedades toman decisiones erróneas: los conflictos de interés.

Y la otra generalización que quiero mencionar es que es particularmente duro para una sociedad el tomar, entre comillas, buenas decisiones, cuando hay un conflicto que implica valores fuertemente arraigados que son buenos en muchas circunstancias pero resultan pobres en otras. Por ejemplo, los escandinavos de Groenlandia, en este entorno tan difícil, se mantuvieron juntos durante cuatro siglos y medio por su compromiso religioso compartido y por su fuerte cohesión social. Pero esas dos cosas -su compromiso religioso y su fuerte cohesión social- también les hicieron difícil cambiar al final y aprender de los inuit [más adaptados al entorno]. O en la actualidad, Australia. Una de las cosas que permitió a Australia sobrevivir en esta remota avanzadilla de la civilización europea durante 250 años fue su identidad británica. Pero hoy en día, su compromiso con la identidad británica les sirve de poco a los australianos para adaptarse a su situación en Asia. Así que es particularmente difícil cambiar de rumbo cuando las cosas que te meten en problemas son también las que están en el origen de tu fortaleza.

¿Cuál va a ser el resultado hoy?. Bueno, todos conocemos la docena de bombas con temporizador que existen en el mundo moderno. Bombas con temporizador que tienen fusibles de sólo unas décadas, todas ellas de no más de 50 años, y cualquiera de ellas puede acabar con nosotros. Las bombas con temporizador del agua del suelo, del cambio climático, de las especies invasivas, el techo fotosintético, los problemas demográficos, las toxinas, etc. etc. y así hasta cerca de una docena. Y mientras estas bombas de tiempo, ninguna de las cuales tiene un fusible mayor de 50 años, y la mayoría fusibles de sólo unas décadas... algunas de ellas en algunos lugares con fusibles mucho más cortos. Al ritmo al que vamos, Filipinas perderá todos sus bosques madereros en cinco años. Y las Islas Salomón están a sólo un año de perder su bosque maderero, que es su mayor producto de exportación. Y eso va a ser espectacular para la economía de las Salomón. La gente a menudo me pregunta: Jared, ¿cuál es la cosa más importante que necesitamos hacer sobre los problemas medioambientales del mundo?. Y mi respuesta es, la cosa más importante que necesitamos hacer es olvidarnos de que haya una sola cosa más importante que necesitamos hacer. En vez de eso hay una docena de cosas, cualquiera de las cuales podría eliminarnos. Y tenemos que acertar con todas, porque si solucionamos 11, si fracasamos el solucionar la 12ª, tenemos un problema. Por ejemplo, si solucionamos nuestros problemas de agua, de suelo y de población, pero no solucionamos nuestros problemas de sustancias tóxicas, entonces estamos en problemas.

El hecho es que nuestro rumbo actual es un rumbo insostenible, lo que significa que por definición no puede mantenerse. Y el resultado se verá en tan sólo unas décadas. Eso significa que aquellos de nosotros que estamos en esta habitación menores de 50 ó 60 años veremos como se resuelven estas paradojas, y los que somos mayores de 60 puede que no veamos la resolución, pero nuestros hijos y nietos sin duda lo harán. La resolución puede presentar una de estas dos formas: o evitamos esos fusibles de tiempo insostenibles, poniéndoles remedio de una forma agradable y elegida por nosotros o esos conflictos acabarán de una forma desagradable y ajena a nuestro control, a través de guerras, enfermedad o hambruna. Pero lo que es seguro es que nuestro rumbo insostenible se resolverá de una u otra manera en unas pocas décadas. En otras palabras, ya que el tema de esta sesión son las opciones, tenemos una opción. ¿Significa eso que debemos sentirnos pesimistas y abrumados?. Yo extraigo la conclusión opuesta.

Los grandes problemas del mundo actual no escapan en absoluto a nuestro control. Nuestra mayor amenaza no es un asteroide a punto de colisionar con nosotros, que es algo que no podemos evitar. Al contrario, todas las amenazas importantes a las que nos enfrentamos hoy en día son problemas creados completamente por nosotros. Y ya que hemos creado los problemas, también podemos resolverlos. Lo que significa que somos capaces de lidiar con estos problemas. En particular, ¿qué podemos hacer todos nosotros?. Para quienes estén interesados en estas opciones, hay muchas cosas que pueden hacer. Hay muchas cosas que no entendemos y que necesitamos entender. Y hay otro montón de cosas que ya entendemos pero que no estamos haciendo y que deberíamos estar haciendo.

