PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

150 ultimas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

X FECHAS


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

x orden alfabetico

enlaces


*

PULSAR 1 de arriba para cerrar pestaña


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

+ vistas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

VARIOS


Contador Gratis
relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online
PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

28/5/09

s2t2 -La Toma de Guam

La Toma de Guam

La pequeña isla de Guam. (Google maps)

La entrada de hoy la he titulado “La Toma de Guam“, pero podría haber puesto “Una Toma de Guasa” y no hubiera faltado a la verdad en absoluto. El episodio de Guam, una pequeña isla del Pacífico occidental bajo control español desde 1668,  fue un hecho ridículo y bochornoso ocurrido durante la guerra Hispano-Americana donde se puso de manifiesto algo que sería una constante durante casi todo el conflicto, la incompetencia de ambos contendientes.

Por buscar algo positivo a esta batalla (si es que se le puede llamar así) es que no hubo víctimas y lo único que acabó maltrecho fue el orgullo de alguno.

Todo empezó el 20 de Junio 1898, cuando la tranquilidad del puerto de Guam se vio interrumpida por la aparición de un enorme barco, el USS Charleston, un crucero de guerra reluciente, nuevecito y equipado con todos los extras. Full equip que se dice.

El crucero USS Charleston. Tenía menos de un año de existencia cuando llegó a Guam.

Cuando el Charleston pasa cerca de la fortaleza que protege la entrada del puerto, el intrépido capitán del barco, Henry Glass, ordena abrir fuego contra ella. El estruendo de varias andanadas llena el cielo de la bahía y la tripulación, recién estrenada igual que el barco, se prepara para recibir las respuesta de los malvados españoles. Pero nada ocurre. El silencio vuelve a apoderarse del lugar y  los estadounidenses aguardan expectantes durante un buen rato.

De pronto divisan una embarcación. El capitán Henry dirige su mirada hacia ella y observa un pequeño bote con tres personas dentro que enarbolan una bandera española y que se acercan al barco. El capitán hace una rápida valoración de la situación y aunque la desigualdad es manifiesta, ordena a sus hombres que están atentos que, aunque sólo  tres, con estos españoles nunca se sabe.

Capitán Henry Glass.

Por fin el débil esquife llega junto a la gran mole de hierro del barco y una de las personas, el teniente García, sube hasta el barco. El hombre vestido de gala y que imagino típico español de colonias regordete de cortas piernas y fino bigotillo , asciende  costosamente por la escala hasta la cubierta. Una vez arriba y tras secarse el sudor(recuerden el clima tropical),  presenta sus credenciales al capitán, hace varias genuflexiones  y le dice que es un honor recibirles en Guam. Que agradece mucho el saludo hecho con  las salvas que han tenido a bien disparar y que si hace el favor de prestarle un poco de pólvora, ya que no tienen, estarán encantados de corresponderles con el mismo honor.

Imagino la cara de poker del capitán estadounidense al escuchar estas palabras y supongo que su primera reacción sería la de echarse a reír, pero él tampoco estaba en disposición de sacar mucho pecho ya que las feroces andanadas de su novata tripulación habían fallado en su mayoría. Superado el primer momento de confusión, el Capitán Henry tomó la palabra e informó al teniente que España y Estado Unidos estaban en guerra y que a partir de ese momento se considerara  prisionero de guerra.

Ahora la cara de poker, que va por barrios,  se le puso al teniente García y es que resulta que la última comunicación de España que había recibido la isla fue el 14 de Abril,  la guerra se declaró el 25 siguiente y al parecer alguien se olvidó de comunicar este pequeño detalle a los habitantes de Guam.

Casa del gobernador de Guam.

Finalmente el capitán decidió soltar al español con el mensaje de que debían rendir la isla. El mensaje fue llevado al gobernador de la isla, Juan Marina (llamado por los lugareños el buen Don Juan), a quien no le quedó más remedio que claudicar. En la rendición quiso dejar constancia  ante el capitán americano de su gran enojo.

Sin defensas de ninguna clase, ni elementos que oponer con probabilidad de éxito a los que usted trae, me veo en la triste decisión de rendirme, bien que protestando por el acto de fuerza que conmigo se verifica y la forma en que se ha hecho, pues no tengo noticia de mi Gobierno de haberse declarado la guerra entre nuestras dos naciones.


La isla de Guam poco después de ser tomada. (1898)

Al día siguiente los estadounidenses tomaron la isla sin disparar un solo tiro e hicieron prisioneros a los 54 soldados españoles que allí estaban. El capitán también ordenó destruir los cañones y fortificaciones de la isla, pero únicamente había un viejo cañón que se usaba para las ceremonias y las defensas estaban tan deterioradas por culpa del abandono que finalmente decidieron dejar todo como estaba.

NOTA: Anos años más tarde, durante la II Guerra Mundial, la isla de Guam se convirtió en un importante punto estratégico que  sería testigo de nuevas batallas pero, por desgracia,  fueron mucho menos divertidas y mucho más cruentas.  Battle of Guam (1941) y Battle of Guam (1944).

Más en:

http://es.wikipedia.org/wiki/Toma_de_Guam

http://mgar.net/var/guam.htm

http://www.spanamwar.com/Guam.htm