PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

150 ultimas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

X FECHAS


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

x orden alfabetico

enlaces


*

PULSAR 1 de arriba para cerrar pestaña


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

+ vistas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

VARIOS


Contador Gratis
relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online
PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

21/3/10

LAS CUATRO MARAVILLAS DE HERODES



y2a -




Julio Cesar, Cleopatra, Marco Antonio, Octavio Augusto, hasta el propio Jesús, se ve entremezclado en la vida de Herodes El Grande. Acabo con toda la rama familiar de su rival al trono, mando asesinar a su mujer y más tarde a sus tres hijos y perdura en la historia como el ejecutor de la Matanza de los Inocentes de la Biblia, asesinando a todos los menores de 2 años, nacidos en Belén




La historia es caprichosa con la memoria de los hombres, el faraón Keops o Jufu, tras uno ver la gran pirámide, es curioso solo quede de su figura, una pequeña estatuilla de 7 cts. de marfil, en el caso de Herodes, se implico como pocos gobernantes en dejar mella de su mandato, con las edificaciones mas extraordinarias de la Época, el destino que durante toda su vida le sonrío, en este caso tras su muerte, le dio la espalda y ahora solo se le recuerda en mayor medida por su crueldad y ambición.


Repasemos un poco su vida;
Edomita de nacimiento, pueblo árabe fronterizo de Judea, su pensamiento, educación y cosmogonía eran claramente griegas por lo cual podríamos calificarlo más como un rey extranjero que gobernó a Judea durante y a nombre del poder romano. Siempre tuvo este sino sobre él, pues el pueblo nunca lo consideró judío debido a su origen idumeo.

Se casó en el 38 a. C. con Mariamna, hija de Alejandro, hijo a su vez de Aristóbulo II, de la estirpe de los asmoneos. Herodes era enemigo de la familia asmonea que había reinado hasta ese momento en Judea. En sus luchas para la conquista de Jerusalén, y con el apoyo romano en Siria, consiguió que en el año 37 a. C. fuera degollado Antígono II, hijo de Aristóbulo II. Eliminaba así al más directo aspirante a arrebatarle su título de rey.Intentó mejorar sin éxito su imagen ante el pueblo judío. 


BATALLA DE ACTIUM
 Realizó una política de mejoras, entre las que destacó la reconstrucción del Templo de Jerusalén, iniciada en el 22 a. C., o la fundación de la ciudad de Cesarea, una ciudad portuaria de carácter occidental construida en honor al dueño del Imperio tras la batalla de Accio, Cayo Julio César Octavio Augusto, se dice, que tras pasar tantos años siéndole leal a Marco Antonio, tras este ser derrotado en Actium, Herodes decidió ir personalmente a rendir obediencia al nuevo Cesar, el cual ante tal acto de valor y decisión, le concedió la provincia. Fue un gobernante eficaz que impulsó el comercio y la economía de su pueblo. En época de hambruna (25 a. C.), se deshizo de gran parte de la riqueza de sus palacios para comprar trigo a Egipto.

Hizo ejecutar a toda la familia rival derrocada, incluyendo al abuelo (Aristóbulo II) y al hermano (Aristóbulo III, sumo sacerdote ahogado en unos baños) de Mariamna, su mujer. También a ella la mandó ejecutar en 29 a. C., y un año después a la madre de Mariamna. Asimismo eliminó a dos de sus propios hijos (Aristóbulo y Alejandro), atendiendo a rumores de conspiración contra su persona, levantados por otro hijo, Antípater, a quien también ejecutó años más tarde por intentar envenenarle.


LAS MARAVILLAS DE HERODES



 
PALACIO MASADA



Herodes, utilizó la fortaleza de Masada para albergar a su madre Cypros, su prometida Mariamne y su hermana Salomé durante la invasión parta del año 40 a. C.  de Judea, antes de dirigirse hacia Roma para solicitar apoyo contra esta invasión. La familia de Herodes, apoyada por una guarnición de 800 defensores liderada por su hermano José, tuvo que afrontar un asedio de las fuerzas partas, llegando casi a perecer de sed, cuando fueron salvados por una lluvia providencial que llenó las cisternas la noche anterior a una arriesgada huida que habían decidido efectuar hacia territorio nabateo.



CAMPAMENTO ROMANO A LOS PIES DE MASADA








Por ello, Herodes mando ampliar dichas cisternas, hasta un total de 20, albergando entre todas ellas casi 40 millones de litros cúbicos, lo que serian 16 piscinas olímpicas, esto daría para mantener dos legiones durante años asediadas.