Tomado de una conferencia TED de Jared Diamond en 2003 (en cursiva y corchetes aportaciones propias).



¿Por qué colapsan las civilizaciones?

Leer más...

16/9/11

La Marcha de Sherman hacia el Mar



En la Guerra Civil de EEUU, concretamente entre noviembre y diciembre de 1864, el general del ejército de la Unión William Tecumesh Sherman, comenzó un camino de 400 kilómetros desde Atlanta hacia el mar. Acompañado por más de 60.000 hombres su enormefrente de casi 100 kilómetros arrasó todo a su paso.


Sherman había prometido “hacer que Georgia diera alaridos” y puso todo su empeño en conseguirlo. Quemó, demolió y arrasó todos los granjeros, puentes, líneas de ferrocarril, almacenes… que encontró en su camino hacia el mar.

Aquel viaje de destrucción pasó a la historia como la “Marcha de Sherman hacía el Mar” (Sherman’s March to the Sea) y acabó el 21 de diciembre con la toma del puerto de Savannah. Es todo un ejemplo de la “guerra total”, de la lucha no sólo en el campo de batalla sino también en cualquier otro aspecto que pueda dañar al enemigo, incluso cuando ese incluya destrozar “la vida civil”.

Fuente: Militaria, de Nicholas Hobbes


La Marcha de Sherman hacia el Mar



Leer más...

9/9/11

LA CONDESA SANGRIENTA




Elizabeth Bathory nació en 1560 en el seno de una riquísima familia húngara y pertenecía a la más rancia aristocracia, siendo su propio tío rey de Polonia, pero también tenía en sus raíces a familiares esotéricos. Uno de sus tios adoraba a Satán y algunos de sus otros familiares usaban la magia negra o la alquimia. Elizabeth se inició desde su infancia de mano de su nodriza en estas artes ocultas de la brujería y creció con una especial atracción hacia la sangre, y en aquella primera infancia sufrió sus primeros ataques neurológicos (podría tratarse fácilmente de epilepsia) que con el tiempo remitieron.

A los 15 años (1575) se casó con el conde Ferenz Nadasby. Era un guerrero de 26 años al que se conoció como El Héroe Negro o el Caballero Negro de Hungría. Juntos vivieron en el castillo familiar de los Nadasby, el Castillo Csejthe, situado en la cima de una colina por los Cárpatos. Cuando el conde se tuvo que marchar a luchar, cosa que hacía a menudo por las muchas guerras en las que participaba, Elizabeth se quedó sola y harta de este aislamiento y el aburrimiento se hizo amante de un tipo que por su raro aspecto llamaban "el vampiro". Cuando su marido volvió ella dejó al amante para mantener otro tipo de relaciones, esta vez lésbicas con dos de sus doncellas. De nuevo el marido se marchaba a la lucha y ella, aburrida, se interesó más intensamente en el esoterismo.

El 4 de enero de 1604 se quedó viuda. Tenía 44 años y su esposo moría enfermo cuando aún batallaba. En cuanto esto ocurrió Elizabeth se deshizo de su suegra y el resto de familiares de su esposo. Además bajó a los sótanos a las chicas que el conde protegía para castigarlas "como se merecían".

Cuenta la leyenda que, ya viuda, vio a su paso por un pueblo a una anciana decrépita de la que se burló. La anciana la maldijo diciéndole que ella también estaría como una vieja en poco tiempo.
Retrato del conde Nadasdy
Según la leyenda fue entonces cuando Elizabeth se cobró su primera víctima, una joven sirvienta que le peinaba en aquel momento. La joven dio un tirón a su pelo y Elizabeth la abofeteó con tal ímpetu que la hizo sangrar. Su mano quedó manchada y Elizabeth, en su imaginación, creyó ver que el trozo de piel manchado de sangre rejuvenecía y tenía mejor aspecto que el resto de su cuerpo.

A partir de entonces comenzó a rodearse de gente dedicada a la brujería, alquimistas y hechiceros, y viendo pasar el tiempo comienza su mayor preocupación en la vida: la de envejecer.

