PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

150 ultimas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

X FECHAS


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

x orden alfabetico

enlaces


*

PULSAR 1 de arriba para cerrar pestaña


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

+ vistas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

VARIOS


Contador Gratis
relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online
PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

20/5/09

s2t2 -La Peseta como Arma de Guerra

La Peseta como Arma de Guerra

Billete 50 pts. antes de la guerra (1935)

Las guerras no suelen ser sólo cuestión de bombas, tiros y trincheras. Importantes y decisivos episodios de una guerra se viven muy lejos del frente, en la retaguardia, donde el enemigo se cree que está más a salvo. Este es por ejemplo el caso ocurrido durante la guerra civil española, donde el bando nacional fue capaz de “bombardear” la economía del bando republicano utilizando como arma a la Peseta.

Zona republicana y franquista en 1936

Esta guerra económica comienza cuando Franco, tras el alzamiento, crea en Burgos un Banco de España gemelo en nombre y funciones al existente en Madrid. Ambos emiten sus billetes y regulan sus respectivas zonas hasta que un decreto-ley del bando franquista de fecha 12 de Noviembre de 1936 señala:

Para que los billetes del Banco de España en circulación con anterioridad a la fecha del 18 de Julio de 1936 (fecha del alzamiento) se consideren legítimos, será requisito indispensable que los mismo aparezcan debidamente estampillados con arreglo a las normas del presente Decreto-Ley.

Sello con el que validaban los billetes.

Es decir, que el Banco de España (de Burgos) no aceptará ningún billete que no haya emitido el mismo o que no esté perfectamente sellado, para lo cual, la gente debía de acudir con su dinero a sucursales o ayuntamientos y presentar “declaración jurada de su personal pertenencia y legítima posesión”. Naturalmente, esto siempre sometido al juicio y al humor que tuviera ese día el funcionario de turno.

Primer billete y monedas emitido por el Banco de España de Burgos. (1937)

Esto a lo que se refiere a los billetes de antes de la guerra, ya que los emitidos por el Banco de España de Madrid después del 18 de Julio, simplemente dejaron de valer. Por ignorancia, inocencia o dejadez, el banco republicano había seguido emitiendo sus billetes de forma normal, sin interrumpir ni cambiar los números de serie, así que a los nacionales les fue sencillo publicar listas con las numeraciones de los billetes invalidados, lo que los convirtió en papel mojado.

2 pts. dinero republicano (no valido) 1938

Estas medidas consiguieron un triple propósito. Primero confundir y desasosegar a la población de la zona republicana. Segundo, desprestigiar su moneda en el extranjero y debilitar aún más las ya de por sí escasas líneas de abastecimiento exterior y tercero, desbaratar la economía de la zona ya que a la gente, según avanzaban los frentes,  comenzó  a quemarles  el dinero “rojo” e hicieron lo imposible por sacárselo de encima comprando lo que sea a cualquier precio y logrando que la inflación se disparara.

Dinero emitido en Bilbao y Santander en 1936.

Se dieron casos tan rocambolescos como el del paisano que tenía en su corral dos pianos que había comprado, pensando en que mejor era eso que tirar el dinero a la basura o que te pillaran con él. Naturalmente, no faltó el que hizo su Agosto yendo a la zona republicana con dinero “legal” y comprando tierras y posesiones a precio de saldo por culpa de la necesidad de sus dueños.

1 pts del Banco de España de Burgos. (1938)

Cuando el fin de la guerra comienza a verse cercano, entonces el Banco de España (de Burgos)  “se acuerda” del dinero de las cuentas corrientes y establece por otro decreto-ley que todo saldo posterior al 18 de Julio de 1936 queda inmovilizado. Para que sus dueños lo regularicen han de “pasar por ventanilla” y sufrirán unas retenciones marcadas por una tabla dividida en seis periodos diferentes de la guerra. Según esta tabla, único criterio válido, las retenciones podían ir del 5 al 90 por ciento. Es decir, si el 19 de Julio ingresaste un millón de pesetas y te cuadran mal las fechas, al final de la guerra te hubiera quedado cien mil pesetas. Aunque eso sí, si lo hubieras hecho efectivo en dinero republicano, entonces no tendrías nada.

En algunos lugares se creó el dinero anarquista. Una especie de vales que únicamente valía en zonas muy locales (un municipio o pueblo) y que servía para el intercambio entre los vecinos. (Alcalá la Real 1937)

Visto en el libro:

Historia Inaudita de España. de Pedro Voltes.

Más en:

Economía y finanzas en la guerra civil española. Jose Angel Sanchez Asiaín (Libro demo)

Las fotos de los billetes están sacados de aquí.