PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

150 ultimas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

X FECHAS


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

x orden alfabetico

enlaces


*

PULSAR 1 de arriba para cerrar pestaña


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

+ vistas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

VARIOS


Contador Gratis
relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online
PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

19/8/11

Enigma hundimiento Bismark: revelaciones



Sobre el enigma del hundimiento del acorazado alemán Bismark durante la Segunda Guerra Mundial han surgido nuevas revelaciones de las que se hace eco el Dailymail. El que fuera Oficial de Artillería de la Armada Británica en aquél momento Tommy Byers, mantuvo hasta su muerte que el Bismark había izado la bandera negra de rendición y que a pesar de ello fue hundido con dos mil personas a bordo.


El Bismark había sido localizado y rodeado por una flota británica el 27 de Mayo de 1941. La sóla noticia o sospecha de que el acorazado alemán estuviera una zona, impedía el tráfico mercante de Estados Unidos con Inglaterra. Y además había hundido a dos buques de guerra emblemáticos de la Navy. Churchill había dado la orden a la flota inglesa de buscarlo y hundirlo. Y parece que ésto es lo que prevaleció en aquel combate. Porque el Bismark había sido tocado por un torpedo británico que le había dejado sin hélice ni timón, por lo que no podía maniobrar. Es decir, quedaba a merced de los cañones de los buques ingleses. Lo lógico pues, era que se rindiera.


Foto de popa (trasera) del Acorazado Bismark. Era un monstruo de acero de 250 metros de eslora (de largo) pero a pesar de todo, era más pequeño que los acorazados de entonces. Siendo más pequeño, sin embargo, montaba la misma artillería o superior a otros acorazados normales, por eso se le conocía como Acorazado de Bolsillo. La rendición hubiera sido provechosa para la Navy. La captura del buque hubiera permitido a los ingenieros británicos analizar los métodos de construcción naval de los alemanes así como ver que equipos montaba a bordo


Byers, Oficial de Artillería del Crucero Británico HMS Rodney estaba a unas dos millas del Bismark siguiendo la batalla naval con unos prismáticos. Vió como las llamas del acorazado alemán forzaba a sus tripulantes a saltar al agua. Y vió la bandera negra izada, señal de que pedían la rendición. También vió a un marinero sobre una torre del Bismark haciendo señales de rendición con el código de banderas. Byers se lo comentó a su superior pero éste no quiso saber nada de rendición y le dijo que no le pasara más informaciones sobre ese tema. El Crucero Rodney siguió abriendo fuego casi a bocajarro sobre el buque alemán.

El hijo de Byers es el que ha realizado estas declaraciones después de la muerte de su padre explicando que su padre siempre se sintió culpable por no haber podido lograr que se respetase la señal de rendición del Bismark. Era un Oficial pero no de suficiente rango como para dar órdenes a la flota británica. Pero por lo visto, toda su vida se lamentó de aquél hundimiento. Otro testigo que corrobora tales declaraciones es el que era entonces Oficial de Defensa Aérea del Crucero HMS Rodney. Informó de que vió la bandera negra de rendición del Bismark. Un marinero de otro crucero, el HMS Dorsetshire también informó en el mismo sentido. Todo parece indicar que prevaleció la orden: hundir al Bismark.

Según el Museo Imperial de la Guerra, ante estas declaraciones y teniendo en cuenta que el Capitán del Bismark había enviado mensaje a Hitler de que combatiría hasta el final, estima que probablemente la tripulación del buque alemán quería rendirse dada la situación de casi indefensión en que había quedado sin capacidad casi de propulsión y de control del rumbo.

Foto del Bismark en el fondo del mar. El cineasta Cameron hizo un reportaje sobre el buque. Dijo que no veía síntomas de que la línea de flotación del buque hubiera sido alcanzada por los cañones ingleses, que habían hecho gran destrucción en toda la parte externa del buque alemán pero no parecía que hubieran abierto una vía de agua que provocase su hundimiento. La explicación es que los propios alemanes provocasen la vía de agua en el fondo del casco del buque cumpliendo órdenes de que no fuera capturado por los británicos para preservar sus secretos de guerra. También cabe la posibilidad de que el fuego alcanzase algún almacén de explosivos del buque y reventase el casco por abajo provocando el hundimiento.