Cuenta la leyenda que, asustada por su posible envejecimiento, Elizabeth pidió consejo a su nodriza quien le "informó" de que para conseguir ser siempre joven necesitaba hacer un sacrificio humano, el de su doncella, y bañarse en la sangre de su víctima para conseguir la belleza eterna. Los alquimistas y brujas a los que consultó confirmaron lo que le decía su nodriza: la sangre prolongaba la juventud.

Aprovechando su enfado con la sirvienta que le había dado un tirón de pelo, y el irremediable deseo de llevar a cabo su plan Elizabeth ordenó que cortasen la venas de la joven y llenaran la bañera con su sangre. Su mayordomo, Thorko, y su sirvienta Dorottya, le ayudaron: rajaron el cuello de la muchacha, llenaron el barreño, y Elizabeth se dió su primer baño de sangre.

Y mientras seguían las guerras y los complots políticos, con el primer asesinato y la maldición de la anciana surgió un agravamiento de su soledad y su obsesión por el envejecimiento, y terminó por viajar por los Cárpatos en su carruaje buscando niñas de la que se pudiera servir. Iba acompañada de su mayordomo y su corpulenta sirvienta Dorottya, encontraban a la víctima perfecta, le prometía trabajo y la pobre joven terminaba secuestrada en el castillo tras ser azotada o drogada. En los sótanos del castillo las encadenaba y las acuchillaba para sacarles la sangre. De este desangramiento se ocupaban su sirviente, el verdugo, o la propia Elizabeth. Desde 1604 hasta 1610 sus sirvientes le proveyeron de jóvenes entre 9 y 26 años

Ruinas del castillo de Cséjthe
Cuando la víctima en cuestión parecía sana la mantenía con vida en el sótano durante años para convertirlas en fuente continua de sangre que beber.

Absolutamente "pirada" (no hay mejor palabra para describirla). Tras bañarse en la sangre ordenaba a sus sirvientas que le lamiesen la piel. Si las chicas no hacían ascos las recompensaba, pero si mostraban cualquier mueca de repugnancia, las torturaba hasta matarlas.

Los cuerpos de las víctimas comenzaron a enterrarse cerca del castillo y los restos de las chicas, los huesos, los aprovechaban los hechiceros para sus rituales. Cuando se hartaron de hacer excavaciones terminaron por tirar los cuerpos al campo esperando que las alimañas comieran la carne.

Cuando los problemas relacionados con su hermano Gabor la ponían en situaciones políticas delicadas, Elizabeth lo llevaba peor y era más dura en sus torturas, al tiempo que incluía novedades en sus métodos. Llegó a quemar los genitales de las sirvientas con velas, carbón o hierro candente sólo por divertirse. Probablemente descubrió su lesbianismo cuando mandaba a su doncellas que se desnudaran ante ella.

A las jóvenes secuestradas, en cambio, las mordía en hombros, mejillas y pechos para chupar su sangre, y como era lógico, en su castillo empezaron a "morir demasiadas sirvientes".
Vista del pueblo al pie del castillo

Pronto los habitantes del pueblo se percataron de que las jovencitas que iban a trabajar al castillo desaparecían y no volvía a vérselas. Cuando los campesinos veían el carruaje de la condesa ya sabían que Elizabeth buscaba una nueva sirvienta que... desaparecería como todas las demás. Tras once años viendo desaparecer jóvenes y escuchando profundos gritos que venían del castillo, los campesinos comenzaron a investigar por su cuenta y se encontraron con varios cuerpos sin vida de algunas de esas chicas en las inmediaciones del castillo. En el castillo habían empezado escondiendo los cadáveres incluso debajo de las camas, pero como el hedor era nauseabundo, los sirvientes terminaron soltándolos por lugares abiertos poniendo en peligro el secreto de la condesa. Los pueblerinos comenzaron a decir que el castillo estaba maldito y en él habitaban vampiros. Llegaron con sus sospechas hasta el mismo soberano, pero Mathias II no les hizo caso hasta 1610 en que envió una tropa de soldados bajo las órdenes del propio primo de Elizabeth, Gyorgy Thruso.

Esta vez sí decidió escuchar al pueblo y al pastor porque, con tanto crimen, en el pueblo ya no quedaban jovencitas a las que "contratar" como sirvientas y la condesa había cometido el error de buscar entre sus influyentes y ricas amistades, niñas y adolescentes a las que "educaría" en el castillo. Las muertes consecutivas de estas jovencitas de buena familia fueron suficiente para sospechar que tanto fallecimiento por enfermedades misteriosas o causas desconocidas no podían dejarse pasar. Elizabeth estaba desangrando niñas de buena familia, hijas de aristócratas... El rey no podía quedarse con las manos quietas y envió al primo de la condesa, enemigo a su vez de ésta, el mencionado Gyorgy Thruso.

