PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

150 ultimas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

X FECHAS


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

x orden alfabetico

enlaces


*

PULSAR 1 de arriba para cerrar pestaña


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

+ vistas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

VARIOS


Contador Gratis
relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online
PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

13/4/10

Albert Kölliker, el alemán que descubrió al mundo a Santiago Ramón y Cajal


de LA ALDEA IRREDUCTIBLE

Le he descubierto a usted, y deseo divulgar en Alemania mi descubrimiento
Estas fueron exactamente las palabras que el gran científico alemán Albert Kölliker dedicó a nuestro por entonces desconocido Santiago Ramón y Cajal en el Congreso de la Sociedad Anatómica Alemana, celebrado Berlín en octubre de 1889.


Albert Kölliker y Santiago Ramón y Cajal (en su laboratorio) | Fuentes 1,2 | Dominio Público


D. Santiago había reunido todos sus escasos ahorros para asistir a aquel congreso internacional y se encaminó en un vagón de segunda clase, y lleno de esperanzas, a la capital del entonces Imperio germánico.


Su intención no era otra que tratar de dar a conocer sus descubrimientos acerca de las neuronas y la estructura celular del sistema nervioso.


Eran años donde ser científico era realmente difícil, y más en nuestro país donde, al igual que sigue ocurriendo ahora en bastantes aspectos, aún seguimos empeñados en el atraso, el atraso crónico.


El propio Ramón y Cajal explica en su autobiografía “Recuerdos de mi vida” que a los científicos extranjeros presentes en aquel Congreso “les chocaba, sin duda, encontrar un español aficionado a la ciencia y espontáneamente entregado a las andanzas de la investigación.”


Tal vez por ello, pocos de estos sabios, por entonces celebridades mundiales, atendían a sus explicaciones, y los que más o menos atendían, lo hacían con escepticismo... sin duda esperaban un fiasco...


Al congreso también asistía Albert Kölliker, maestro incontestable de la Histología alemana que, en principio, no quería saber nada de aquel joven español e impetuoso.


Pero D. Santiago coge del brazo al alemán y casi literalmente lo arrastra hasta un rincón de la sala donde se encuentra el microscopio...


Dibujo de Ramón y Cajal de las células del cerebelo de un pollo | Fuente | Dominio Público


Y allí, chapurreando un mal francés, D. Santiago explicó a Kölliker sus investigaciones y descubrimientos mientras el alemán atendía las explicaciones y observaba con asombro el microscopio con las muestras que el joven científico español había preparado.


Desde ese momento, y bajo el padrinazgo de Kölliker, la figura de Ramón y Cajal empieza a recorrer Europa y América. Todo el mundo habla ahora de sus descubrimientos.


Se cuenta que el propio Kölliker aprendió castellano con la sola intención de poder seguir más de cerca las investigaciones y trabajos de Cajal... Esos son los grandes científicos, esos son los grandes.


También en España empiezan a reconocerle y a sentirse orgullosos. Por fin un científico español reconocido en su propio país.


Finalmente, D. Santiago Ramón y Cajal elevó la ciencia española a lo más alto cuando en 1906 le fue concedido el Premio Nobel de Fisiología y Medicina por su gran aportación a la neurociencia, galardón que compartió con el médico italiano Camillo Golgi.


Santiago Ramón y Cajal | Fuente | Dominio Público


Tan solo un año antes, en 1905, había fallecido Albert Kölliker, el ilustre científico alemán que descubrió al mundo la figura de Santiago Ramón y Cajal.


Y para terminar, nos unimos desde aquí al homenaje que Juan Antonio Cebrián rindió a los científicos españoles en su pasaje de la Historia dedicado a Santiago Ramón y Cajal:
“Gracias a personajes como Santiago Ramón y Cajal hoy en día miles de científicos españoles tienen esa vitola de prestigio.


Miles de nuestros científicos residen en el extranjero trabajando, porque aquí no encuentran sitio ni beca ni sueldo, y sirva el esfuerzo de Santiago Ramón y Cajal como homenaje a esos científicos que tuvieron que buscar el pan y la sal en otros lares.


Y también como reconocimiento a los científicos que se han quedado aquí, en España, investigando y manteniendo los ideales de uno tan loco como ellos llamado Santiago Ramón y Cajal”
Más información:
Autobiografía de Santiago Ramón y Cajal, Pasaje de la Historia de J.A. Cebrián en la Rosa de los Vientos y Podcast Irreductible sobre nuestro Premio Nobel. Como curiosidad, en neurobsesion.compodéis encontrar dos grabaciones originales con la voz de Ramón y Cajal; en una de ellas habla de las neuronas y de su incapacidad para multiplicarse.

s2t2 -
-----------------------
Artículo realizado por Guillermo