PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

150 ultimas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

X FECHAS


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

x orden alfabetico

enlaces


*

PULSAR 1 de arriba para cerrar pestaña


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

+ vistas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

VARIOS


Contador Gratis
relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online
PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

30/3/10

Etimología de los días de la semana


de Enigmítica 

Contar el tiempo que pasa inexorablemente ha sido una preocupación del hombre desde tiempos primitivos, y también una necesidad para ordenar su trabajo y sus actividades en general. Así inventó el calendario y la división del tiempo en días, semanas y meses.

La división en semanas no fue, sin embargo, tan general o semejante como lo fue la de los meses, regidos en la mayoría de los pueblos por las fases de la Luna. Se cree que los babilonios fueron los primeros en emplear la semana, y ya el número 7 aparece en sus monumentos como algo concreto. Así conocían 7 planetas, y eran 7 sus divinidades principales. También tuvo mucha importancia para los hebreos el número 7, y el libro del Génesis nos cuenta que en ese período se creó el mundo. Los griegos dividían cada mes en tres períodos de diez días, y los romanos primitivos distinguían tres divisiones: las calendas, el primer día; las nonas, el 5 ó el 7, y losidus, el 13, 14 ó 15. El resto de los días se situaban con relación a ellas; por ejemplo: el tercer día después de los idus de marzo.

A causa de la difusión del cristianismo se conoció en Grecia, y luego en Roma, la división del tiempo en semanas de 7 días, y los nombres de ellos que usamos actualmente derivan del latín. Los romanos mantuvieron los nombres de los planetas o de sus divinidades principales, pero los cristianos sustituyeron el día del Sol por el día del Señor.

El primer día de la semana es el domingo, palabra que proviene de dominicus dies (día del Señor), pues los cristianos rememoraban la resurrección de Jesucristo después de su crucifixión. Antiguamente se lo llamaba día del Sol (dies Solis), nombre que se usa aún en inglés (Sunday: sun, sol; day, día).

El lunes, segundo día de la semana, viene del latín lunae dies, que significa: día consagrado a la Luna.

Martes era el día consagrado a Marte, dios de la guerra; el miércoles, a Mercurio, dios del comercio, mensajero de los dioses; el jueves, a Júpiter, suprema divinidad romana, y el viernes, a Venus, diosa de la belleza y el amor.
El sábado viene del latín sabbatum y éste del hebreo sabath, que significa descansar, pues, según la Biblia, en ese día descansó el Creador. Por ello, entre los judíos, el sábado es el día de reposo.
La semana comienza en domingo para los pueblos cristianos, en sábado para los judíos, y en viernes para los musulmanes, pues, según la tradición, Mahoma recibió ese día el Corán o libro sagrado del Arcángel Gabriel.


y2a - Fuente: Editorial P.T.T. S.A.
"