Los soldados llegaron al castillo el 30 de diciembre de 1610. A su llegada les recibió la imagen de una joven sirvienta agonizante en el cepo, con el cuerpo fracturado, y puesto que para ellos tampoco era tan raro aquello de que fueran castigadas, no le hicieron excesivo caso. Pero luego encontraron en el suelo del salón una joven muy pálida que se estaba desangrando. Junto a ella otra muchacha que tenía el aspecto de haber sido torturada a palos y quemaduras, la habían pinchado en repetidas ocasiones para vaciarla de sangre y ya no respiraba. Sus investigaciones llegaron a descubrir cincuenta cadáveres sepultados en las inmediaciones del castillo.

La "dama de hierro"

En el sótano encontraron muchas víctimas aún con vida, terriblemente torturadas y con suficientes cortes como para atestiguar que habían servido de fuente de bebida para la condesa Báthory durante las últimas semanas. Vieron que en el sótano había un artefacto de hierro (jaula) con forma humana que en su interior estaba lleno de pinchos. Ahí metían a las chicas cuyos pinchos atravesaban sus cuerpos, alzaban la plataforma y la condesa se ponía debajo para ducharse con la sangre de las mujeres.

Habían construido en el castillo un sistema de canalización para que la sangre de otras de sus víctimas viajaran por los conductos hasta llenar la bañera de Elizabeth (Erzsébeth) Bathory.

Liberaron a las víctimas y siguieron sus pesquisas por las habitaciones, encontrando en una de ellas a la condesa con algunos hechiceros dedicándose a un nuevo ritual.

Si todo esto no fuera suficiente prueba el castillo despedía, además, olor a podredumbre. Múltiples manchas de sangre trataban de limpiarse o esconderse con serrín y ceniza que guardaban en toneles.

Detuvieron a Elizabeth y sus brujos, y a la condesa se le condenó por sus diez años de masacres sin necesidad de buscar más pruebas de las encontradas. Era suficiente. Según el diario de la condesa, prueba irrefutable de sus crímenes, con ayuda de sus secuaces asesinaron a casi 650 niñas. Su meta, la de conseguir la sangre que necesitaba para conservar su belleza y juventud.

La condena entre Elizabeth y sus secuaces tuvo sus diferencias. A sus compinches se les decapitó o se les quemó en la hoguera, pero Elizabeth era noble y amiga personal del rey húngaro, por lo que fue condenada con severidad a una muerte lenta. Ojo por ojo. Fue emparedada en su propia habitación dejándole una ranura por donde le pasaban los desperdicios de la comida y algo de agua.

Cuatro años más tarde falleció sin haber pronunciado durante ese tiempo de prisión una sola palabra. Un día decidió no comer más, y a los 54 años falleció de inanición en 1614.

Leer más...

6/9/11

Glastonbury, el lugar mítico de Inglaterra



Glastonbury, situado en el condado de Somerset, en el sur de Inglaterra, es un paraje mágico. Es curioso cómo se yergue al cielo la ruina más famosa del reino insular, la torre de una antigua iglesia, perdurable testimonio de la belleza de la abadía que se hallaba en ese lugar. 

La ciudad y el paisaje están impregnados de leyendas paganas, mitos celtas y también de tradiciones cristiana. Antiguamente, Glastonbury era un archipiélago plantado en la marisma. ¿Envolvían las nieblas de Avalon el país del rey Arturo? ¿Se hallaba aquí el ultramundo de los celtas, antes de que en la Edad Media los monjes de la abadía drenaran el terreno pantanoso? Glastonbury es el centro mítico de Inglaterra. Los hombres del Paleolítico adoraban aquí, sobre suelo sagrado, a una diosa cósmica, una figura de madre fértil y temible que encarna la esencia femenina: Ánima, como la llamó el psicoanalista Carl Gustav Jung. Más tarde, los celtas dieron a las colinas de Glastonbury el nombre de Yns Avallach -la isla de las manzanas- o también Avalon.