 
En Roma, Herodes fue designado rey de Judea gracias a su resistencia a la invasión parta, tras lo cual volvió a Judea y, tras una breve guerra civil, en el 37 a. C. consiguió controlar toda la provincia. Tras percatarse de la importancia de Masada, Herodes decidió fortificarla entre los años 37 y 31 a. C., ante la amenaza que suponía el incipiente expansionismo de la vecina reina Cleopatra VII de Egipto, amparada por el triunviro Marco Antonio. Asimismo, otra de las funciones de Masada fue como refugio frente a su propio pueblo, ya que los judíos nacionalistas detestaban a Herodes por ser de origen idumeo, por restablecer el dominio romano y por eliminar a los últimos asmoneos.





Aprovechando sus excelentes condiciones geográficas (aislada en el desierto de Judea y alejada de núcleos habitados) y sus defensas naturales, Herodes dotó a la meseta de una muralla a lo largo de su perímetro, además de erigir una amplia torre en el sendero occidental que custodiara el acceso, unos 400 metros antes de la meseta. También construyó un palacio para disponer del refugio como lugar de descanso personal y para albergar visitas de otros dignatarios que pudieran disfrutar con las impresionantes vistas del desierto de Judea, del oasis de Ein Guedi, del Mar Muerto y de las montañas de Moab.



 
PUERTO CESAREA

Cesarea, hoy en Israel, albergó la bahía artificial más grande de la antigüedad. La mandó construir el rey Herodes  para contentar tanto a su pueblo como a su protector, Augusto.

CIUDAD CREADA EN HONOR A CESAR AUGUSTO

Herodes, recordado como el Grande (pese a la matanza de niños no demostrada que le atribuye la Biblia), no reparó en gastos a la hora de edificar Cesárea, en el año 22 a.C.


EL PUERTO MAS GRANDE DE SU ÉPOCA
Con la construcción del puerto más moderno jamás visto, daba al país una nueva apertura al mar que agilizaba el comercio y la prosperidad. A la vez, contentaba a su patrono erigiendo el recinto a la occidental. Llamó al puerto Sebastos y a la urbe Cesarea Marítima. El monarca eligió como emplazamiento un sitio de gran conveniencia política, pero que presentaba varios retos naturales: un litoral poco profundo, fuertes corrientes y no había ríos ni manantiales que proveyeran de agua dulce. Pese a todo, cuando se inauguró 12 años después, poseía la bahía más espaciosa del Mediterráneo oriental después de la de Alejandría.



Contiguo a este magnífico puerto, Herodes mandó levantar una ciudad no menos fastuosa. En un promontorio colocó su palacio, y a su lado un templo dedicado a Augusto. Construyó un teatro y un anfiteatro, y sus calles anchas, termas y mercados aseguraban el confort de sus habitantes. Pronto se multiplicó su población hasta alcanzar los 125.000 habitantes en apenas 4 Km. cuadrados. Pero parte del puerto sucumbió debido a un cataclismo.

Pese a la catástrofe, la ciudad siguió creciendo y el cristianismo la convirtió en uno de sus focos. No obstante, la expansión musulmana frenó el esplendor en el siglo VII; la capital entró en una decadencia que sólo los cruzados lograron detener de forma temporal. Se construyeron más murallas, un castillo y una catedral.



Tras ser conquistada de nuevo por el Islam, fue arrasada en el siglo XIII y permaneció en ruinas hasta el XIX, fecha en la que fue repoblada por pescadores bosnios musulmanes.



 
EL TEMPLO DE HERODES



El programa de obras públicas de Herodes incluía dos proyectos en Jerusalén: el gran complejo palaciego de la ciudad alta y la reconstrucción del Templo. La reconstrucción del templo de Salomón después del regreso de Babilonia era un pobre sustituto del edificio original. Herodes estaba decidido a que su Templo superara al de Salomón en toda su gloria. Sus planes eran tan grandiosos que, a pesar de su entusiasmo por el proyecto, el pueblo dudaba de que se pudieran llevar a cabo. De hecho, temían que se destruyera el Templo existente sin lograr completar el nuevo. Así pues, se negaron a aceptar la reconstrucción hasta que se hubieron reunido todos los materiales y obreros.


