PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

150 ultimas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

X FECHAS


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

x orden alfabetico

enlaces


*

PULSAR 1 de arriba para cerrar pestaña


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

+ vistas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

VARIOS


Contador Gratis
relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online
PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

12/11/11

Robert Scott, el hombre que murió por llegar al Polo Sur… segundo


«Se han desvanecido todos los sueños», escribió Robert Scott en su diario, el 19 de marzo de 1912, antes de morir congelado


En marzo de 1912, los cuerpos sin vida del capitán Robert Falcon Scott y sus cuatro compañeros de expedición fueron hallados en la Antártida. Junto al cadáver del explorador inglés, su diario: «Ha sucedido lo peor. Se han desvanecido todos los sueños», dejó escrito con fecha de 19 de marzo de 1912, antes de una última frase, que presagiaba la tragedia: «Es una lástima, pero no creo que pueda escribir más». Y así fue.

Los cinco miembros de la expedición al Polo Sur de 1912, con Scott (arriba a la dcha.)
Era la época heroica de las exploraciones, y la escogida por Scott, capitán de la Marina Real Británica, no tenía parangón: ser el primer hombre en llegar al Polo Sur.
Le esperaban vientos de hasta 300 kilómetros por hora, temperaturas inferiores a 50 grados bajo cero, un enorme océano congelado «que se desplazaba y retorcía como si estuviera vivo» y una costa sin apenas puertos naturales.
La lucha se establecía entre el hombre y las fuerzas de la naturaleza, y el único obstáculo era la propia resistencia del aventurero, puesta a prueba cada segundo. «¡Santo Dios, esto es un lugar espantoso! Y ahora a volver a casa, haciendo un esfuerzo desesperado», comentó Scott en su diario cuando, poco después de sufrir durante varios días principios de congelación, descubrió que su rival noruego, Roald Amundsen, le había ganado la partida.
Su expedición y la de Amundsen habían emprendido la marcha al mismo tiempo, el 24 de octubre de 1911. Scott, equipado con trineos motorizados, caballos y perros, siguió la huella de otro expedicionario legendario: Ernest Shackleton,.
Al igual que Shackleton -otro de los nombres que brilló con luz propia en aquella rivalidad entre ingleses y noruegos- Scott se empeñó en utilizar caballos, cuya inutilidad sobre tan inhóspito terreno estaba demostrada, trineos a motor que no funcionaban y perros que nadie sabía guiar.
La carta de Scott
El 4 de abril de 1912, ABC se hacía eco de la carta que le entregó Scott al teniente Evans, que iba también a bordo del barco «Terranova» en aquella expedición, a 150 millas del Polo:
«Después de bastantes peripecias –escribía el capitán– dejamos Hut-Point para dirigirnos a la estación de invierno. Desde hacía tres semanas no veíamos el sol. La temperatura normal era de 40 grados bajo cero […]. A primeros de noviembre emprendemos la marcha hacía el polo, haciendo jornadas de 15 millas […]. El 3 de enero seguí con cinco hombres hacia el Polo y envié tres hombres, bajo la dirección del teniente Evans. Los que envío al barco van disgustadísimos, porque todos querían venir hasta el fin.
El tiempo es hermoso y el sol no nos abandona un instante. El frío, intensísimo; pero lo soportamos bien, porque estamos perfectamente equipados. Hasta ahora todo va bien. Lo más probable es que en todo este año no haya noticias nuestras, porque forzosamente volveremos tarde. Firmado- Robert Scott, capitán de la Marina Real».
Nada parecía ir mal. Sin embargo, cuando por fin consiguió alcanzar su soñado destino, lo único que encontró fue la bandera noruega que había dejado, un mes antes, Amundsen y sus compañeros.
Eso no era lo único que perdería el capitán Scott en aquella expedición: también se dejó la vida. Él y sus cuatro compañeros perecieron durante una tormenta cuando realizaban el camino de vuelta, quedando casi como único recuerdo de aquella hazaña su diario y la fotografía que ABC mostró en la portada del 19 de junio de 1910.
«Uno de los cinco momentos estelares de la humanidad», lo calificó el scritor austriaco Stefan Zweig
-
El autor de esta entrada / articulo es :
Robert Scott, el hombre que murió por llegar al Polo Sur… segundo
- -ABC ISRAEL VIANA / MADRID

Día 30/06/2010 - 16.11h
-
Si te ha gustado lo mejor que debes hacer es ir a su blog/pagina.
En mi blog no puedes dejar comentarios , pero si en el del autor.
-
 HA ENTRADO EN el BLOG/ARCHIVO de VRedondoF. Soy un EMPRESARIO JUBILADO que me limito al ARCHIVO de lo que me voy encontrando "EN LA NUBE" y me parece interesante. Lo intento hacer de una forma ordenada/organizada mediante los blogs gratuitos de Blogger. Utilizo el sistema COPIAR/PEGAR, luego lo archivo. ( Solo lo  INTERESANTE según mi criterio). Tengo una serie de familiares/ amigos/ conocidos (yo le llamo "LA PEÑA") que me animan a que se los archive para leerlo ellos después. Los artículos que COPIO Y PEGO EN MI ARCHIVO o RECOPILACIÓN (cada uno que le llame como quiera) , contienen opiniones con las que yo puedo o no, estar de acuerdo. Cuando incorporo MI OPINION, la identifico CLARAMENTE, con la unica pretension de DIFERENCIARLA del articulo original. 
-
Mi correo electronico es vredondof(arroba)gmail.com por si quieres que publique algo o hacer algun comentario.