LA ACADEMIA DE LOS DRUIDAS

Entre los restos de los asentamientos de la Edad de Hierro, los arqueólogos han encontrado botes con los que los habitantes alcanzaban sus moradas en el terreno rodeado de agua. El pueblo celta, para el que Avalon era el ultramundo, fundó en este lugar una academia para druidas. Aquí se revelaban a los elegidos los secretos de los druidas y de aquí proceden los santos y seres fabulosos, espíritus y magos como Merlín y el hada Morgana, la hermana del legendario rey Arturo. Su reino fue también el mundo de los celtas, que daban más crédito a las leyendas que a la realidad. Así que no es de extrañar que hasta en nuestros días haya personas que hablen de un experimento del mago Merlín, quien pretendió en su tiempo unir a los supervivientes de la tragedia de la Atlántida a la nueva etnia de los celtas. Se trataba de abrir una nueva vía a la corriente de la sabiduría arcaica.



JOSÉ DE ARIMATEA

Dicen que José de Arimatea vino a Avalon después de bajar, en Jerusalén, el cadáver de Jesucristo de la cruz y sepultarlo en una cueva. Cuenta la leyenda que este ex miembro del Gran Consejo judío y apóstol secreto de Jesús, nada más llegar al nebuloso reino insular, hincó en la tierra su cayado, que de inmediato empezó a echar raíces. Así se convirtió en un zarzal que floreció durante siglos, por Navidad, entre las ruinas de la vieja abadía.

El santo varón de Arimatea, según un rumor extendido, llevó consigo en su viaje al gélido norte el cáliz del que bebió Jesús en la última cena con sus apóstoles y en el que al parecer se recogió la sangre del crucificado. José colocó el vaso al pie de la Tor de Glastonbury (en lengua celta, Twr Avallachtor significa colina, tierra), una colina de 200 metros de altitud, y finalmente lo enterró, tras lo cual brotó la llamada "blood spring" o fuente de sangre, que se puede ver en la actualidad. Dicen que fue aquí donde tomó tierra cuando vino en barco desde Judea. La historia que rodea la Tor de Glastonbury se parece notablemente a una leyenda sobre la transfiguración de Jesucristo en el monte Tabor, en la patria de los viajeros piadosos.






SÍMBOLO DE LA SERPIENTE PLANETARIA

Para los celtas, la Tor era la entrada al ultramundo. Hasta en nuestros días se puede recorrer el camino de los peregrinos que asciende en espiral alrededor de la colina hasta la torre en ruinas. Se dice que lo abrieron hace unos 2500 años, cuando los celtas llegaron a Britania. Este camino serpenteante simboliza a la serpiente planetaria y posee una armonía y fuerza intrínsecas que las personas sensibles perciben hasta el punto de poder caer en un estado similar al del trance. Dicen que quien sea capaz de sintonizar las vibraciones de la tierra (Twr) con la conciencia cósmica del camino en espiral, encontrará la llave de la puerta al ultramundo. Ciertos zahoríes pretenden haber constatado en sus estudios geománticos el efecto de enormes fuerzas telúricas. De acuerdo con antiguas tradiciones, la Tor de Glastonbury no sólo se halla sobre la principal línea de fuerza de Inglaterra -junto con el monte Saint-Michel en Cornualles, Stonehenge y Avebury-, sino también sobre una línea de fuerza que se extiende como un ocho tumbado (lemiscata), el símbolo del infinito, alrededor del planeta.



¿ESTUVO JESÚS EN INGLATERRA?

Se sabe que José de Arimatea puso finalmente la primera piedra de la primera iglesia cristiana: la Vetusta Ecclesia, la iglesia más antigua del reino insular de la que habla la leyenda. Muchos habitantes de Glastonbury siguen estando convencidos actualmente de que en su tiempo estuvo como comerciante de estaño, junto con su sobrino adolescente, Jesús, en este brumoso páramo de Glastonbury para aprender en la academia druida la sabiduría celta por boca de los sacerdotes.



LA TUMBA DEL REY ARTURO

Otra leyenda cuenta que el rey Arturo, cuya realidad histórica no se ha logrado demostrar, se reunió en Glastonbury con sus caballeros de la Tabla Redonda alrededor del Grial desenterrado. En torno a este centro sagrado del reino, los primeros cristianos construyeron una pequeña iglesia, y en el transcurso de los siglos surgió en su lugar la abadía benedictina que posteriormente fue destruida en el año 1184 por un incendio. 