DE SACERDOTES A OBREROS
[Esquema de la ampliación de la plataforma del templo] En primer lugar, se amplió considerablemente la explanada, lo que exigió grandes proezas de ingeniería. El muro de contención debía resistir grandes tensiones. Dos de sus esquinas colgaban sobre el valle y la plataforma estaba allí a unos 45 m. por encima del suelo. En la esquina del sureste hubo que sostener la plataforma con una serie de arcos, conocidos en la actualidad como los establos de Salomón.


Fue un trabajo colosal que se empezó en el año 20 a. C. y que no estuvo totalmente terminado hasta el 62 d. C., mucho después de la muerte de Herodes (4 a. C.). La construcción necesitó permanentemente 10.000 obreros, de los cuales 1.000 eran sacerdotes, pues para no profanar el templo en algunas zonas sólo podían trabajar sacerdotes. La calidad de la obra, su estilo arquitectónico, el tallado de las piedras, necesitaron de técnicos romanos.

SE DECÍA ERA LA ESTRUCTURA MAS GRANDE FUERA DE ROMA

[Reconstrucción del templo de Herodes] En la parte exterior estaba el patio de los gentiles, rodeado de una muralla almenada; los cuatro lados del patio estaban rodeados de suntuosos pórticos al estilo helenista. En el centro de este patio comenzaba el templo propiamente dicho. En primer lugar, el patio de las mujeres; en cada uno de sus ángulos se levantaban algunas salas (reservas de madera, almacén de aceite, casa de los leprosos, de los nazireos). Venía luego el patio de Israel reservado a los hombres, separado por una balaustrada del patio de los sacerdotes. Allí estaba el altar, así como los mataderos. 


Alrededor de todo este espacio, nuevos pórticos y salones, entre ellos uno para las reuniones del sanedrín. El santuario era una imitación del de Salomón: un vestíbulo con una entrada majestuosa; la mesa de los panes de la proposición y el gran candelabro de los siete brazos, el altar de los perfumes. Finalmente, separado por una cortina doble, el Santo de los Santos, en el que sólo el sumo sacerdote entraba el día de la fiesta de la Expiación.

Este templo, a pesar de estar cubierto de oro, seguía siendo obra de Herodes y no respondía a la piedad judía. Con poco acierto, Herodes había ordenado erigir en él algunas estatuas y hasta un águila de oro encima de la puerta principal. En otra puerta hizo inscribir, para honrarlo, el nombre de Marco Agripa. Todo esto era una ofensa contra la piedad judía. Algunos jóvenes fariseos intentaron destruir el águila a hachazos y fueron quemados por Herodes.  






HERODION




A unos 12 kilómetros al sur de Jerusalén, en un monte con forma de cono truncado, que se eleva a 758 m. por sobre el nivel del mar, se encontraba Herodión, el palacio-fortaleza construido por el rey Herodes. Tenía una impresionante vista que cubría el Desierto de Judea y las Montañas de Moab al este, y los Montes de Judea hacia el oeste.





 

Herodión está descrito con gran detalle por el historiador judío del siglo I Flavio Josefo:

UBICADO EN EL CRÁTER DE UNA MONTAÑA

Esta fortaleza, que se encuentra a unos sesenta estadios de distancia de Jerusalén, es naturalmente fuerte y muy apropiada para una estructura así porque en la cercanía hay un monte que se eleva a (mayor) altura por la mano del hombre y redondeado en forma de un seno. 


A intervalos tiene torres redondas y un escarpado ascenso formado por doscientos escalones de piedra labrada. Dentro de él hay costosos apartamentos reales hechos para la seguridad y el ornamento. En la base del monte hay zonas construidas de tal forma que vale la pena ver, entre otras cosas por el modo en que se trae allí el agua, que escasea en ese lugar, desde lejos y a gran costo. La planicie alrededor fue construida como una ciudad que no tiene paralelo, y el monte sirve de acrópolis para las demás residencias.

De acuerdo con Josefo, el Herodión fue construido en el lugar en que Herodes derrotó a sus enemigos hasmoneos y partos en el año 40 AEC (Antigüedades XIV, 352-360). Para conmemorar el evento, el rey construyó allí una fortaleza y un palacio, que llevaron su nombre. Construyó además, en la planicie debajo del monte, un centro administrativo para la región, que no había sido establecido previamente. Aquí, en Herodión, construyó también una tumba real para sí mismo; Josefo describe (Guerra I, 33, 8; Antigüedades XVII, 196-199) la procesión fúnebre del rey y su entierro en Herodión.