Durante el año 1191, los monjes desahuciados se pusieron a buscar, por indicación de Enrique II, la tumba de Arturo. Con ello se pretendía dar una lección a los galeses rebeldes que se habían unido en la creencia de que Arturo no había muerto y volvería a Avalon para liberar al País de Gales.

Ante esta amenaza, pronto aparecieron como por ensalmo los esqueletos de un hombre muy alto y una mujer con el cabello visiblemente rubio. Cuenta la leyenda que el rey Arturo rechazó la advertencia de su mago Merlín y se casó con la rubia Ginebra, quien se enamoró de Lanzarote, el amigo del rey, y fue infiel a su marido. 

Cuando Lanzarote se acercó después al Santo Grial, un golpe de viento lo tiró al suelo. Arturo se reconcilió con su esposa, que gracias a la intervención de Lanzarote se salvó de la muerte en la hoguera. Después de la muerte de Arturo, los amantes volvieron a verse una vez más, pero se separaron de nuevo de inmediato para expiar desde entonces su comportamiento. Ginebra se hizo monja, Lanzarote ermitaño. De acuerdo con la leyenda, tras su muerte la rubia Ginebra fue sepultada, en castigo por su adulterio con el caballero Lanzarote, a los pies de Arturo.

Se dice que no resultó difícil de identificar la tumba del rey Arturo y de su esposa gracias a una cruz de plomo con la siguiente inscripción latina: "Hic iacet sepultus inclytus rex arturius in insula avalonia" ("aquí yace el famoso rey Arturo enterrado en la isla de Avalon"). En esta ocasión también redescubrieron la tumba de José de Arimatea. Ambos lugares de reposo se convirtieron pronto en una gran atracción para los peregrinos y generaron para los monjes los fondos necesarios para reconstruir la abadía.

La imponente construcción resistió en los años posteriores a los embates daneses y sajones, pero no pudo contra el dominio de Enrique VIII, quien se autonombró jefe supremo de la Iglesia anglicana. El rey decretó en 1538 la disolución de todo el patrimonio de la Iglesia romana en el país y sus soldados saquearon el monasterio de Glastonbury. El último abad fue ahorcado públicamente, y los libros de la grandiosa biblioteca se emplearon para rellenar los baches de las carreteras. Los edificios caídos sirvieron de cantera a los campesinos de la zona para construirse sus propias casas. Hoy en día, un sencillo letrero en el parque de la abadía señala la tumba de Arturo, en el mismo lugar en que antaño se hallaba el gran altar.




Glastonbury, el lugar mítico de Inglaterra


Leer más...

Desperta Ferro




Hoy me ha llegado a casa el último número de la revista Desperta Ferro, a la que estoy suscrito y que recomiendo a todos ustedes, aficionados a la historia. Y se me ha ocurrido que ya que estamos, podía contarles de dónde viene ese nombre, mejor dicho, esa expresión de Desperta Ferro.

Desperta Ferro era uno de los gritos de guerra de los almogávares antes de la batalla. Estos guerreros eran mercenarios aragoneses y catalanes, que solían combatir a los musulmanes, pero que pelearon también por otros lugares del mediterráneo, como Grecia o Bizancio. Posiblemente el más famoso de los almogávares fuera Roger de Flor, cuyo asesinato provocó una terrible venganza por parte de sus hombres.

Sin duda, unos guerreros fieros, los almogávares. Y volviendo a lo que nos ocupa, al Desperta Ferro, el grito completo que hacían antes de la batalla, cuando ya estaba el enemigo cerca era “Aur, aur… desperta ferro”, que viene a ser: “escucha, escucha… despierta el hierro". Mientras hacían esto golpeaban con sus lanzas contra el suelo provocando un considerable estruendo. Además, la contera de la lanza, el remate de metal en la parte opuesta a la punta, en ocasiones hacía saltar chispas al chocar con las piedras del suelo.

Otros de sus gritos eran “Aragón, Aragón” o “San Jorge”, pero el más famoso y característico es este Desperta Ferro. Desde luego debía ser temeroso ver a un grupo de guerreros gritando aquello y dando golpes con sus lanzas y espadas en el suelo, llamando a aquel acero de sus armas a despertar para acabar con el enemigo. Atemorizaban al enemigo y además se animaban a ellos mismos al combate.



Desperta Ferro



Leer más...